photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Enfoque en la Comida

Por Roberto Robles

La alimentación es la única expresión cultural que integramos en nuestros cuerpos, como parte de nosotros; ésta define también, quiénes somos y quiénes no somos culturalmente. La diversidad cultural resulta, entre múltiples factores, de la transformación de la biodiversidad en una cultura alimentaria propia, jugando un papel central en la socialización y en la transmisión de experiencias.

La agricultura, ganadería o pesca, medios para obtener alimentos, han ocasionado una profunda modificación de los ecosistemas naturales, así como una pérdida de la biodiversidad. Esto redunda en generación de huellas ecológicas, como la degradación de suelos agrícolas o pecuarios.

La conjunción de diversos métodos de producción agropecuaria y pesquera, y los grados de procesamiento implícitos, han derivado en una variedad ilimitada de dietas alimenticias muy diversas, con impactos sobre la salud. La gama alimenticia va desde la natural, con elevados estándares nutricionales y de salud; hasta los ultra industrializados, rebosantes de aceites, grasas, harinas, almidones y azúcares.

El gobierno mexicano ha implantado desafortunadamente, políticas agropecuarias muy desbalanceadas, en favor de los grandes productores agrícolas y pecuarios. El criterio económico comercial ha prevalecido a partir de la incorporación de México al GATT (1986) y la puesta en marcha del TLC (1994), en favor de los intereses agroindustriales, orientados hacia la generación de divisas.

Los contrastes son palpables: a) por una parte, el Sistema Agroalimentario, convertido en un complejo agroindustrial, biotecnológico y agroquímico de monocultivos, ha sido apuntalado financieramente, con desregulaciones laborales y territoriales. Las huellas ecológicas son dramáticas: apropiación del consumo de agua en más de un 70%, pérdida de zonas forestales, áreas erosionadas, grandes emisores de gases de efecto invernadero. b) En el otro extremo, los pequeños productores agrícolas, con unidades de producción de 5 hectáreas, reflejan un grado de pauperización: uno de cada cinco de estor productores no cubre con los requerimientos de su nutrición.

El reto es apuntar hacia la producción agropecuaria de alimentos que contrarresten todos los multifactores negativos. Se requiere de un programa integral de apoyo a la agricultura de escala pequeña, que reoriente las políticas de desarrollo agrícola y rural.

El 21 de Junio, a las 5pm, “Educación Colaborativa”, presentará la cuarta discusión en la serie de Reimaginando San Miguel, con un enfoque sobre la “comida”. La Nutrióloga Pilar Quintanilla abordará los problemas de nutrición que afectan a la gente de nuestra región. María de Jesús Zermeño disertará sobre el valor de la comida tradicional y métodos culinarios. Luis Suárez, un productor y miembro del comité de Certificación de TOSMA, discutirá sobre la situación de los productores locales y su trabajo de auto organización para garantizar la calidad de los productos. En futuras sesiones abordaremos el papel de la agricultura regenerativa y del banco de semillas.

 

Plática

“Re-imaginando San Miguel como una Comunidad

Sustentable: Enfoque sobre la Comida”

Ponente: Pilar Quintanilla, María de Jesús Zermeño y Luis Suárez

Vie, Jun 21, 5pm

Centro Comunitario de Desarrollo (CEDECOM)

Gratis

Bilingüe con traducción simultánea

food

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove