photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Los 12 kilómetros del Cristo Sangriento

Por Jesús Aguado

El Señor de la Columna llega a San Juan de Dios la mañana del  domingo 2 de abril, la tradición se remonta a 1823, cuando una plaga azotó a la Villa de San Miguel el Grande y la llegada del Cristo la erradicó—milagrosamente.

La escultura del Señor de la Columna—que permanece el resto del año en Atotonilco—pesa aproximadamente 40 kilos  y tiene 1.80 metros de altura. El Cristo está flagelado y ensangrentado, algunas de sus costillas están expuestas y en su mejilla izquierda muestra la cicatriz del beso de Judas. Está recargado sobre una columna (de allí su nombre).

Anualmente, y desde 1823, el Cristo es envuelto en cientos de pañoletas de seda, y antes de la media noche, seguido de una Virgen Dolorosa y el apóstol San Juan, deja su nicho en Atotonilco y sale cargado en andas por los fieles hacia el templo de San Juan de Dios.

Alrededor de las 3am, la procesión silenciosa se detiene en La Cruz del Perdón, en donde una misa es celebrada. Posterior, la procesión continúa su curso de 12 kilómetros.

Paralelo a la peregrinación, en Avenida Independencia (calle que lleva directo al barrio y templo de San Juan de Dios) los residentes adornan la calle con coloridos tapetes de aserrín y manzanilla. Cuelgan de las casas globos de colores y papeles picados.

En Avenida Independencia alrededor de las 6am, entre cohetes, rezos, cantos y una ceremonia religiosa, las pañoletas son cuidadosamente retiradas de las esculturas y la procesión continúa su camino hasta hacer su entrada triunfal a las 7am al Templo de San Juan de Dios, en donde es celebrada una misa. Allí permanece el Cristo hasta la semana de pascua, cuando es devuelto a Atotonilco.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove