photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

¿Demasiado arsénico y flúor en el agua de San Miguel?

Mapa de estudios en pozos de agua

Pascuala

Francisco Jiménez director de SAPASMA

Equipo de Caminos de Agua Miguel, Maggie, Mathew, Billy and Guajardo

Por Jesús Aguado

Es un hecho que hay pozos en la ciudad en que los niveles de fluoruro y arsénico están por encima de la Norma Oficial Mexicana. Sin embargo, hay un desacuerdo sobre cuántos de estos pozos están contaminados, y si el agua contenida en ellos, es apropiada para el consumo humano.

La organización local Caminos de Agua ha creado un mapa virtual que muestra que en la zona urbana existen hasta 15 pozos en que los niveles de contaminación, y donde si el agua se toma regularmente, son “un peligro.” Por otro lado, el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado, SAPASAMA, asegura que únicamente son dos.

Un problema en la cuenca

Desde 1998 en el agua de la cuenca de la Independencia—que provee a la zona—se encontró la presencia de arsénico—elemento cancerígeno—y fluoruro “que daña no únicamente los dientes sino los neurotransmisores; eso quiere decir que el coeficiente intelectual de quien la bebe regularmente se reduce entre 30 y 40 por ciento y además, causa depresión en los niños, enfermedad que está ligada al suicidio” dijo previamente para Atención Marcos Ortega, investigador del Instituto de Geociencias de la Universidad Autónoma de México. La declaración la dio cuando El Club Rotario Midday entregó cisternas para captación de agua de lluvia en comunidad La Vivienda.

Y es que el sueño del Club Rotario del Mediodía y El Centro de Desarrollo Agropecuario (CEDESA) es que cada una de las familias que consumen agua contaminada de la Cuenca de la Independencia, tenga una cisterna en la que almacene agua de lluvia. Han pasado 12 años desde que la primera fue construida y ahora más de mil familias tienen una. Sin embargo, alcanzar ese número representa un gran logro para quienes están detrás, para quienes promueven un conjunto de ecotecnias que van desde filtros y fogones hasta “botes” blancos que representan una esperanza de salud y vida para los habitantes de varias comunidades.

En La Vivienda de Abajo niños, adultos y personas de la tercera edad tienen dientes pigmentados con colores ocre. Como Sara Hernández que, ahora conoce que el pigmento no es genético; sabe que es por la sobrecarga del flúor y otros elementos químicos que el agua; de hecho también en la tierra pues antes de tener agua potable y cisternas de captación, bebían el agua del Río Laja junto al que cavaban pozos en el pasado. Pero eso no le preocupa, indica que varias personas de la comunidad sufren de insuficiencia renal “y es causado por el agua”. A Sara, le preocupa más el hecho de poder sufrir fluorosis esquelética, una enfermedad que por la acumulación del elemento en los huesos, causa deformaciones y además indica: “nos han dicho que son frágiles y que uno sufre fracturas fácilmente”. Antes de que el Club Rotario construyera una cisterna en su casa, debía comprar agua embotellada para beber y cocinar. El agua del pozo la usan para lavar o regar las plantas

Marcos Ortega dijo que los estudios sobre el agua en la cuenca de la Independencia se han realizado desde 1998. Explicó que, para tomar decisiones, los presidentes municipales de Dr. Mora, San Luis de la Paz, San Diego de la Unión y otros municipios, estaban confundidos porque no sabían qué sucedía en el área y además, la CONAGUA—Comisión Nacional del Agua—y la CEAG (Comisión Estatal del Agua) tenían información contradictoria. Entonces, solicitaron un estudio a la UNAM.

“Mediante convenios, se hizo un estudio integral del agua subterránea, y por primera vez en México se utilizaron 75 elementos químicos para entender la interacción del agua con el subsuelo y las rocas, la edad y su origen, había muchas dudas que resolver”.

En 1998, acorde a Marcos Adrián Ortega, se detectaron 5,000 niños afectados “ahora debe haber unos 50 mil”. El investigador aseguró que las autoridades federales y estatales conocieron el problema, pero “no han querido reconocerlo a pesar de las evidencias”.

Para Ortega, los responsables del problema son la CNA y la CEAG pues “no han cumplido con sus obligaciones y permiten que miles de guanajuatenses estén afectados por los elementos”. También agregó que el acuífero se explota en exceso y que en los 90 había 2,500 pozos “la mitad no debieron autorizarse” y además aseguró que el 80 por ciento de esa agua se desperdicia de manera irresponsable en la agricultura.

Caminos de Agua

El subdirector de Caminos de Agua, Francisco Guajardo, mencionó que la organización surgió en 2015 y el año pasado finalmente cumplió los requisitos para constituirse como una AC en México. Aunque con pocos datos técnicos, Guajardo mencionó: “somos una organización enfocada en proveer soluciones que den a la gente agua segura, saludable y accesible. Ello debido a la contaminación por la sobreexplotación de los acuíferos”. Junto a universidades, la organización monitorea la calidad de agua en puntos varios.

Sin información concreta, Guajardo mencionó también que en cuestión de flúor y arsénico “muchos pozos están por encima de la norma” y recalcó: “es un problema común. No es de tres o cuatro, es de muchos pozos, independientemente del nivel. La ingesta de arsénico y fluoruro es peligrosa. En comunidades donde los pozos se han colapsado (no mencionó cuáles) el agua que tienen ahora es más tóxica”, y es que dijo en 1950 los pozos tenían una profundidad de cinco metros; 100 metros en 1970; y ahora las profundidades van hasta 500 metros. “A esa profundidad lo que se extrae es agua fósil que viene contaminada con minerales como arsénico y fluoruro” asestó Guajardo.

Esta AC ahora trabaja junto a otras organizaciones en temas del agua, como Rotary Midday, para construir cisternas de captación de agua de lluvia.

SIDEBAR

El mapa genera opiniones encontradas

Caminos de Agua cuenta en sus instalaciones de colonia Independencia con un laboratorio en que el agua es analizada, de ahí es que ahora cuentan en línea con un mapa interactivo en el que los puntos en rojo indican que el arsénico (0.025 mg/l) o el flúor (1.5 mg/l)—o ambos—están por encima de la Norma Oficial Mexicana 127.

En ése mapa, por lo menos en la zona urbana, indica que hay 15 pozos en que los niveles de contaminación. Éstos pozos estarían en: Las Brisas, San Antonio, Linda Vista, San Rafael, Guadalupe, Centro, Providencia, Olimpo y Tirado.

El ingeniero Francisco Jiménez, director del SAPASMA dijo para Atención que el agua de los pozos en San Miguel puede beberse, y además se puede usar para cocinar “no hay peligro” aseguró. Indicó que el mapa que muestra Caminos de Agua no puede ser correcto, porque en la ciudad únicamente hay dos pozos en que el flúor o arsénico están por encima de la NOM 127, sin embargo a través de la dilución los niveles disminuyen y el agua es apta para consumo.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove