photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

CONOCE A LA ONG: Escuela de Educación Especial de SMA

Alumnos dando las gracias en lengua de señas mexicana

Mesa directiva de EEESMA

Salón de primaria

Por Karla Ortiz

 

La Escuela de Educación Especial de SMA es la única institución de educación preocupada por el futuro de los niños, jóvenes y adultos con discapacidad auditiva de la ciudad.

La escuela nace en el 2011, tras la preocupación de una docena de padres quienes no sabían como ayudar a sus hijos para su educación, ya que los llevaban a escuelas regulares y lo único que los ponían a hacer era ver la clase y darles papel y un lápiz para dibujar. “Los niños pasaban los grados e incluso se graduaban sin siquiera tener ningún conocimiento de lectura ni de lenguaje de señas mexicana”, explicó John Doherty, fundador de la institución. “Así que vi la necesidad y los padres se acercaron, trabajamos poco a poco y en el 2012 pudimos abrir las puertas de la escuela”.

Desde su inicio, el objetivo fue proveer educación básica a los niños, además de educarlos a comunicarse en su lengua materna; la lengua de señas mexicana.

Pero además de aprender el modelo de estudio de la SEP, los niños también desarrollan diferentes habilidades para la vida diaria o incluso para ganar dinero propio. Los 23 alumnos registrados asisten a clases regulares de ocho de la mañana a una de la tarde en los niveles de jardín de niños, primaria, secundaria y preparatoria, con un receso para lunch que la escuela provee, y al terminar, los estudiantes pueden tomar talleres, ya sea de costura, carpintería, joyería o cocina. El objetivo con estos talleres es que los estudiantes desarrollen habilidades que les ayuden en un futuro e inclusive este tipo de actividades les ayuda a ganar dinero, pues la escuela tiene su propia tienda donde venden los muebles que los estudiantes crean en talleres, joyería y vestidos de la clase de costura, todo a un precio muy bajo y de alta calidad. EEESMA también trabaja en conjunto con otras ONG’s, tal es el caso de Casita Linda a quienes proveen de muebles creados por los estudiantes para las casas que construyen en el campo. El dinero que ganan de los muebles lo reparten entre la escuela para seguir comprando material y equipo, y entre los estudiantes para que vean que sus esfuerzos tienen un resultado.

Pero no todo ha sido tan sencillo, a lo largo del desarrollo de la escuela, se han presentado a diferentes retos. Su primer desafío fue encontrar una manera en que los estudiantes pudieran transportarse a la escuela, pues varios son de comunidades y tienen que tomar un autobús muy temprano para poder llegar a tiempo, muchas veces la escuela se ha hecho cargo del transporte e incluso cuando los estudiantes se enferman, también cubren el gasto del médico y las medicinas, algo que han subsidiado gracias al apoyo de las diferentes organizaciones y donadores que han contribuido. Otro de los retos más importantes ha sido encontrar un equipo de trabajo calificado para trabajar con personas con discapacidad, ya que existen educadores pero no muchos que sepan el lenguaje de señas. “Afortunadamente contamos con un buen equipo, pero en definitiva uno de los desafíos más grandes ha sido encontrar a la gente que hoy está trabajando con nosotros. No podemos contratar a un educador que no sepa lenguaje de señas por que sería incongruente y sería mucho más difícil tener el proceso de aprendizaje con esa persona”, comentó Sanjuana Salgado, Directora de la institución. Por último, otro de los retos a los que se enfrenta toda ONG del mundo, es recaudar fondos para que la institución continúe; pagar salarios, mantenimiento, la compra de material, comida, etc.

A pesar de las dificultades, han tenido grandes logros y muchos que están por venir, pues este febrero se gradúan por primera vez tres estudiantes de preparatoria, quienes podrían ser las primeras personas con discapacidad auditiva en graduarse de la ciudad. Siendo así, una de las metas principales de la institución; que más estudiantes logren desarrollarse personal y profesionalmente. Que la escuela siga creciendo al ritmo que lo ha hecho hasta ahora, para poder seguir ofreciendo educación y habilidades para la vida diaria a estudiantes con discapacidad y familiares. También han ofrecido cursos abiertos a todo público para quien quiera aprender el lenguaje de señas mexicano, algo que es de gran ayuda para la sociedad, para los familiares de discapacitados y para los mismos estudiantes que cada día salen a la calle y se enfrentan a una barrera de comunicación, lo que los ha hecho tener que aprender a oralizar por su propia cuenta (hablar sin escuchar su voz) o a portar una libreta todo el tiempo donde puedan escribir para comunicarse.

La necesidades de la escuela son muchas; cuentan con voluntarios amables, comprometidos y apasionados, pero desgraciadamente no muchos hablan español y pocos (o ninguno) sabe comunicarse con lenguaje de señas, lo que es una limitante para poder asignar tareas. Además de donaciones que los ayuden a mantener la escuela, a pagar la renta y a proveer todos los servicios que dan a los alumnos. Sí tu también quieres contribuir, puedes acceder a la pagina web y hacer tu donación o también puedes hacer una donación a través de San Miguel Community Foundation o Amistad Canadá y recibir un deducible de impuestos. “Vengan a ver la escuela, una vez que vena todo el trabajo maravilloso que hacen nuestros alumnos, se van a dar cuenta de que estos niños son brillantes y lo único que necesitan es una oportunidad de progresar”, expresó John Doherty.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove