photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Orientación y prevención de secuestro, un derecho humano. Pt 1

madres de victimas de secuestro

Por Karla Ortiz

Un padre o una madre nunca están preparados para afrontar la desaparición de un hijo o hija, y menos cuando ésta es forzada, es decir que se le prive de la libertad de manera involuntaria por grupos delictivos. Cuando esta situación ocurre, la familia de la victima es afectada de manera emocional a un nivel en el que no pueden procesar por si solos una denuncia. Lo que la gente no sabe es que existe un protocolo de acciones frente a la desaparición, recomendaciones generales, orientación con ONG’s del país, y así mismo un protocolo de trata a víctimas de secuestro el cuál muchas veces las autoridades no siguen. Tal es el caso de la señora Rosario Lanten, quien hace 2 años sufrió un episodio desagradable con la desaparición forzada de su hija Rosario de 27 años de edad. Al principio Rosario hizo lo que cualquiera hubiera hecho, acudió a las oficinas de la Procuraduría donde levantó su denuncia pero notó varias irregularidades, además de que no se le dio un trato digno y el seguimiento adecuado. “Yo decía que necesitaba que vieran las cámaras para ver cómo había desaparecido o quién se la llevó, y la respuesta de la señorita que me atendió fue muy sarcástica y tonta: ‘¿y eso para qué?’, dijo ella. Realmente cuando tu vas, nadie te lee tus derechos, nadie te da una asesoría real”, comentó Rosario.

Otro caso

Por otro lado, la situación de la señora Mónica Andrade, madre de Daniela de 16 años quien se encontraba desaparecida después de haber ido a la feria, fue un tanto similar, “Cuando fui a las oficinas de la Procuraduría lo primero que me dijeron fue que si mi hija no estaba con el novio o que si ya la había intentado llamar. Después tomaron todos mis datos y solo me entregaron un papel, no me dieron ni fecha para regresar. Yo regresé a los 4 días y me di cuenta que habían aumentado palabras en mi declaración, una persona me dijo “¿verdad que su hija tomaba?” y le dije que no, yo nunca había dicho eso en mi declaración, y ahí estaba escrito que yo había dicho eso”, comentó.

Afortunadamente, en ambos casos aparecieron las víctimas. Bien o mal, hoy en día están en sus casas, Daniela se encontrada en Comonfort huyendo de casa ya que ésta creía que estaba embarazada y por miedo a que la corrieran de su casa, no quiso regresar. Aunque para Rosario Lanten fue mucho más difícil, ya que efectivamente a su hija Rosario se la había llevado un grupo delictivo dedicado a la trata de blancas. Rosario madre había acudido a asociaciones de familiares en búsqueda, protección, derechos humanos, investigación y todo a lo que pudiera acudir para dar con su hija, desafortunadamente los meses pasaban y no había señal de su hija. Varios grupos de extorsión trataron de aprovecharse del dolor y sacarle dinero a la familia, aunque el regreso de Rosario hija no fue gracias a ninguna autoridad, sino a la astucia y valentía de Rosario, además de sus ganas de vivir y sus ganas de volver a ver a sus hijas pequeñas, pues logró escapar un día antes de ser enviada a otro país, y que sin la ayuda de la persona que le daba de comer, eso  no hubiera sido posible.

Lo bueno de lo malo

Después de lo vivido, Rosario madre ha hecho hincapié en visitar escuelas para brindar charlas a los jóvenes y madres para prevenir o dar a conoce los derechos que tiene la familia ante una situación así. Rosario ahora quiere compartir su experiencia y los conocimiento que ha ganado, gracias al apoyo de diferentes instituciones de la CDMX y gracias a un manual de acciones frente a la desaparición brindado por CMDPDH (Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos) que se puede ver en línea en el siguiente enlace cmdpdh.org/project/manual-de-acciones-frente-a-la-desaparicion-y-la-desaparicion-forzada/

Sin embargo, también se dan casos en los que se puede prevenir la desaparición de los jóvenes, escuchando sus inquietudes, dándoles un motivo de vida, hacerles saber que la vida sigue, etc.

Existen diversos programas de ayuda jóvenes por parte de CASA (Centro para los Adolescentes de San Miguel), dos de ellos se encargan de darles actividades a los chavos y ayuda psicológica porque llevar la adolescencia resulta más difícil para unos que otros. Ranchero Pandillero busca generar empatía con los jóvenes mediante la cultura Hip Hop, dando clases de graffiti, brake dance, rap o DJ, y llevando charlas testimoniales a escuelas y comunidades. Su objetivo principal es librar a los más chicos y encaminarlos hacía un mejor futuro, utilizando herramientas juveniles para prevenir actos violentos hacia su persona o con los demás, ayudándolos a descubrir nuevos talentos. Otro programa en CASA es ELEGIR (Educación por la Libertad y la Equidad de Género Integrando Redes), un programa especializado en la prevención y atención de la violencia mediante el cuidado de la salud mental con acciones educativas dirigidas al abordaje integral de la población, apoyado por un grupo de psicólogas.  Trabajan con talleres e intervención terapéutica individual abordando temas de salud mental, manejo de emociones, autoestima, violencia en la pareja, toma de decisiones, derechos humanos, plan de vida, entre otros. Para conocer más acerca de estos programas visita casa.org.mx

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove