photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

México, vamos a leer

Por Karla Ortiz

La iniciativa que pone a todos los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores a leer, Ibby (International Board on Books for Young People,) nació después de la Segunda Guerra Mundial en Suiza. Se fundó con la intención de promover la lectura en los niños y con eso ayudar a la paz mundial. Ibby está en 76 países, pero en México nació en 1979 como Asociación Mexicana para el Fomento del Libro Infantil y Juvenil A.C.

En aquellos años en que había muy pocos libros para niños y jóvenes en México, y los que había eran importados muy caros o mal traducidos. La asociación emprendió con la primera FILIG (Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil), y al año se asocian con IBBY Internacional, quienes organizan la segunda y la tercera edición, para la cuarta edición se convierte en una feria tan grande que pasa a manos de la SEP y hoy ya van por la 38va. edición en la CDMX.

En 2008 se renombran como IBBY México/A Leer, pero comienzan labores juntos muchos años antes, compartiendo edificio con otras instituciones, hasta que en 1983 se establece en un espacio donde a realizaron actividades por casi treinta años. Y en 2012, gracias a la generosidad de la Fundación Alfredo Harp Helú, IBBY México se mudó a la señorial Casa de la Araucaria, ubicada en Goya 54 en la colonia Mixcoac, CDMX.

La ideología de IBBY México es participar en la construcción de una sociedad activa que forma lectores y comunidades lectoras para contribuir la desarrollo de personas reflexivas y criticas; se distingue por su programa de profesionalización y certificación de mediadores; gestiona, propicia y promueve espacios de dialogo y encuentros entre los actores que participan en el proceso de creación y difusión del libro y la lectura. Su método se pone en manifiesto en su propia sede, donde los niños no le tienen miedo a la biblioteca convencional, juegan, ríen y hacen todo el ruido que quieran, se interesan por los libros por merito propio y nadie les dice que libros deben leer. Buscan acabar con el pensamiento de mantener en buen cuidado y resguardos los libros de los niños que puedan destruirlos y en vez de eso acercar los libros a los niños y jóvenes del país.

Cada año elaboran una Guía de Libros Infantiles y Juveniles donde los jueces son los niños y algunos analistas de un comité lector. Todas las editoriales mexicanas y españolas o de cualquier nacionalidad, envían su producción para hacer una selección. La Guía no se crea por edades, sino por etapas de la lectura: Libros para pequeños lectores, Libros para los que empiezan a leer, Libros para los que leen bien, Libros para grandes lectores y Libros para maestros y mediadores. Esta guía la puedes consultar en línea en su página web.

Llevan bibliotecas comunitarias fijas con 250 a 300 libros alrededor de toda la Republica Mexicana donde a los niños no se les obliga a que aprendan a leer, si no se les inculca el gusto por la lectura. Ahí se lee en voz alta, individual o grupalmente, y se participa en charlas, actividades de escritura u otras, que relacionen los libros con otras expresiones artísticas. En cada biblioteca comunitaria (157, en 24 estados de la republica) también se cuenta con los mediadores que ayudan en la interacción de los niños y jóvenes con los libros, y piensan tener presencia en muchos Estados más.

IBBY México tiene distintos programas y talleres para todas las edades:

Formación de Mediadores (promotores de lectura), Abuelos cuenta cuentos, Bunkos (espacios de lectura), Biblioteca BS (un espacio incluyente con servicios y materiales para usuarios con diversas características y necesidades), IAP (Instalación de Asistencia Privada para trabajar con ciegos, sordos, autistas y comunidades indígenas), Imaginalee (fomento a la lectura en línea), entre otros programas muy divertidos que incluyen a toda la comunidad.

En la actualidad cuentan con 29,837 ejemplares en su biblioteca infantil y juvenil, además de 600 títulos en formatos accesibles para personas con discapacidad visual (braille, video libros en Lengua de Señas Mexicana, audiolibros y libros en lenguas indígenas), convirtiéndola en la biblioteca más grande de México.

La fortaleza de IBBY México está en las alianzas interinstitucionales e intersectoriales que han logrado generar para la realización de los proyectos que ayudan al logro de sus metas. Ya que como Asociación Civil sin fines de lucro, la sostenibilidad de la organización implica la necesidad de generar acciones para generar recursos monetarios y en especie. Durante el año y en alianza con gente comprometida en el proyecto, realizan dos eventos para la recaudación de fondos. Uno de ellos fue “Ponte en sus zapatos”, que consistió en la creación de tenis de cerámica blancos que fueron intervenidos por 30 artistas, algunos de renombre y otros locales. La recaudación fue en beneficio de los niños ciegos, sordos y autistas. Cada pieza costó 450 pesos, mismos que después de la intervención artística se vendieron en hasta 30 mil, 15 mil u 8 mil pesos.

Este año decidieron traer a San Miguel la venta de una colección de joyería particular creada por la diseñadora Claudia Suinaga. La idea nace de Bruno Newman, presidente de IBBY México y fundador del Museo del Objeto del Objeto, quien a través de las piezas que colecciona, decide invitar a Claudia para la realización de piezas únicas y excéntricas que puedan servir como atractivo para la realización de uno de los dos eventos anuales de recaudación de fondos de IBBY México. La exhibición y venta de joyería se realizó con gran éxito el pasado sábado 2 de junio. Escogieron San Miguel como sede para su evento, ya que aquí la gente tiene otra percepción de el arte y pensaron que los críticos podrían indagar mejor en el significado de los objetos y las piezas que construyeron la exhibición.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove