photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

ONG’s de San Miguel

Por Karla Ortiz

Yaxx Wool

Yaxx Wool, Circulo Verde en Maya Lacandón, está dentro de las 114 organizaciones no gubernamentales que existen en nuestra ciudad. Muchas se enfocan en apoyar las necesidades de los ciudadanos dentro de la zona, pero también hay organizaciones que ven por la comunidad indígena y rural, esa que está en los extremos y orillas de la ciudad, a donde escasamente llega la ayuda.

La idea de esta organización nace en 2006, pero se constituye hasta el 2009. Desde 2006 un grupo de profesionistas y amigos, conformado por psicólogos, sociólogos, ingenieros bioquímicos, abogados y técnicos en labranza de conservación, todos con experiencia de trabajo en otras asociaciones civiles, detectaron que las comunidades que recibían apoyos quedaban en el olvido por años hasta que otra organización llegaba y ayudaba, pero era siempre un ciclo de nunca acabar que no dejaba un beneficio constante, debido a la falta de recursos o al transporte para llegar a las comunidades más remotas.

Entonces este grupo de profesionistas decidió formar una asociación civil que su base de apoyo fuesen los derechos humanos, la equidad de género y la conservación del medio ambiente. Y como toda organización, comenzaron sin grandes apoyos, aplicaron en proyectos municipales, federales e internacionales. Buscaron por todas partes para encontrar algo que subsidiara sus proyectos.

El primero fue un observatorio de violencia hacia la mujer, que fue apoyado por INDESOL (Instituto Nacional de Desarrollo Social). Siendo el único observatorio del Estado que hace una investigación para detectar la violencia familiar y que las mujeres se dieran cuenta si estaban siendo violentadas. Gracias a la investigación se dieron cuenta que tenían dos problemáticas que cubrir: la primera fue que las mujeres se sintieron indefensas ante los prejuicios sociales. Y para solucionar esto, empezaron con charlas motivacionales grupales en las que las mujeres poco a poco se fueron abriendo hasta conseguir una autonomía, y la segunda problemática fue encontrar un oficio con el que las mujeres completaran esa autonomía para llevar el gasto de la casa, y para esto se dieron capacitaciones de comercio justo donde las mujeres seleccionaron un área en especifico para trabajar, después se les dio una capacitación para realizarlo, poner un precio y posicionar su producto, con el fin de que finalmente el oficio se retribuyera en un ingreso económico. Actualmente las mujeres ya se encuentran vendiendo sus productos en TOSMA y se sigue trabajando con las mujeres que se quedaron rezagadas en algún nivel del proceso.

Posteriormente en las mismas comunidades donde se trabajó el proyecto del observatorio de violencia, encontraron que principalmente entre las mujeres mayores de edad había un problema pulmonar. Nuevamente hicieron una investigación y descubrieron que la mayoría de las mujeres tiene una estufa de leña dentro de su casa. Entonces se encargaron de invitar a fundación Pfizer para apoyar la investigación de cáncer pulmonar y epoc, afortunadamente aprobaron el proyecto y se les aplicó a todas las señoras placas pulmonares. Las señoras más grandes fueron diagnosticadas con epoc, pero ninguna con cáncer. Todas las mujeres empezaron un tratamiento que fundación Pfizer donó, prácticamente ellos se hicieron cargo de la enfermedad. A la par, se plantearon hacer estufas ahorradoras de leña (por el tema de la tala de arboles), y empezaron a capacitar a la gente para hacer una poda respetuosa, invitaron a un ingeniero para diseñar las estufas de modo que todo el humo condujera hacía afuera de la cocina y se colocaron las estufas en la casa de todas las señoras. Y además apoyaron a las mujeres con problemas emocionales a causa de su enfermedad. Gracias a su ardua labor, fundación Pfizer les otorgó el premio a mejor proyecto del año y les donó los recursos para seguir trabajando al año siguiente.

Su siguiente proyecto fue atacar la escases de agua en las comunidades. Empezaron a construir cisternas de captación de agua, a la par con huertos que les llaman 4×4, que es un espacio que en la mayoría de las casas hay. Esta especialmente diseñado para que se pueda sembrar y se pueda producir con poco gasto de agua y que realmente crezca a lo largo del año. En esos mismos huertos, también se les está proponiendo a las comunidades crear el proyecto de islas verdes, ya que la zona de las comunidades es semidesértica y casi no hay arboles ni plantas, pero si hay pajaritos y vida silvestre que necesita de los arboles. Con las islas verdes se pretende crear un refugio para las aves y animales mediante arboles que les genere sombra y humedad en la tierra. La idea es ir haciendo manchitas verdes en las comunidades. Desgraciadamente este es un proyecto que está parado debido a la escases de donativos para la asociación.

Por otro lado, empezaron a trabajar con la CDI (Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas) en las comunidades, para detectar cuales efectivamente son comunidades indígenas y empezar a trabajar con la inclusión social y el rescate de tradiciones. Después de la investigación, descubrieron que muchos ya no hablaban la lengua y todo por el miedo a no ser aceptados, así que comenzaron a aprender español y hablarlo continuamente hasta que perdieron su lengua natal. Entonces empezaron a rescatar sus tradiciones mediante trabajos tradicionales; encontraron 2 mujeres de la comunidad otomí en Querétaro que les están ayudando a cubrir esta necesidad. Están enseñando a las señoras de las comunidades el bordado tradicional indígena, ese que cuenta una historia mediante sus bordados. Además están trabajando con los niños para que aprendan a realizar las cruces con las hojas de la planta cucharilla con la que elaboran las cruces de la Fiesta de la Cruz. Con todo este proyecto de rescate de la cultura indígena, realizaron un libro que fue presentado hace un par de años en el Museo Allende.

Y para abarcar el tema de inclusión, hicieron un proyecto de fotografía con los niños. Consiguieron que la gente donara cámaras con las que los niños podrían retratar su realidad, su vida. Comenzaron a aprender el significado de inclusión, exclusión, rescate de las tradiciones, etc., y de eso mismo tomaron las fotografías. Al final del 2016, los niños hicieron una exposición de fotografías en el Mercado Orgánico, en la que vivieron la experiencia de presentar su propio proyecto.

Cada proyecto es una actividad constante que no dejan de realizar, para la asociación Yaxx Wool es importante no dejar descuidadas a las comunidades y tratar de apoyarlas en lo que más se pueda, sus visitan con la gente son constantes. Desafortunadamente los donativos no lo son, la ayuda para subsidiar los gastos llega esporádicamente. Les hace falta mucha mano de obra, voluntariado y donadores para continuar con sus proyectos y que la ayuda a las comunidades más remotas no desaparezca. La gente interesada en apoyar a Yaxx Wool puede ponerse en contacto con el equipo mediante correo electrónico a circuloverdeyw@gmail.com

Los donadores y voluntarios pueden solicitar un recorrido para conocer de cerca los proyectos que se están trabajando en las comunidades. También aceptan donaciones en especie, como bien puede ser material: alambres, maya ciclónica, teja de cartón, etc. O incluso estarían agradecidos de encontrar algún voluntario que los ayudase con la sistematización de información o encargados de las redes sociales.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove