De Glorietas, Accidentes y Vías Alternas

accidentes

Verónica Agundis, Ricardo Villarreal y Emilia Vega

1

3

2

Por Jesús Aguado

Cruzar glorieta El Pípila, puede ser toda una odisea para el conductor, y para el peatón; es el área de la ciudad en que han ocurrido los accidentes automovilísticos más aparatosos y la única zona en la periferia con clasificación F—colapsada, a toda hora del día.

Son, probablemente 100 los millones de pesos necesarios para lograr una infraestructura que modifique su clasificación.

Ahora se trabaja en proyectos ejecutivos. Paralelas, hay propuestas como la de ampliar de tres a cuatro los carriles de El Caracol, y construir dos libramientos que palien nuestra zona urbana del tráfico pesado.

Una glorieta peligrosa

Cruzar glorieta El Pípila no es fácil para los conductores, pues deben maniobrar como “Dios da a entender,” sobre todo cuando hay accidentes y uno de los laterales de la rotonda opera en doble sentido… También si hay que cruzar empujando el vehículo porque se quedó sin batería o porque hay que calcular los espacios debido un accidente en el pequeño tramo y se debe esperar a que lleguen las corporaciones de emergencia o las aseguradoras.

Para los peatones también es difícil pues deben correr, saltar y esquivar; y es que no hay puentes (ni pasos peatonales marcados) que conecten Mega con Plaza Alhóndiga y viceversa; tampoco Plaza Alhóndiga con la gasolinera. Sólo hay un puente que une Mega con Pollo Feliz y Pollo Feliz con Scotia Bank.

Pero es que la glorieta nació con complicaciones, por estar conectada al Caracol. Fue inaugurada en diciembre de 2002 y desde entonces, varias personas han perdido la vida en el círculo, ello debido a una combinación de alta velocidad, fallas mecánicas en la pendiente de El Caracol y la falta de una rampa de frenado.

El primer accidente, a unos días de la inauguración, dejó como resultado a dos personas muertas—el conductor de una tolva sin frenos—y a uno de los trabajadores que construía la gasolinera que, actualmente está a un lado de la glorieta.

El 22 de julio de 2005; Monserrat Bennet y Eduardo Edén, circulaban por la glorieta; un tráiler cargado de brócoli bajaba a 100 km/h por el Caracol. El auto que transportaba a la pareja fue embestido por el tráiler y arrastrado hasta terminar impactado contra el muro de la gasolinera. La pareja perdió la vida. Jaime Lugo—el conductor del tráiler—pagó una fianza de 206 mil pesos, y quedó en libertad.

Uno de los últimos accidentes “aparatosos”, que no cobró vidas pero que puso en jaque el tránsito vehicular en glorieta El Pípila, ocurrió 26 de abril de 2017 cuando un tráiler cargado de ajos, quedó sin frenos por la misma pendiente, e impacto a tres vehículos en la rotonda. Dos de ellos se incendiaron.

Previamente, el director de Protección Civil, Alan Álvarez, propuso—como ya se había hecho en el año 2000—que haya una rampa de frenado y que, el tránsito pesado no pase por la zona urbana de San Miguel. Felipe Tapia, exdirector de Obra Pública, dijo previamente para Atención que no hay espacios para construir rampas de frenado en el Caracol, pero que se lanzaría ya una convocatoria para que se entreguen proyectos y solucionar el problema de accidentes.

El Caracol fue extendido de dos a tres carriles—dos para subir, uno para bajar—en 2006 cuando Luis Alberto Villarreal fue presidente municipal. Ahora, aunque no hay espacio para rampas de frenado, el candidato del PAN a la presidencia de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal, tiene entre sus propuestas ampliar el libramiento de tres a cuatro carriles.

Y apoya—así como los candidatos Mario Hernández (independiente); Héctor Robles, PRD; Cuca González, Partido Verde; e Isabel Ramírez—la propuesta que ha estado en el tintero desde hace más de 15 años y que trabajó el alcalde con licencia Ricardo Villarreal: la construcción de libramientos alternos para conectar carretera a Dolores con carretera a Los Rodríguez y otro que comunique carretera a Celaya con carretera a Querétaro.

Sobre Glorieta El Pípila, Ricardo Villarreal (ahora contendiendo por una diputación federal) dijo para Atención que el cabildo aprobó un presupuesto para la elaboración de dos proyectos ejecutivos. Uno, será para conocer la posibilidad de un puente elevado “complicado por el poco espacio que existe”; y el segundo será para la construcción de un túnel “donde se deben tomar en cuenta los temas del agua. Es un proyecto complicado pero este año tendremos el proyecto para que se lleve a cabo en 2019. Sería cerca de 100 millones de pesos la inversión, pero la obra es fundamental para que tengamos movilidad”.

Lea la nota completa en nuestra edición impresa–o en línea el viernes 1 de junio.

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove