Otro nivel de relajación

Por Karla Ortiz

A unos 20 minutos de la ciudad, rumbo a Atotonilco, se encuentra El Macehual Hotel Boutique, un lugar sentado sobre una loma de cuarzo con 10 hectáreas  perfectamente circuladas y un campo con 9 mil plantas de lavanda. El Macehual no solo ofrece un lugar dónde alojarse, llegar y conocer el lugar es toda una experiencia de tranquilidad y confort.

Laura Verdusco, inicialmente llegó a San Miguel con la idea de tener una casa de fin de semana, con el tiempo construyó cuartos para sus hijos cuando ellos quisieran venir, tener un lugar donde quedarse. En el momento en que empezaron a rentar los cuartos, vieron que los huéspedes buscaban lugares dónde comer y así abrieron el restaurante y un bar que lo acompaña. Las cocineras del restaurante son cocineras de comunidades, quienes hacen las salsas y todo que se encuentra en el menú de desayunos y comida. Muy sencillos pero con un gran sazón y sabor completamente mexicano: Chilaquiles, enchiladas, huevos al gusto, mole con pollo, chiles rellenos, sopas y postres, como la nieve de garambullo.

El hotel cuenta con seis cabañas hechas con adobe de una sola planta, dos de ellas conectadas por una puerta. Dos albercas de no más de 1.40 metros y un lugar especial para armar las fogatas con bombones y salchichas en una noche estrellada. Cada habitación cuenta con dos camas queen size y una habitación con cama king size (especial para las parejas).

Otro de sus atractivos principales es la Capilla que se encuentra en la entrada, una replica a escala idéntica a la original en la Basílica de Guadalupe, siempre está abierta de 7 de la mañana a 7 de la noche.

En sus 10 hectáreas de campo, la gente puede levantarse a correr por los senderos, tomar el camino largo o el camino corto, ducharse en sus baños de mosaicos muy coloridos o darse un chapuzón en una de las albercas, ya sea para relajarse un rato o hacer un poco de ejercicio y nadar.

Por el momento solo hay un campo con miles de lavandas, pero ya se están preparando para plantar miles más, para que la gente pueda relajarse al máximo y disfrutar de una buena caminata a través de sus campos.

Claro que con tanta lavanda, han creado un proyecto para apoyar a las mujeres y hombres sin trabajo de Atotonilco y sus alrededores. Actualmente ya cuentan con productos hechos artesanalmente, como lo son: el agua de lavanda, aceites, antifaces y cojines de cuello. Próximamente estarán abriendo talleres de bordado, costura, lociones, shampoo y jabonería para que la gente de la comunidad aprenda la hechura artesanal y puedan trabajar en el hotel.

Este domingo 18 de marzo estarán ofreciendo un brunch con Antonio Arrieta como chef invitado del restaurante Firenze, de 11 de la mañana a 2 de la tarde con platillos a la carta. Una gran oportunidad para conocer estos campos llenos de paz y armonía, y una excelente cocina.

Para asistir al brunch es preferible hacer reservación a los teléfonos 415 151 1458 o al 415 113 9860.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove