Personaje del mes: Eva Luz Villalón Turrubiates

Por Karla Ortiz

 

Nació en Celaya, reside en Salamanca, pero su corazón está en San Miguel. Eva Turrubiates ha sido una fiel colaboradora de la biblioteca, querida por todo el crew e invitada a participar en eventos, tours y conferencias que organiza la biblioteca, además de apoyar con algunos artículos para el periódico Atención. Con varios diplomados y una maestría en historia, se ha considerado como una apasionada de la investigación e historia. Desde que era pequeña su abuela alimentó ese gusto que poco a poco se fue convirtiendo en su oficio. Solía escuchar con mucho entusiasmo todos los relatos sobre leyendas y tradiciones que su abuela le contaba sobre Salamanca, pero un día su abuela falleció y a Eva le pareció buena idea empezar a escribir todo lo que su abuela le contó, creyó que sería una buena manera de mantener su recuerdo vivo, y cada que tuviera ganas, leer algunos de esos relatos. A su vez otra cosa que la motivaba a escribir este libro era lograr que Salamanca no perdiera su memoria y su identidad, pues debido a la llegada de los petroleros en los años 40, la ciudad empezó a perder parte de su patrimonio y tradiciones, poco a poco se fueron olvidando.

Eva empezó a investigar y verificar algunos datos de las leyendas con gente de Salamanca, con el tiempo comenzó a convertirse en un compromiso con la gente que había entrevistado y “por accidente” a 8 años de empezar su investigación, se publicó dicho libro en 2008, que llevó por título “Salamanca, ciudad encantada”, dedicado en memoria de su abuela. Al ser publicado este libro, la gente comenzó a buscarla para contarle más leyendas que sus ancestros les habían dejado y 6 años después de recibir historias y continuar con investigaciones y entrevistas, reúne material suficiente para publicar un segundo libro “Salamanca, los ecos del tiempo”. Durante esos 14 años de investigación se dio cuenta que la riqueza de un pueblo está en su gente, “las historias las puedes leer en libros, pero lo que le da sabor a esos relatos es la gente, la manera en que se expresan y cómo las cuentan”, añadió Turrubiates. Sobre todo, en las entrevistas que realizó a familias se percató de la importancia de relacionarse con la gente, por que no es fácil que una familia se abra a contar y publicar relatos que involucran a sus antecesores.

Actualmente se encuentra trabajando en su tercer libro y su primera novela histórica.

Eva siempre ha tenido mucho amor por San Miguel, y su deseo es realizar algo que tenga relación con nuestro pueblo. Por eso, este tercer libro se centrará en la época de 1946, cuando empezaron a llegar los primeros americanos, abordará el choque cultural que enfrentaron en su momento y la relación que se dio en un principio. Para este libro también ha realizado entrevistas e investigaciones desde 2014, ha tenido la oportunidad de convivir tanto con la comunidad extranjera como la mexicana, viendo las dos caras de la moneda y espera terminarlo para el próximo año.

Su primera intención es que su tercer libro fuera exactamente como los dos anteriores, pero la situación se fue dando diferente hasta terminar trabajando en una pequeña novela histórica, que si bien la trama es ficticia, muchos de los hechos históricos importantes que cuenta en realidad pasaron, tratando de incluir los mayores datos históricos fidedignos que ha recopilado en testimonio o en copias de diarios que le han proporcionado. Entre la gente que ha entrevistado para este tercer libro, ha logrado crear un gran vinculo con Don Pepe Sánchez, un señor de 85 años que jugó beisbol en el equipo de Stirling Dickinson, a quien conoció muy bien. Don Pepe ha apoyado mucho a Eva contándole diversas historias y anécdotas que se vivieron en esa época. Aunque ciertamente ha tratado de fijar un limite entre la ficción y la realidad, pues no quiere que este libro se convierta en un anecdotario de San Miguel.

A lo largo de su carrera, Eva ha tenido que superar algunos retos que le han ayudado a construir la persona que es hoy. A partir de que empezó con las investigaciones y entrevistas en el año 2000, tuvo que aprender a superar su miedo a la gente. Antes, Eva se consideraba una persona tímida, de pequeña le costaba relacionarse con las personas; era callada y muy huraña. El platicar con diferentes personas que no conocía, le ayudó mucho a superar este miedo, las entrevistas pasaron de ser una pesadilla a ser el momento más esperado del día y poder conocer y agregar algo más a su libro, y asimismo aprender a relacionarse, saber cómo abordar y tratar a la gente. Otro de los retos que se le presentaron fue dejar los prejuicios y empezar a ser los más objetiva posible, empezar a escribir le ayudó a abrirse un poco más.

No todo en su vida son libros e investigaciones, Eva también ha escrito un par de pequeños cuentos para el concurso literario Timón de Oro que organiza la Asociación de la Heroica Escuela Naval Militar de México. El primero con el que concursó fue para el aniversario del buque Cuauhtémoc de la Armada de México, “A donde el tiempo nos lleve” relata la historia del barco contada en primera persona por el mismo barco. Con este cuento se llevó el tercer lugar, el premio le fue entregado en CDMX y lo entregó el ex-Secretario de Marina Mariano Francisco Saynez Mendoza. El momento y la satisfacción de ser reconocida la motivó a seguir participando. Al año siguiente el tema era libre, así que escribió “Cantos Marineros”, que narra la historia de un marinero que desde pequeño veía los barcos navales y se imaginaba en ellos, hasta que es grande y ve que su nieto le sigue los pasos y resulta que también sueña con ser marinero. Al poco tiempo de mandar su cuento, la llaman y le notifican que ha sido la ganadora del primero lugar. Desgraciadamente entre sus proyectos y su trabajo, ha tenido menos tiempo y dejó de participar en esos concursos.

Detrás de toda la literatura, se encuentran las responsabilidades. Eva además de escribir, actualmente da clases de historia y apreciación de arte a los chavos de la Preparatoria Loyola de Salamanca y en la Universidad Lasalle se encarga de la coordinación cultural, apoyar a los chavos a que ingresen a talleres y actividades culturales. Trabajar en este tipo de ambiente le ha ayudado a mantenerse fresca y estar al día en todo.

Para concluir, Eva nos honró con un mensaje para todos los usuarios de la biblioteca: “Es un orgullo tener esta biblioteca en San Miguel, me siento orgullosa de ser parte de la biblioteca y su gente, un lugar lleno de tradición e historia. Tratemos de preservar este edificio tan mágico, entre todos hay que cuidarlo. No hay que dejar que el proyecto de tantas personas y generaciones caiga. Más que una biblioteca es un centro comunitario y para mi, es el corazón de San Miguel”.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove