En el limbo, investigaciones sobre ataques caninos

Dogs at the sanitary Landfill

Norberto Carbajo

Perros callejeros

Perros y delitos

Por Jesús Aguado

¿Qué sucede cuando jauría ataca ganado? ¿Qué pasa cuando una persona fallece debido a lesiones provocadas las mordeduras de perro? ¿Cuál es el paso a seguir estos animales, con o sin dueño atacan? ¿Qué sigue, cuando ya los perros callejeros son 23 mil en San Miguel de Allende?

En contraste, en San Miguel, por lo menos una docena de perros han sido ahorcados, quemados y hasta mutilados en el área de San Luis Rey— pero nunca se ha castigado a los responsables, y si fue así, el Ministerio Público nunca lo comunicó. En el Fraccionamiento Temazcalli una extranjera pagó una multa por dos mil pesos porque se le comprobó el envenenamiento de cinco perros. De todos los casos que se han dado en los últimos dos años en el municipio de San Miguel de Allende, donde se encuentra la mejor ciudad del mundo para visitar, la mayoría se encuentran en el limbo.

“Capi” Correa, un caso lamentable

El martes 14 de noviembre, alrededor de as 5pm, José María “Capi” Correa—ícono del deporte en la ciudad, de 92 años—caminaba cerca de la comunidad San Julián hacia su casa en la parte alta de la ciudad, después de un evento de la COMUDE. Más tarde, un reporte sobre un hombre herido, fue recibida en el número de emergencia 911. Se trataba del “Capi” Correa, quien fue trasladado al hospital, en donde más tarde falleció. El reporte del Ministerio Público indicó que el fallecimiento fue por laceración en la arteria carótida y en la vena yugular, heridas causadas por una jauria. El MP abrió una carpeta para investigar el hecho. Atención solicitó una entrevista con esta dependencia para conocer cómo se castiga, acorde a ley, a los propietarios de estos animales cuando existe una situación como ésta, sin embargo, la respuesta del departamento de relaciones públicas fue, que en este caso concreto “no podemos especular sobre el hecho,” y tendrán que esperar a lo que arrojen las investigaciones. Hasta el momento se sabe que dos de los perros que atacaron al “Capi,” sí tenían dueño.

Un archivo desaparecido

El 18 de septiembre de 2015, Fernando Yáñez fue mordido por un perro. Acudió al hospital general para atención. Allí le suturaron una de las cuatro heridas—sin cargo económico. Al día siguiente, pidió al departamento de Ecología confiscara al perro y éstos, se llevaron al can equivocado. La herida mientras tanto se infectó, porque otro doctor en la jurisdicción sanitaria dijo una semana después “una mordida de perro jamás debe suturarse”.

Luego Yáñez fue al Ministerio Público, allí en los módulos de atención primaria “hicieron lo imposible por convencerme de que no había delito y que Ecología debía encargarse de ese asunto” indicó. Luego de casi dos horas y de “convencer con argumentos a la abogada” ésta accedió a llenar la denuncia “el daño además es psicológico. No es la primera vez que un perro me ha mordido. Tenía pesadillas con perros desgarrándome la piel, no se iban. Todavía hoy, en la calle escucho un perro ladrar y creo que va a morderme, no puedo estar cerca de canes” recalcó Yáñez; a quien enviaron a otra de las agencias del MP para que se le practicaran pruebas psicológicas y determinar si había un daño.

Luego el MP (con toda la información proporcionada por la víctima) contactó al dueño de los perros “pero allí, lo que quieren es terminar los asuntos rápido, disminuir sus denuncias y delitos—con mediación—para que no aparezcan en estadística. El dueño me ofreció una disculpa. Pero la cicatriz que por dos años he llevado, ¿cómo se cura, cómo se borra, quién debe pagarla? El Ministerio no defiende a las víctimas en casos sencillos, no quiero imaginar los peores”.

Yáñez llamó el 16 de noviembre de éste año para conocer el status de su denuncia, así como los resultados de los exámenes psicológicos practicados “porque del MP nunca me vuelto a contactar, y ellos tienen mi número y dirección”. Cuando atendieron su llamada, le dijeron en la agencia 4 “no sabemos en dónde está tu expediente, tal vez archivado, tal vez perdido. Danos tiempo—no dijeron cuánto”.

Tres heridos y tres pitbulls

El 26 de agosto, un hombre de 45 años fue atacado por tres perros en colonia San Antonio. Atención lo buscó para conocer su situación, sin embargo, los vecinos indicaron que, debido a represalias por el dueño, él no quería hablar.

Algunas de sus vecinas indicaron que en septiembre de este año, otro de sus vecinos (Roger Canon) fue atacado “por los perros de Diego”. Atención contactó a Canon y éste indicó “los perros (la madre y el cachorro) de Diego salieron y él no se dio cuenta. La madre mordió mi mano, pero la golpee en la nariz con un libro. El cachorro trató de morder mi pierna, pero lo patee. Diego vino rápido y los perros se fueron. La mordida no era seria, fui a un consultorio y me dieron antibióticos” dijo la persona. Finalmente, aseguró que “esas cosas suceden, fue un descuido y Diego se sentía muy culpable”.

Otra vecina mencionó que en Junio de este año “cuando Diego robaba piedras de calle 20 de enero con un perro sin correa” el can atacó a un hombre de calle Sterling Dickinson, quien es abogado y además está usando todos los recursos para que el dueño de los animales sea castigado.

En agosto de este año, Diego salió de casa y no cerró la puerta correctamente, así que los perros escaparon y mordieron a un hombre de 45 años. El propietario fue avisado y acudió a retirar a los perros, del hombre que estaba tirado mientras lo mordían. “Acompañé a Juan (alias) en la ambulancia hacia el hospital. Podía ver su músculo a través de las heridas en la parte trasera de sus piernas. Varias heridas necesitaron sutura”. Los últimos dos casos fueron reportados a Ecología, que no ha capturado a los animales que además, están mal alimentados, acorde a las versiones.

22 borregas muertas por jauría

Anualmente, Samuel Guerrero, oriundo de Don Diego prestaba sus borregas para el nacimiento que se instala en el Kiosco del Jardín Principal, sin embargo, denunció que debido a que control canino “no capturó unos perros a tiempo”, éstos terminaron con su ganado. En una entrevista para Atención San Miguel, el afectado indicó que el miércoles 2 de agosto los canes mataron ocho borregas, llamó a Ecología y éstos levantaron un acta, sin embargo, no confiscaron los perros que a las 3am del siguiente día; llegaron y “mataron” siete borregas más—que además estaban a punto de dar cría—los daños, indicó podrían llegar hasta 25 mil pesos.

Algunas de las borregas fueron enterradas, otras con menor daño, fueron regaladas a los vecinos que le ayudaron a hacer la limpieza. El afectado llenó una denuncia en el Ministerio Público, porque conocía quiénes son los dueños de la jauría. Entonces dijo “falta que Ecología haga su trabajo y confisque los canes”. Norberto Carbajo, director de Ecología, indicó que realizarían una redada de perros en esa comunidad para evitar daños posteriores.

La víctima—Guerrero—aseguró que días después, el director de Ecología le dijo que le repondrían su ganado (como un apoyo social) pero “que ya no dañara la imagen de la administración. Me dijeron que me apoyarían con 12 borregas, luego con 11 y al final sólo me dieron 10” indicó. Las borregas le fueron entregadas, y otra vez unas semanas más tarde, la misma jauría las mató.

De acuerdo con el afectado, en el Ministerio Público no le han dado ninguna solución y sólo le han dicho que están investigando. Indicó que la propietaria de los perros ya fue al MP sin embargo no quiere hablar con él “y el MP no hace nada. Pero ahora lo que me interesa también es prevenir que esos perros vayan a atacar a alguna persona, siempre se los dije” mencionó Guerrero.

Por otro lado, Carbajo indicó que en la comunidad se han realizado redadas en las que confiscaron 30 canes callejeros y que también, se está trabajando en pláticas de concientización para que las personas esterilicen a sus animales.

¿Qué está haciendo Ecología

Atención tuvo una entrevista con Roberto Carbajo, director de Ecología, y éste primero lamentó “profundamente lo que sucedió con Correa. Fue algo que nos tomó por sorpresa por ser un ícono emblemático”. Después del reporte indicó que, control canino visitó los espacios donde ocurrió el caso y atrapó cuatro perros con rastros de sangre; dos de ellos fueron identificados por los dueños y dos aún no se conocía a los propietarios. Fueron puestos a disposición del Ministerio Público para que iniciara diligencias correspondientes. Ese mismo día, en San Julián hubo una redada, pero las personas resguardaron a los animales en casa.

Sobre el hecho en Don Diego, el director dijo que personalmente ha atendido el caso y que el lunes (20 de noviembre) habría una redada para capturar perros, y aseguró que de esa comunidad se han resguardado 35. Carbajo agregó que en dos años 1,500 perros han sido esterilizados; cinco en San Julián “la gente ha sido muy renuente al tema”.

El director aseguró que se han recogido 1300 perros que para respetar el reglamento se han resguardado 10 días; el 90 por ciento no han sido reclamados y entonces son anestesiados y reciben la eutanasia. Los cadáveres son sepultados en una fosa del relleno sanitario. “Necesitamos mantener un control en la población. Calculamos que hay más de 23 mil perros sin dueño en la ciudad” dijo y que por eso con organizaciones como Amigos de animales y Save a Mexican Mutt se trabaja con esterilizaciones y pláticas de concientización.

La ley protege a los animales, ¿y a los humanos?

El Reglamento Para la Protección de los Animales de San Miguel de Allende, prohíbe en su artículo 35 el uso de solventes, venenos corrosivos, materiales y armas punzo cortantes, entre otras para producir daño a los animales con fines de exterminio o agresión. Además, en su artículo 73 señala que las sanciones van desde apercibimiento hasta una multa equivalente a uno o doscientos salarios mínimos.

El maltrato contra los animales son un delito, y así están tipificadas en el capítulo IV, artículo 297 y 298 del Código Penal para el Estado de Guanajuato. Sin embargo, el código no incluye una pena privativa de la libertad contra quien cometa esos actos, sin embargo, las sanciones van desde una multa de 10 a 100 salarios mínimos, a quien dolosamente cause la muerte a un animal vertebrado o hasta noventa jornadas de trabajo comunitario.

Por otro lado, el reglamento municipal indica que cuando un animal ataca a un humano, la responsabilidad es del propietario (artículo 39). El mismo documento indica que cuando un ataque ocurra “el dueño o poseedor del canino o felino, pagará los daños derivados del ataque”.

BOX

Las cifras de Ecología indican que 60 personas han sido atacas por perros en el último año; las de Cruz Roja indica 72. Quien ha sido mordido por un perro, por más leve que sea la herida, conoce que el tiempo de sanación será entre uno y dos meses.

Quien ha sido atacado también sabe que Ecología—que ha confiscado 1300 canes en dos años—confiscará al animal; luego la víctima deberá ir al Ministerio Público.

En contraste

El cabildo aprobó que de Fondo Verde se usen tres millones de pesos para construir en un espacio de 8,500 metros cuadrados el primer hospital animal del estado (el quinto del país). Éste, que se proyectaba desde 2007contaría con dos quirófanos, dos consultorios, área de recepción, recuperación, farmacia y hasta un área de socialización. También contará el edificio con un área de campañas de concientización para evitar proliferación o maltrato animal.

El hospital sería manejado por un patronato que también busque los recursos económicos para el espacio. Una colecta con la sociedad se llevará a cabo para que 1.8 millones restantes de la obra, sean de la sociedad civil.

Más tarde se buscaría el equipamiento con costo de cinco a seis millones. Se espera colocar la primera piedra este año y que la construcción esté lista en ocho meses.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove