Yo Soy La Biblioteca: Alondra Rosas

Alondra Rosas

Por Karla Ortiz

Cuando entras al Teatro Santa Ana, desayunas en la cafetería, compras algo en Tesoros o con el simple hecho de leer este artículo de Atención, estás ayudando a La Biblioteca y por lo tanto estás ayudando a que más jóvenes terminen su escuela y concluyan sus proyectos de vida. Uno de esos casos es el de Alondra Rosas, becada de La Biblioteca Pública, que con espíritu joven y emprendedor ha aprendido a escalar y tomar todas las oportunidades que se le presentan.

Cuando Alondra era niña, salía a jugar con sus primas, a 5 minutos de su casa había un espacio libre, como un baldío, algunos días se ponían creativas y cortaban las pencas de un maguey y ya sin espinas la usaban como resbaladilla, también solía pasar todo el día viendo caricaturas, saliendo de la escuela se apuraba por ver sus shows favoritos como Heidi, Alvin y las ardillas, Sabrina la Bruja adolescente, el chavo del 8 y toda la programación infantil. En ese entonces, Alondra era una alumna con un promedio regular, pero al entrar a la secundaria se encendió en ella esa chispa que la motivó más y empezó a ver por su futuro con lo que sus calificaciones comenzaron a subir. Siempre le gustó la historia en general y la historia mexicana, sin embargo en secundaria le gustaba pensar en ser doctora, cosa que con el tiempo cambió al enterarse del tiempo que un doctor dedica a su empleo y cuánto tiempo debe estar encerrado, se dio cuenta que no era lo suyo y comenzó a buscar otra cosa. La preparatoria la estudió en el SABES cabecera municipal, ahí ocurrió uno de los momentos que marcó su vida, y hasta el momento le ha abierto las puertas a un mundo de posibilidades distinto. Durante la preparatoria, junto con un equipo, crearon un proyecto enfocado en ayudar a sus comunidades, llevaron talleres culturales; pintura, dibujo, matemáticas y baile. Resultó que su proyecto fue participe de la semana científico cultural que se realiza en todos los SABES, primero en San Miguel, luego zona regional y al final estatal. Para la presentación Alondra fue la oradora, encargada de explicar y convencer a los jueces de por qué su proyecto era el mejor, en SMA ganaron el primer lugar, luego fueron a competir a San Felipe y ahí quedaron en 5to lugar, cosa que no decepcionó a Alondra, al contrario, la motivo a seguir emprendiendo y creando proyectos para beneficio de la comunidad.

Para la universidad, quiso aplicar para la Licenciatura en la Enseñanza del Idioma Inglés en la Universidad de Guanajuato y sino quedaba, pensaba estudiar como segunda opción la Licenciatura en Historia, pero debido a problemas familiares, no pudo alejarse tanto de casa y decidió buscar en alguna universidad de San Miguel. En su comunidad tenía una conocida que estudiaba turismo en la UTSMA, Alondra se acercó para preguntarle sobre las materias y qué veían en la carrera, ya que Alondra le llamaba la atención por que en turismo tenía la oportunidad de aprender mucha historia e idiomas, dos de los temas que tanto le apasionan. Cuando entró a la carrera, desde el primer día estuvo muy enfocada a conseguir una beca para viajar a Francia, además se inscribió en clases de inglés y francés en su escuela. Durante algún tiempo también apoyó con clases de inglés para niños en la Biblioteca Pública. Estuvo estudiando también por su cuenta hasta conseguir el nivel B1 de Francés. Un día, caminando por los pasillos de la universidad, se encontró con la mujer que se encarga de servicios escolares y le comentó que había una beca que le podía interesar y que pasara a la oficina para explicarle de qué trataba. Líderes en Canadá era el programa perfecto para Alondra; 2 meses y 2 semanas, todo pagado, podía escoger entre modalidad de inglés o francés, pero para ella fue mejor intentarlo en la modalidad de francés ya que en San Miguel son más caras las clases de francés que de inglés. Cuando revisó los requisitos de la beca, vio que no sería un reto muy difícil de superar, pues unos de los principales era tener trayectoria en liderazgo social que hubiera sido de impacto para la sociedad y medios de comunicación, y el proyecto que metió para concursar fue el que hizo en la preparatoria donde llevaron talleres a niños de comunidades, además de mandar un video y explicar que es lo que la motiva y apasiona y escribir un documento con toda su trayectoria académica, y aunque en la convocatoria leyó que solo serían 10 ganadores, no se desmotivó y participó. A los pocos días recibe un correo de que podrá participar en la siguiente etapa, realizar un examen en línea de la universidad donde iba a estudiar en Canadá. A la semana recibe nuevamente otro correo donde dice que fue seleccionada finalista y que se presente para una entrevista ante la embajada canadiense y representantes de EDUCAFIN, a las 10 de la mañana en la ciudad de León. Alondra pasó a su entrevista hasta las 3 de la tarde, cuando ya todos los aspirantes a la beca habían pasado. Una vez en la entrevista, le dieron 3 minutos para platicar por qué se merecía la beca, Alondra explicó que su intención es crear una operadora de turismo inclusivo en San Miguel y traer proyectos sociales para las comunidades más maginadas del municipio, asimismo les explicó de su pasión por aprender más y más idiomas. Las entrevistas terminaron y hasta las 6 de la tarde se dieron a conocer a los finalistas, empezaron con la modalidad de francés, y la primera en ser nombrada fue Alondra, en ese momento no podía creer que de verdad iba a viajar a Canadá. Salieron el 24 de junio del aeropuerto de León y llegaron al día siguiente a la universidad donde se iban a estar quedando. Durante los 2 meses y medio que el grupo estuvo en el gigante de Norteamérica, estuvieron aprendiendo mucho de la cultura que se vive en ese país, tanto en idioma como costumbres, antes de partir se les entregó un horario con todas sus clases e incluso un plan de actividades para sus ratos libres. Un evento desafortunado, pero un reto que Alondra tuvo que superar es que, antes de dejar México, tuvo que salir de casa con su hermana menor enferma, pero su hermana la motivo diciéndole que era lo que ella quería y que persiguiera sus sueños. A las dos semanas de estar en Canadá, recibe la noticia de que su hermana no logró vencer su enfermedad, en ese momento Alondra no supo si continuar con la beca y regresar a México o quedarse en Canadá, pero gracias al apoyo que recibió de todos sus compañeros durante este evento desafortunado, Alondra no abandona su sueño, y a pesar del dolor que tenía en su corazón decide quedarse en Canadá pues su hermana estaba muy emocionada con el viaje, así que simplemente grabó 5 palabras en su cabeza “por ti lo hago, hermana”. En la estancia, conoció a un chavo de la Universidad Tecnológica de Salamanca, quien le platicó sobre el proyecto de Red Líder, un proyecto que maneja EDUCAFIN, con el objetivo de crear una red de jóvenes líderes que apoyen con proyectos sociales en su ciudad. A Alondra le llamó mucho la atención y de regreso a San Miguel, aún con un vacío en el pecho, se propuso crear Red Líder en la ciudad, convocó a muchos jóvenes de su universidad, y logró reunir a 13 jóvenes que estarán realizando los proyectos que EDUCAFIN les propone, como ayudar a niños con cáncer, proyectos escolares, plantar árboles, mejorar las calles donde viven o algún proyecto enfocado en sus carreras.

La meta de Alondra es aprender siete idiomas diferentes, continuar buscando alguna beca para viajar a Francia y trabajar en su proyecto de la tour operadora de turismo inclusivo. Uno de los proyectos que también tiene en mente y que le ha inspirado la Biblioteca es crear una fundación que apoye a los jóvenes a seguir estudiando en el extranjero. “Estoy muy agradecida con La Biblioteca Pública por que me ha inspirado y me ha ayudado muchísimo, tanto para pagar la colegiatura, materiales o a veces en los viajes que tenemos en la universidad.”, agregó Alondra.

“Fue muy difícil para mi encontrar una beca para mi, pero ahora sé que no hay límites, sólo es cuestión de que te la creas y que seas optimista contigo mismo, por que si no crees en ti, no lo vas a lograr nunca. Los jóvenes podemos hacer el cambio, tanto en la parte social como en el emprendimiento, solo nos hace falta luchar de verdad por nuestros sueños, buscar algo que nos motive y centrarnos en esa motivación por que nuestra meta está ahí y esa meta nos espera.”, concluyó Alondra.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove