Paciencia para el tema de basura

Camión recolector

Tecmed

Barredora

Por Jesús Aguado

El servicio de recolección de basura por la empresa Técnicas Medioambientales de México (TecMed) inició el 22 de octubre. Después de las quejas de los ciudadanos por las confusiones en los cambios de ruta y la falta de servicio los representantes de la empresa reconocieron que han existido deficiencias pues, faltan algunos vehículos por llegar, sin embargo indican que el servicio debe evaluarse después de un mes de actividades,  y por ahora piden tiempo y tranquilidad.

Todo comenzó…

Cuando la administración local (dijo previamente para este medio el director jurídico del municipio, Luis Manuel Orozco) elaboró un estudio. Éste develó un servicio no óptimo debido a que los camiones recolectores estaban en muy malas condiciones y perdían mucho tiempo en el taller, no completando las rutas. Por otro lado, se encontró que los carretones no compactaban la basura por lo que podían ir al relleno sanitario—en tiempo de media o hasta una hora—para dejar una tonelada sin comprimir, cuando podían cargar hasta cuatro mil kilos.

Los retrasos también se encontraron porque “las moscas”, es decir los pepenadores—que no pertenecían al cuerpo laboral del municipio—iban reciclando: papel, cartón, plástico y otros materiales—actividad ilegal, pero a la que nunca se le puso un alto. Orozco mencionó que parte del problema era el tipo de vehículo—descubierto. Agregó que para eficientar la  recolección, se debían invertir 25 millones de pesos en parque vehicular, especializado. El dictamen también desveló que hay más vialidades y para ello se requerían barredoras mecánicas.

Y si lo anterior no era suficiente, el municipio no cumplía la Ley General de Cambio Climático ni la de Equilibrio Ecológico, con la disposición en el Relleno Sanitario pues, aún con las moscas y los pepenadores, sólo cinco o diez por ciento se llevaban de basura y el resto se confinaba “con maquinaria prestada” por la dirección de Obra Pública, aseguró el abogado. Entonces, se decidió pagar para deshacerse de la basura.

“Fallaron los camiones”

El servicio para recolección de residuos inició el 22 de octubre, así como las quejas; sobre todo indicaban que los camiones recolectores se llenaban muy rápido o que no pasaban. Atención San Miguel tuvo una entrevista con Juan Aceves, responsable de la comunicación social de la empresa. Éste indicó que una de las causas principales “para los retrasos” fue que los proveedores de los camiones fallaron y por ello, no todos comenzaron a operar el 22 de octubre—pero no indicó cuántos.

Sin embargo, reconoció que en los siguientes días llegarían las unidades y entonces, el servicio sería regularizado. “La verdad,” indicó, “es que actualmente no hay horarios, pero los trabajadores están operando 14 horas al día.” Pidió a la ciudadanía tiempo (un mes) y paciencia para realizar evaluación y entonces comenzar a ver resultados en el trabajo.

José Hernández, el gerente de la empresa en San Miguel, comparó el servicio con un matrimonio “se necesita tiempo para conocernos” indicó, y aseguró que el municipio—con la Dirección de Servicios Públicos—tenía mucho trabajo rezagado y no había recogido la basura, y que muchas de esas eran las quejas que estaban recibiendo pero estaban disminuyendo. Hernández detalló que actualmente se cuenta con 12 camiones recolectores: tres con capacidad para 20 toneladas (dos de ellos para comunidades rurales y transferencia, es decir los pequeños los llenan y no van al relleno, sino a la unidad mayor); nueve para 13 toneladas (usados en colonias y periferia); y siete para tres toneladas—que recorren el Centro Histórico. Más dos barredoras mecánicas. Los camiones para tres toneladas se llenan en un periodo de dos a tres horas según la cantidad de residuos que se recojan en las colonias.

Los contenedores e islas

Al comenzar a trabajar TecMed en San Miguel, debía haber 64 contenedores con capacidad para tres metros cúbicos de basura; algunos sustituirían a los camiones que se dejaban como contenedores en Fraccionamiento Insurgentes, Calzada de la Luz, Salida a Celaya y otros puntos. Sin embargo, ninguno estuvo listo en la fecha de arranque, sino hasta el viernes 03 de noviembre.

Visitamos las instalaciones de la empresa—Libramiento Manuel Zavala 222, colonia Alamedas—y encontramos el miércoles 31 de octubre, que los 64 contenedores estaban almacenados en el terreno de TecMed, sin embargo se realizaba instalación de tapas plásticas y cambio de color de “verde seco” a verde oscuro; al parecer, fue el color—que no gustó a las autoridades—lo que detuvo la colocación de éstos.

Dos de los camiones recolectores cuentan con un mecanismo para elevar los contenedores y vaciar la basura de éstos y ser llevada al relleno sanitario.

Las islas, o contenedores subterráneos que se instalarían en Juárez, Nemesio Diez, Hernández Macías, Oratorio y Sollano; no han sido construidos pues, el INAH no ha emitido la autorización.

En la ruta

Para hacer una ruta con TecMed, nos subimos a la camioneta Hillux que opera Delfino. Su entrada a la Dirección de Servicios Públicos fue accidentada pues del departamento de Mercados lo enviaron a Limpia “para castigarlo”. Sin embargo aprendió desde cero las actividades de un recolector y ahora es el supervisor del servicio para TecMed.

Con él platicamos sobre su paso por la recolección y su ascenso con la empresa. En nuestro camino al Valle, donde haríamos la ruta con un camión recolector, platicamos. Vestía anillos de plata, un reloj, una cedena… “Los encontré en la basura. Y no le enseño los demás porque los tengo en la casa” dijo. Esos los encontró cuando era recolector. Y es que lo que se encontraba en la basura, les correspondía. Indicó que cuando trabajaba en limpia, debía separar vidrio, cobre, plástico, cartón y otros materiales que luego se vendían y entonces, su quincena aumentaba—mencionó la cantidad. Ahora está prohibido separar el material.

En la ruta encontramos a don Juan Monzón; trabajó el día de su cumpleaños 50. Mientras uno de los ayudantes tocaba el tradicional muelle; el camión avanzaba a paso lento, y la gente del barrio salía con bolsas, botes y costales para depositar la basura. Don Juan Monzón dijo que ahora ya no pueden recolectar el material pues se comprime con el mecanismo del carro y no se pueden ni deben abrir bolsas. Mencionó que están trabajando desde las 6am y terminan a las 9pm (doble turno). Espera que las horas extra sean cubiertas acorde a ley. Las bolsas de basura abandonadas en la banqueta, colgadas en postes de teléfono o cajas para electricidad abundaban en colonia Guadiana y Ojo de agua; esas fueron lanzadas al contenedor por los recolectores; sin embargo aclaran que lo ideal sería que las mismas personas depositaran la basura en el camión para evitar que sea desperdigada por perros.

Aún no toman las comunidades

Alfonso Sauto, director de Servicios Públicos Municipales—y anteriormente encargado del departamento de Limpia—reconoció que actualmente, la administración sigue apoyando a TecMed en la recolección rural de basura, con seis unidades. Aunque trabajadores con los que platicó Atención, indicaron que ya les habían dicho que trabajarán hasta diciembre y luego serán despedidos, Alfonso Sauto indicó que en dos o tres semanas concluirá el proceso de transición y esos empleados, serán reubicados en la administración, contratados por TecMed y algunos otros serán liquidados.

Por otro lado, el servicio de barrido manual del Centro Histórico, así como la recolección de basura de papeleras instaladas en varias calles, seguirá siendo responsabilidad de la administración pública.

En el relleno sanitario

Orozco, mencionó que el servicio de separación de basura fue concesionado a la empresa Winktek y que ésta, debía iniciar operaciones el domingo posterior a que TecMed comenzara a trabajar, domingo 29 de octubre.

Al llegar al relleno—que cuenta con dos celdas en las que se confina la basura—el camión primero fue pesado en una báscula. Así avanzó hacia una montaña en la que abundaba el plástico, el polvo, una máquina confinando basura. En esa montaña también pululaban mujeres, jóvenes, niños y perros que al llegar el camión recolector , lo siguieron como “moscas a la miel”.

El vehículo expulsaba la basura y detrás de éste, un grupo de jóvenes—algunos en cadena—agarraba rápidamente bolsas y las enviaba a un espacio que significa “este montón nos pertenece”; luego las abrirían y se apropiarían de lo que en ellas hubiera. Ahora, que no están separando la basura, indicó uno de los trabajadores de TecMed “a los pepenadores les está yendo bien, pues en el pasado hasta pacas de dinero se han encontrado”. Uno de los empleados de la empresa, dijo que cuando vendían el material reciclado, su quincena podía llegar hasta seis mil pesos, ahora sólo ganan unos 3,200, menos impuestos; y menos propinas, porque ya no pueden tener el bote en la unidad.

Atención solicitó una entrevista con Winktek para conocer cuándo comenzarían a operar, sin embargo hasta ahora no se ha concretado. Lo que es cierto, es que Orozco aseguró que la empresa construiría instalaciones de separación en el lugar y que además, era probable la contratación de los pepenadores del relleno pues ellos “ya saben cómo hacer el trabajo”.

Actualmente, no hay instalaciones construidas, sólo una malla rodea el terreno; rota en algunas partes por las que entran los pepenadores que literalmente se roban los residuos. Fuera de la malla se pueden ver enormes costales con todo tipo de materiales y además, mulas en las que se llevan los pepenadores las “cosas” a sus casas.

TecMed y Winktek

Es la empresa, que de acuerdo con una ficha técnica entregada a la administración; trabajan en ciudades como: Córdoba, Santiago de Compostela, Marrakech y Rabat, entre otras. La propuesta que se hizo al gobierno local fue colocar seis islas de cuatro contenedores subterráneos (estarían ubicadas en: Correo esquina Sollano; costado de la explanada del Oratorio; Juárez junto a San Francisco; Mesones frente a Bellas Artes y uno en Nemesio Diez esquina Ancha de San Antonio) aunque las ubicaciones aún deben definirse con la dirección de Patrimonio y Desarrollo Sustentable y el INAH, así como el diseño de las estructuras que “serán como buzones” indicó Orozco. Allí, la gente podrá llegar a depositar la basura cuando por alguna razón no pueda entregarla al carretón recolector. Los camiones “especializados” de TecMed, recolectarían esa basura de noche.

La misma compañía propuso el uso de dos barredoras mecánicas; una especial para calles empedradas y estrechas y otra para los accesos de la ciudad. Para la zona rural, se colocarían 64 contenedores de tres metros cúbicos cada uno. Se plantean nueve rutas de recolección (21 urbanas y ocho rurales) y éstas serían cubiertas por 11 unidades.

Por cada tonelada de basura recolectada y trasladada, la empresa recibirá 429.31 pesos (más IVA).

Orozco indicó que las empresas no trabajarán en campañas de separación de basura, pues Winktek aseguró que no es necesario ya que ellos separan los residuos a través de un proceso de bandas mecánicas, cribas y seleccionadores, una vez que la basura le sea entregada por TecMed. WinkTek recibirá 190 pesos más IVA por tonelada procesada.

Luis Manuel Orozco dijo que anualmente, el costo será de unos 24-25 millones de pesos por la recolección, traslado y disposición de basura pero ahora el 95 por ciento se reciclará y el resto se confinará “eso da más vida al relleno sanitario”.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove