Historia de un becado: Luz Mariela Pacheco Hernández

Por Karla Ortiz

Luz Mariela es una joven de 22 años que actualmente se encuentra estudiando la licenciatura en Gestión y Desarrollo Turístico en la Universidad Tecnológica de San Miguel de Allende.

Mariela como cualquier otra niña, tuvo una infancia normal, le gustaba jugar en la tierra, hacer pastelitos de lodo y decorarlos con plantas del jardín de su mamá o de su abuela. Relata que su infancia fue buena durante los primeros años, rodeada de toda su familia, en reuniones navideñas, en Día de Reyes y otros festejos, pero todo comenzó a complicarse cuando sus abuelos enfermaron, ahí Mariela empezó a adquirir nuevas responsabilidades. Su mamá era quien siempre los procuraba a ella y a sus hermanos, pero dejó de prestarles atención para dedicarse a los cuidados de su abuelo, “duró mucho tiempo en cama”, mencionó Mariela. Se dedicó a cocinar, hacer la limpieza de la casa, procurar a sus hermanos y sobre todo a la más pequeña, y aunque estos nuevos cargos le quitaron un poco de lo que le quedaba de infancia, Mariela disfrutaba pasar tiempo con su mamá mientras le enseñaba de los quehaceres del hogar. Alrededor de los 12 años, un año después de la muerte de su abuelo, su abuela materna también enfermó y la responsabilidad con su familia continuó. Un par de años después de la muerte de su abuela, su mamá tuvo un accidente que no la dejó realizar sus actividades cotidianas, dejándola en cama bajo los cuidados de Mariela, sus hermanos y sus tías. Los días de Mariela se hicieron largos y cotidianos, y todos los días tenía que levantarse a las cinco de la mañana, hacer el desayuno y almuerzo para su papá que también salía temprano a trabajar, preparar a su hermanita para llevarla al kínder y ella misma para ir a la secundaria. Al salir de la escuela, no podía pensar en entretenerse con sus amigos, corría a casa para apoyar en lo que pudiera a su madre, lavar trastes, lavar ropa, barrer, trapear, preparar la comida, etc. Para ella, fue muy difícil esta etapa, ya que tenía que concentrarse en sus estudios y la casa, pues desde niña fue muy dedicada a la escuela. “Me considero una alumna responsable por que desde que estuve en preescolar siempre me gustó la escuela. Preescolar, primaria, secundaria; no hubo año en que no recibiera un reconocimiento. Normalmente siempre estaba en los primeros tres lugares”, comentó Mariela. “La Biblioteca Pública me ha apoyado mucho porque desde la secundaria tengo esta beca y la he mantenido, y ahora en la universidad cuando mis papás no tienen para la colegiatura, saco lo que corresponde a mi beca y de ahí me ayudo y ayudo a mis papás a pagar la colegiatura, a veces también los apoyo para pagar la colegiatura de mi hermana”. Mariela siempre ha apoyado a su familia, tanto con sus papás como su hermana de 20 años. Tuvo que dejar sus miedos de lado para alentar a su hermana y ser un ejemplo para ella. Nos contó que siempre ha sido muy arraigada a su casa, con sus padres y comunidad, y que empezar a vivir en San Miguel para ella fue un gran reto, “llegar a casa con hambre y que la comida no esté hecha, tener que ver para qué te alcanza o qué tienes para preparar algo, no encontrar a tus papás que te brinden un abrazo en los días más difíciles, es muy feo”. Fue una enorme lucha superar la soledad y más ahora que su hermana se ha mudado con ella. Tuvo que aprender a ser fuerte y no demostrar ante su hermana los miedos que cargaba, tratando de ser siempre un ejemplo a seguir. A pesar de no estar en la carrera que había pensado desde un principio, Mariela se ha adaptado y a aprendido a amar su carrera, sobre todo porque desde el principio vio que era una carrera donde podría viajar mucho, “Nunca me gustó la idea de quedarme en la comunidad, encontrar un novio, casarme y vivir de mantenida. Yo creo que uno siempre se puede superar y lograr lo que queremos”. Su carrera tiene un área enfocada en la organización de eventos, área que llama mucho la atención de Mariela y en la cual quiere enfocar todos sus esfuerzos. Actualmente se encuentra cursando el último cuatrimestre de su carrera, en enero hará sus prácticas profesionales, regresa en mayo y para junio ya planea estar poniéndose su birrete de graduada, así con un pie dentro de la universidad y otro por fuera, planea encontrar un trabajo en alguna wedding planner o de convenciones y eventos para irse enfocando en esa área e ir aprendiendo y adquiriendo mucho conocimiento. “A veces veo a mis compañeros que se van de fiesta y se saltan las clases y me da mucha tristeza por que pienso en mi papá en el rayo del sol trabajando para darme educación y muchas veces otros hijos lo desaprovechan”. Mariela está muy agradecida con sus papás por apoyarla en todos sus propósitos. “Principalmente quisiera agradecerle a la Biblioteca por apoyarme desde la secundaria con mis estudios, sin ellos no hubiese podido solventar los gastos de mi carrera, también quisiera decirle a los jóvenes que no desistan, en la vida te van a dar muchos no como respuesta, pero entre más lo intentes mejor será el resultado, por que cuando te das por vencido es como si dejaras que otros tomaran tu lugar. Si la vida de brinda oportunidades hay que aprovecharlas y aprovecharlas al máximo por que estoy segura que no se repiten o no se repiten de la misma manera”, concluyó Luz Mariela.

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove