photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Conoce a la Biblioteca José Manuel Leal, “El Chef”

Isabel and Manolo

Por Karla Ortiz

 

José Manuel Leal, más conocido como “Manolo” o el “Chef”, es el encargado de llevar alimento a los estómagos hambrientos que día con día llegan a la Biblioteca y uno que otro del staff que ordena en el Café Santa Ana. Al Chef, como muchos otros en la Biblioteca, le apasiona su trabajo, y se podría decir que se encuentra en sus años maravillosos, pues por fin puede estar haciendo lo que más le gusta y vivir de ello. Aun cuando no tiene estudios sobre la cocina, Manolo nos contó que alguna vez estuvo en un taller culinario en el Instituto Allende, pero que en realidad todo lo que sabe lo fue aprendiendo con el tiempo y de diferentes formas, aunque si tuviera la oportunidad y tiempo le gustaría aprender un poco más de esta labor que le apasiona. Todo lo que sea cocinar le gusta, pero sobre todo le gusta hornear, y también sabe un poco de bebidas: “anteriormente la cafetería tenía el permiso de vender bebidas alcohólicas y en ese entonces yo acababa de entrar y había días que me quedaba en la barra, o me llamaban para preparar margaritas, una bebida que me gusta mucho preparar, y como la cocina y la barra estaban juntas era más fácil ayudar en todo, preparar cafés, capuchinos, margaritas o lo que sea.”, expresó Manolo.

Antes de empezar en el negocio de la comida Manolo se encontraba trabajando para unos extranjeros, posteriormente entró a trabajar en El Mesón de San José, lugar donde duró trabajando ocho años y también donde conoció al que en ese entonces era el gerente del café Santa Ana quien lo trajo como chef a la cafetería: “fui escalando y escalando, siempre me gustó cocinar pero nunca había tenido la oportunidad de vivir de la cocina”, expresó el chef. Desde hace 11 años que José Manuel se encuentra laborando para la Biblioteca, tantos años en los que ha aprendido a integrarse a un equipo de trabajo lineal, que sin hacer más o menos, permite que todos se ayuden entre sí, en temporada alta, cuando la gente tiene que esperar mesa para poder tomarse un cafecito a la sombra de la bugambilia y con el sonido del agua cayendo en la fuente. Desde las 7 de la mañana se levanta para alcanzar el camión, pues vive en la comunidad de Orduña, de la que hace 30 minutos de camino, aunque hay veces que no lo alcanza o no pasa el camión y tiene que caminar hacía la Biblioteca. Llega a las 8:30 de la mañana a preparar todo lo que tiene que estar listo para poder abrir en punto de las 9, momento en el que ya hay clientes esperando. Los muffins son la estrella de la casa, es por lo que se distingue el café, la gente que llega temprano normalmente pide su café con un muffin recién salido del horno, por que saben que se hacen desde temprano. Nos contó el chef que esta receta fue una modificación de otra y que con los años se fue perfeccionando para hacer el muffin ideal que acompañe una taza de café. La gente también llega pidiendo mucho las hamburguesas del chef, ya sea para desayuno o comida, “es de los platillos más pedidos, creo que todas las hamburguesas de San Miguel son buenas, pero las de aquí tienen un toque diferente,” señaló el Chef. Su labor dentro de la cafetería es preparar platillos, separar porciones, preparar los postres y bueno “de todo”. Hay días en los que la clientela “está pesada” y no se dan abasto para atender a todos, y es cuando se unen como equipo, menciona el chef, a veces le toca meserear, cobrar, preparar platillos y lo mismo con las chicas de la barra. Su reto más importante es tratar de que el negocio del café no caiga en temporada baja, que es cuando más se batalla, así como brindar el mejor servicio en temporada alta, cuando no se dan abasto y brota el estrés. Para él la mejor solución que ha encontrado para encontrar la calma y no decepcionar a sus clientes es la comunicación, siempre hablar con ellos y mencionarles que por el momento están llenos y que pueden esperar por una mesa o que los platillos pueden tardar un rato, aunque algunos lo toman a mal, siempre hay más gente que lo comprende y decide esperar. Al final del día el chef regresa a casa ya solo con deseos de descansar y a veces con ganas de seguir cocinando, sin embargo, por otro lado le gustaría practicar algún deporte, correr o ir al gimnasio, pues es otra cosa que también le apasiona pero por el poco tiempo que tiene ya no alcanza a realizar otra actividad. El Chef invita a toda la comunidad de la Biblioteca a probar sus platillos, hamburguesas y muffins a todos los que no han probado un poco de la cocina de la Biblioteca.

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove