photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Un nuevo espíritu de comunicación

Por Tania Noriz

El 22 de agosto de 1975, hace 42 años, fue publicado el primer número de Atención San Miguel, luego de que La Biblioteca publicara durante tres meses el periódico bajo el nombre Esta Semana en San Miguel. A lo largo de 40 años, por las páginas de este semanario, han aparecido las noticias que han contado la historia de nuestro municipio; desde las coronaciones de las reinas de las fiestas patrias, hasta incendios e inundaciones; pasando por los artículos de arte, comunidad, cultura y opinión que hasta la fecha se siguen publicando.

Por la redacción de Atención han pasado también personajes incansables y luchadores que han hecho de este semanario uno de las más queridos y odiados, pues sabemos que no somos perfectos y que además generamos muchas pasiones a favor y en contra.

Gracias a personajes entre los que se encuentran editores, colaboradores, contribuidores, voluntarios y miembros del equipo, los que ahora laboramos en esta oficina hemos aprendido mucho del quehacer periodístico y de ellos heredamos la objetividad, veracidad, sentido de comunidad con el que trabajamos y el profundo respeto y cariño que sentimos por nuestra casa editora, La Biblioteca.

Alguna vez alguien comentó que “el contenido editorial que se publica en Atención es generalmente mundano y que cotidianamente promociona, gratuitamente, a las personas que envían sus artículos”. Sin embargo, para mí, ahí radica la esencia e importancia de nuestro periódico, porque Atención da voz a la comunidad para que esa voz sea leída cada viernes sin falta.

Hoy festejamos 42 años de permanencia en el gusto de nuestros lectores y clientes, a quienes reiteramos nuestro compromiso para cumplir con nuestra misión que es informar, siempre con apertura, imparcialidad y responsabilidad.

Pocas cosas he visto yo que despierten tanta pasión como Atención San Miguel. Este semanario, que surgió de la necesidad de saber qué hacer y a donde ir en esta ciudad hace 42 años, se ha convertido ya en un producto de primera necesidad. Basta darse una vuelta el viernes por la mañana al Jardín para comprobarlo: desde temprano hombres y mujeres, principalmente de la comunidad extranjera, se sientan en las bancas del Jardín a saborear la vida en este pueblo mágico de la provincia mexicana, el sol y el Atención.

Algunos lo hacen por inercia, otros por gusto, otros por chisme y otros, que sí que los hay, para criticar. Que si los artículos son sosos, que son los mismos de siempre, que es pura publicidad, que esa palabra no se escribe así, que estamos vendidos con el gobierno (con el cual, por cierto, no tenemos compromisos de ningún tipo,) que no publicamos la verdad, que por qué no somos como el New York Times. La cosa no termina ahí, pues esas pasiones desenfrenadas por nuestro periódico son llevadas a otros niveles: el Civil List. Y ahí agárrense porque los bandos a favor y en contra se despelucan hasta las últimas consecuencias. Que por qué no corren al editor, ¡que no! ¿Qué no ven que es el mejor que ha tenido nuestro periódico?

Nuestro periódico… Porque el Atención es nuestro, es de todos, es de la comunidad para la comunidad. Unos dirán que no lo leen los mexicanos. Pues sí que lo leen y si no lo leen se anuncian y al anunciarse colaboran para que el periódico siga con vida y por ende La Biblioteca. Porque eso es otra cosa que casi nadie sabe, o no se quiere saber o se prefiere ignorar. Esta percepción de que Atención es un negocio exitoso, que no necesita ayuda de nadie y que vuelve increíblemente rico a quien trabaja ahí.

Atención es publicado por La Biblioteca Pública. La Biblioteca Pública es una ONG que trabaja para que los niños y jóvenes de San Miguel que no tienen acceso fácil a la educación y a los libros puedan hacerlo a través de las becas y programas educativos y culturales que cada año lleva a cabo. A diferencia de otras ONGs, La Biblioteca no recibe apoyo económico del gobierno ni de otras instituciones; así que persiste gracias a los generosos donativos de la comunidad (que año con año son mas escasos); al comodato del edificio por INDAABIN; y gracias a los ingresos generados por los proyectos creados dentro de la misma Biblioteca como son el Tour de Casas y Jardines, la Bodega de Sorpresas, el Café Santa Ana y Atención. Todas las ganancias que ingresan por venta de periódico y publicidad se traducen en becas y libros para la comunidad, de manera tal que nuestros queridos lectores y anunciantes se convierten en promotores de la educación de los niños y jóvenes sanmiguelenses, cumpliendo así el sueño de Constance Moore, primera editora de Atención, quien deseaba que “estas páginas no fueran solamente de un uso práctico, sino que también puedan engendrar un nuevo espíritu de comunicación y cooperación entre los residentes de esta hermosa ciudad”.

Atención agradece así, la ardua labor, el trabajo y dedicación de los editores, asistentes, reporteros, fotógrafos, diseñadores, recepcionistas, vendedores, correctores de estilo, voluntarios, contribuidores, distribuidores, y por supuesto, a los anunciantes y lectores; todos miembros de este gran equipo quienes por 42 años han colaborado para plasmar en nuestras páginas casi medio siglo de historia de nuestro municipio al mismo tiempo de contribuir a la comunidad.

Gracias.

 

Box

Editores de Atención

Constance Moore, Guadalupe H. de Ramírez, Evelyn Green, Glenda Jennings, Susan Beere, Evelyn Giles, Gert Dickman, Mimi Loomer, Michael Snyder, Michelle Stofa, Sareda Milosz, Martha Howlett, Bett Yates Adams, Héctor Ullóa, Charles Allen Dews, Verónica Byrne, Trisha Várgas, Nicholas Wilson, Suzanne Ludekens y Jesús Ibarra.

 

Esta edición es posible gracias al trabajo de:

Jesús Aguado, Karla Ortiz, Carolina Alonzo, Fabián Fuentes, Antonio Ruíz, Gustavo Ruiz, José Luis Flores, Ana Lilia Ortíz, Mauricio Becerra, Pat Frey, Sheridan San Segundo, Jack Najork, Pat Hall, Jo Curtis, Pat Miller, Nancy Hall, David Lubin, Herb Rosenoff y Francine Auster.

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove