Habrá Cambios En El Sistema De Basura

Relleno sanitario

Maquinaria inservible

Rutas urbanas

Nuevos camiones

Por Jesús Aguado

Anualmente la recolección, traslado y confinamiento de basura cuesta a los sanmiguelenses 19 millones de pesos. Pero ahora este trabajo dejará de llevarlo a cabo la Dirección de Servicios Públicos, por lo que costará “un poquito más,” según el director jurídico de la administración local, Luis Manuel Orozco.

El abogado explicó que la propia dirección de Servicios Públicos realizó este año un estudio y que éste dictaminó que el servicio de limpia es deficiente, por eso, el cabildo decidió ceder a dos empresas la responsabilidad de recolectar, trasladar y disponer de la basura, trabajo por el cual recibirán más de 23 millones de pesos anuales.

En esta ocasión Orozco fue el encargado de proveer la información oficial sobre el futuro del manejo de la basura en el municipio y no Alfonso Sautto, director de Servicios Públicos.

El dictamen

La basura es tema constante en la ciudad, donde las quejas de la población versan sobre las calles sucias, la poca funcionalidad de los botes para basura, y las fallas en la recolección, principalmente cuando el carretón no cumple con su ruta. Al respecto, el gobierno local mencionó para Atención que existen 30 vehículos disponibles para recolectar diariamente los desperdicios, pero de ellos sólo 14 se encuentran en condiciones para trabajar, de los cuales, algunas veces, un par están en el taller.

Orozco, dijo que durante la elaboración del estudio, se encontró que en general los camiones recolectores estaban en muy malas condiciones y perdían mucho tiempo en el taller, no completando las rutas. Por otro lado, se encontró que los camiones no compactan la basura, y cuando se cargan a su “máxima capacidad” (sin comprimir), tardan entre 30 minutos y una hora en llevar la carga al relleno sanitario—en Palo Colorado. Eso, dijo Orozco, es “una pérdida de tiempo, espacio y combustible, pues la basura no se compacta y el espacio no se utiliza eficientemente.”

El director jurídico dijo que los retrasos en las rutas se debían también a que “las moscas,” como se les conoce a los pepenadores— quienes no pertenecen al cuerpo laboral del municipio— van, durante la jornada de trabajo, separando papel, cartón, plástico y otros materiales, para uso y venta personal; una actividad no regulada, a la que nunca se le ha puesto un alto, ni siquiera ahora que el proceso de cambio ha iniciado. Orozco mencionó que las “moscas” aprovechan que los vehículos de recolección de basura están descubiertos y agregó que para solucionar éste y otros problemas en la recolección, se deben invertir 25 millones de pesos en parque vehicular especializado (cerrado y con compresores.)

Otro punto que el dictamen arrojó es que por el incremento en las vialidades en el municipio, se requieren barredoras mecánicas, sobre todo para las vías rápidas, sin embargo Orozco aclaró que únicamente el personal barredor de vía pública y quienes recogen los residuos de los botes céntricos no serán despedidos.

Por último, según el dictamen, el municipio no cumple la Ley General de Cambio Climático, ni con la de Equilibrio Ecológico cuando la basura es llevada al relleno sanitario pues, aún con los pepenadores, sólo el cinco, o el 10 por ciento de la basura se recicla y el resto se confina “con maquinaria prestada,” aseguró el abogado. “Entonces, la solución a esta problemática es pagar a alguien que se encargue del manejo de la basura.”

El proceso

El 23 de mayo, la Comisión de Servicios Públicos del cabildo, propuso que la basura se concesionara y para ello, debía lanzarse una convocatoria para la recolección, traslado y tratamiento de los residuos sólidos. La propuesta fue aprobada por el cabildo y se publicó en el Periódico Oficial del Estado de Guanajuato el 19 de junio.

Fueron tres las empresas que presentaron propuestas para recolección (Transportes Especializados RUGA; Promotora Ambiental La Laguna) y el ganador fue TecMed—Técnicas Medioambientales de México. Por otro lado, para el procesamiento de basura, la empresa Winktek S.A de C.V, fue la única que presentó una propuesta, pues otras compañías no quisieron participar debido a que es muy poca basura para procesar.

TecMed y Winktek

TecMed es la empresa, que de acuerdo con una ficha técnica entregada a la administración trabaja en ciudades patrimonio de la humanidad como: Santiago de Compostela, España; Marrakech y Rabat, Marruecos; entre otras. La propuesta que hizo al gobierno local, a través de su representante legal Alberto José Hernández Minguito, fue colocar seis islas de cuatro contenedores subterráneos (que estarían ubicadas en: Correo, esquina Sollano; costado de la explanada del Oratorio; Juárez junto, a San Francisco; Mesones, frente a Bellas Artes y uno en Nemesio Diez, esquina Ancha de San Antonio;) aunque las ubicaciones aún deben definirse con la dirección de Patrimonio y Desarrollo Sustentable y el INAH, así como el diseño de las estructuras que “serán como buzones” indicó Orozco. Allí, la gente podrá llegar a depositar la basura cuando por alguna razón no pueda entregarla al carretón recolector. Los camiones “especializados” de TecMed, recolectarían esa basura de noche.

La misma compañía propuso el uso de dos barredoras mecánicas; una especial para calles empedradas y estrechas, y otra para los accesos de la ciudad. Para la zona rural, se colocarían 64 contenedores de tres metros cúbicos cada uno. Se plantean nueve rutas de recolección (21 urbanas y ocho rurales) y éstas serían cubiertas por 11 unidades.

Por cada tonelada de basura recolectada y trasladada, la empresa recibirá 429.31 pesos (más IVA). La empresa WinkTek recibirá 190 pesos más IVA por tonelada procesada.

Atención preguntó si las empresas trabajarán en campañas de separación de basura, a lo que Orozco respondió que no, pues Winktek aseguró que esto no será necesario, ya que ellos separarán los residuos a través de un proceso de bandas mecánicas, cribas y seleccionadores, una vez que la basura le sea entregada por TecMed.

En total las compañías recibirán aproximadamente entre 23 y 25 millones de pesos al año por el trabajo, pero que con ello casi el 95 por ciento de la basura será reciclada y el resto enterrada, “eso aumentará el tiempo de vida del relleno sanitario,” aseguró Orozco.

Personal

El director jurídico del gobierno aseguró que 80 por ciento de las personas que trabajan en la basura están contratadas por honorarios y el resto como base.

No reveló la cantidad, pero remarcó que a excepción de limpiadores de vía, papeleros y algunos supervisores (que se requerirán para seguir trabajando con el municipio), están siendo liquidados por la misma empresa “entonces al municipio no le cuesta,” aseveró. Por otro lado, las dos compañías tienen la obligación de recontratar al menos el 80 por ciento de los trabajadores.

Sobre los pepenadores que viven de la basura en el relleno sanitario, Orozco indicó que probablemente sean contratados por Winktek para separación, y con el resto la administración trabajará en proyectos de empleo temporal.

El título de concesión debe estar listo este mes y las empresas deben comenzar a trabajar entre septiembre y octubre. La concesión será por 15 años y en cada cambio de administración se deberán revisar los términos y condiciones.

El relleno sanitario

Previamente, Atención visitó el relleno sanitario y lo que encontró fue que diariamente unas 150 personas (hombres, mujeres y niños) ingresan “clandestinamente” al relleno sanitario para separar y llevarse la basura que a ellos les sirve como: ropa, metales, papel, cartón, y otros materiales que consideran de valor económico. Aunque la autoridad ha intentado ayudar a estos “pepenadores” a través de programas como el de empleo temporal, ha sido imposible retirarlos del relleno, pues según el entonces director de Servicios Públicos Municipales, Julián Villela, “ya se les ha hecho un vicio entrar al relleno y extraer productos, pues no tienen ni un horario, ni un jefe.”

El relleno sanitario comenzó a operar durante la administración de Luis Alberto Villarreal (2003-2006). Fue un proyecto que se puso en operación y al que más tarde se sumó la empresa FADIM (empresa dedicada a brindar servicios de ingeniería y tecnología para el manejo integral de residuos urbanos). Esa compañía, según Villela, prometió un relleno sanitario seco, que consistía en la separación de basura en un 100 por ciento lo que evitaría la contaminación ambiental. Además, los residuos que no pudieran reciclarse serían comprimidos y empacados (FADIM vendía los productos reciclados). Por ello, el municipio realizó una inversión millonaria en la compra de una máquina separadora (inservible actualmente). Villela dijo que en la siguiente administración (2006-2009) encabezada por Jesús Correa, la empresa tuvo problemas con el gobierno municipal que argumentaba que no estaban haciendo bien su trabajo y le suspendió la concesión, por lo que se les demandó y el fallo fue favorable para el municipio. Sin embargo, en la administración 2009-2012 encabezada por Luz María Núñez, FADIM demandó a la administración y el fallo fue a favor de la empresa que fue indemnizada por un monto aproximado de cinco millones de pesos. La máquina separadora de basura quedó inoperante; “Sólo está el cascarón, hasta los motores se robaron” mencionó Orozco.

BOX

En San Miguel de Allende, según información de Servicios públicos municipales, se recolectan 90-100 toneladas de basura diariamente, con la operación de 18 camiones y 100 trabajadores. Las rutas existentes son 17 (14 urbanas y 3 rurales). Las jornadas de trabajo de los empleados oscilan entre las 13 y 15 horas.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove