photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Mathew Bradley, parte de la pesadilla del Sanmiguelense Vicente Puente

Isabel Valdez

Por Jesús Aguado

Hace dos semanas, Vicente Puente Valdez salió de la Presa Allende, destino a los Estados Unidos, como lo hizo por muchos años. Ahora, se encuentra en el Centro Médico Militar de San Antonio, Texas, esperando ser deportado. Puente Valdez es uno de los migrantes encontrados en la caja de un tráiler en San Antonio, Texas, una noticia con la que amaneció el mundo el domingo 23 de julio.

El domingo, mientras el tráiler se encontraba estacionado en un Walmart, uno de los ilegales logró abrir la caja e ir a pedir agua, el empleado de la tienda, decidió ir hasta el tráiler para encontrar a ocho personas muertas, y otras 30 con heridas o abatidos por un golpe de calor pues, la temperatura pasaba los 100 grados Fahrenheit (38° Centígrados); el trabajador llamó a la policía.

Un artículo publicado por latimes.com indica que un migrante del estado de Aguascalientes, dijo a las autoridades que viajó vía Nuevo Laredo—México—y arregló un pago con polleros por 5,500 dólares a liquidar cuando llegaran a San Antonio. Su grupo era de 28 personas, cruzaron el río (en tres viajes) el viernes—en salvavidas—y luego caminaron toda la noche. A las 9am del sábado, fueron recogidos por una Silver Chevrolet y llevados al tráiler—él estimó que había unas 70 personas ya en la caja de éste.

Todo iba bien, acorde a la declaración del hidrocálido, pero de pronto la gente comenzó a desmayarse, comenzaron a tocar las paredes de la caja para que los oyera el conductor, pero sin resultados. Uno a uno, los tripulantes tomaban tiempos para respirar por un pequeño agujero que daba ventilación a la caja. Luego, abruptamente el tráiler se detuvo, y comenzaron a salir.

El artículo de latimes.com señala que James Mathew Bradley Jr. De 60 años—originario de Clearwater, Florida—conducía el tráiler y por ello podría enfrentar una pena de muerte o prisión de por vida, hasta ahora el cargo es por transporte ilegal de personas.

Cuando la policía llegó al lugar, Bradley emergió del camper, detrás de la cabina y dijo a un oficial que conducía el tráiler de Schaller, Iowa hacia Brownsville, Texas, y que no sabía lo que el tráiler llevaba. Se dio cuenta de lo que traía hasta que, después de un descanso e ir al baño, abrió la puerta e incluso, trató de darles auxilio.

Más tarde indicó que conducía de Laredo, Texas para entregar el tráiler a alguien que lo había comprado, cuando abrió las puertas, se dio cuenta de que llevaba personas.

En la comunidad Presa Allende, vive Isabel Valdéz, una mujer que dijo para el sitio LasnoticiasconPavelCervantes “de qué sirve tener alas si no se puede volar” refiriéndose a que ella tiene visa y pasaporte pero no puede ir a ver a su hijo por falta de recursos financieros.

Aseguró que su hijo tiene 38 años y que ha sido un migrante constante, que va, trabaja y regresa una vez cada dos años para pasar las fiestas con sus hijos. Otra vecina indicó al mismo sitio que, él estaba casado y sus hijos tienen: 19, 15, 13—desconoce—y 8 años.

El Instituto para el Migrante Guanajuatense, indicó que ya la familia cuenta con el apoyo necesario.

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove