Fiesta por la otra conquista

Por Jesús Aguado

El reloj marcaba el medio día, cuando una cara del sol fue cubierta por la luna; las aves volaron a sus árboles, los perros aullaban, y TELEVISA conquistaba a la nación con mensajes “de miedo”; advirtiendo a la población que no viera directamente el eclipse de sol (los podía cegar) del 11 de julio de 1991. “No mires al sol” era un single para los niños.

Sin embargo, siempre hay resistencias, y aquellos que aprovechan esas oportunidades para hacer la diferencia y conquistar, más que ser conquistados. El Charco del Ingenio AC, aprovechó la ocasión para entregar a los naturales un espacio del que fueron despojados durante la llegada de los caciques españoles, el área natural mayor conservada que tiene ahora San Miguel de Allende.

En el Jardín Botánico (Charco del Ingenio) las avecillas revolotean entre los cactus y árboles, allí anidan y se reproducen; sobre las piedras se observan lagartijas y hasta víboras asoleándose; sobre las veredas corren las liebres y en la presa de las Colonias, nadan las aves migratorias. Ello gracias al trabajo de la organización civil que la ha conservado, con el apoyo de la comunidad sanmiguelense—empresarios, asociaciones civiles, comunidad extranjera y público general. Y ahora, viene la fiesta, para recordar aquel 11 de julio.

Cruz de conquista

Mario Hernández, director de la organización, comentó que cuando se inauguró el Charco, se invitó a las mayordomías (grupos de personas, representantes de las comunidades y barrios, responsables de organizar las fiestas rituales) para que colocaran una cruz de conquista—cuando los españoles conquistaban un territorio colocaban una cruz—pues el espacio les estaba siendo devuelto. Así, el Charco se instituyó como un centro ceremonial, en el que anualmente, los mayordomos de comunidades y barrios acuden para celebrar ritos ancestrales en honor a la Santa Cruz.

En teoría, indicó Hernández, los originales nunca fueron conquistados por la cruz española pues ya en el territorio se rendía homenaje a una cruz que se dividía en cinco secciones. La parte más alta estaba dedicada al norte, el cielo, la tierra y la madre naturaleza (se representaba con una cueva). La parte posterior estaba dedicada al sur y al agua—representada por un espiral. Los extremos: el primero se dedicaba al oeste y los animales, se representaba con un coyote; y el segundo rendía homenaje a las plantas (un maguey lo representaba). La cruz como un total era el quinto elemento y representaba al sol.

“Era una imagen balanceada del mundo, el ser humano  no se aprovechaba de la naturaleza como ahora, eran un conjunto” dijo Mario Hernández al mencionar que en el Charco del Ingenio hay cinco calvarios para venerar a los ancestros, mediante la cruz. “En sentido estricto, nunca fuimos conquistados” dijo.

Fiesta

La fiesta, iniciará temprano el  domingo 9 de julio, con rituales en la plaza de los cuatro vientos y una procesión que visita los cinco calvarios del Charco (ésta inicia a las 11am y sale de la plaza de los cuatro vientos).

Del otro lado del Charco, en el Parque Landeta, a las 10am comenzarán las inscripciones para la quinta carrera (varonil y femenil), hay premios en efectivo.

También comenzarán a instalarse desde esa hora los puestos de comida y bebidas—sin alcohol. Las danzas arrancarán sus rituales alrededor del mediodía. Habrá música en vivo y guapango por la tarde. Toda la población está invitada.

Hernández recomendó llevar zapato cómodo, sobrero o bloqueador solar, y mucha buena actitud. Si la entrada es por El Charco, evitar llevar comida, mascotas, bicicletas y motocicletas.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove