photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Tania Noriz, Editora en Jefe, Atención San Miguel

Conoce a La Biblioteca

Jade Arroyo

Además del autor, siempre hay otro detrás de una publicación. Alguien más. Un ojo clínico descifrando la tiniebla. Ser editor es un trabajo hasta cierto punto invisible y, como el trabajo doméstico, sólo se nota cuando no se hace o cuando algo falla. Ves el error y te acuerdas de que hubo alguien que lo dejó escaparse.

Tania es una mujer que siente un profundo amor por la palabra. Alguien que cree en los libros y la palabra escrita como vehículo de conocimiento, socialización, cultura y placer. Invitando a otros y otras a leer, la editora es a la vez partera y es anfitriona. Gabriel Zaid nos recuerda la metáfora del editor como partero; metáfora presente en la etimología: del latín edere, dar hacia fuera. Como Sócrates y su arte mayéutica, consistente en ayudar a su interlocutor, mediante preguntas, a sacar de sí mismo la sabiduría “que estaba pidiendo nacer”, el editor encauza el diálogo que se da entre autores y lectores.

“Yo nací para hablar y comunicarme,” afirma Tania, con la fuerza de quién no se miente.

Los editores que trabajan para periódicos o revistas pueden ser responsables de toda la publicación. Deciden qué artículos se incluirán y cómo se van a maquetar. Según la publicación, también pueden examinar y seleccionar propuestas o nuevas ideas de artículos para sugerir a los escritores.

Los editores también administran presupuestos y contratan personal. Por lo general supervisan el trabajo de los redactores o correctores de estilo, que se encargan de revisar la obra escrita para verificar errores de precisión, ortografía y gramática, la conformidad con el libro de estilo de la empresa, y localizar posibles problemas legales.

Pueden supervisar el trabajo de uno o más asistentes editoriales, y trabajar con la gente del equipo como diseñadores, producción y marketing, así como organizar reuniones.

Las labores específicas de Tania van más allá que las que podemos enumerar en estas dos páginas, dignas de llenarse con cosas más interesantes sobre esta mujer celayense.

Tania tiene en su equipo a nueve personas que hacen cada semana Atención, dentro de editorial, producción, marketing y administración. Se comunica estrechamente con los reporteros y la asistente editorial, curando las notas y los reportajes y procesando el material editorial.

La producción de Atención es un caso especial ya que gran parte del contenido no es generado internamente, sino que es externo. Distintos autores y miembros de la comunidad envían sus artículos informativos referentes a temas de cultura, arte, eventos, sociología, académicos y de opinión.

Sus prioridades son: procurar que el periódico salga sin fallas, coordinar los distintos departamentos y la confabulación del trabajo de todos los miembros, y curar que la información que se está divulgando sea objetiva, veraz, interesante a imparcial.

A través del reportero es como las distintas voces involucradas se expresan, haciendo un periodismo comprometido pero que no hace juicios, sino que deja que el caso se muestre a sí mismo, a través de su historia y sus actores. Bajo esta premisa se labora.

Tania fue nombrada editora el 14 de noviembre del 2014, pero su relación con el periódico va mucho atrás, más de 10 años de su vida que le han permitido tener un profundo conocimiento de cómo funciona el periódico, desde su estructura (huesos,) hasta el producto terminado; Atención por dentro y por fuera.

Tania estudió Relaciones Internacionales en Celaya, y mientras estudiaba hizo sus pininos como comunicadora en el periódico AM de esa ciudad, y después de un viaje a Canadá, llegó finalmente a SMA donde se dejó atrapar por la magia del pueblo.

En el año 2003 fue cuando entró por primera vez, era reportera, y le tocó vivir aún la transición de la producción al mundo completamente digital. En esa primera encarnación hace más de una década, aprendió muchísimo de sus dos mentoras: la editora en ese tiempo, Suzanne Ludekens, y su correctora de estilo, Kendall Butler, quienes mediante su apoyo, interés y generosidad le transmitieron sus conocimientos y el respeto por la ética y por cuestionar, al mundo y a uno mismo. A partir de 2010 Tania trabajó tres años para la administración municipal, en la dirección de Fomento Económico apoyabdo a los artesanos. Al concluir su tiempo en el gobierno, regresó al periódico; esta vez como asistente editorial y luego como editor adjunto.

Paralelo a su vida profesional y sus cuestionamientos dialécticos, Tania es una mujer que ha ido experimentando la vida. La comparte con dos hombres, su hijo y su pareja, quienes son su motor. “Ser madre es el mejor regalo que he podido recibir; mi hijo me ha enseñado a vivir con humor, con bondad, con justicia y con tranquilidad.”

Tania es amante de la prosa de García Márquez, Ángeles Mastretta, José Agustín, las tragedias griegas y de las revistas del corazón.

 

Tania es sus propias palabras, según su descripción en su blog: Chubby love is not a crime, Blog de catarsis personal y literaria de quién aquí escribe.

“Tania Noriz es una joven de sexo femenino, de 39 años, gravemente afectada por el síndrome del pensamiento ilusorio. De acuerdo con algunas personas, especialmente el padre de su hijo, tiende a ver severamente y de manera enfermiza cosas que no son, y a armar un dramón cuando se da cuenta de que la realidad es muy distinta a la que se había dibujado en su cabeza. Su sentido de la madurez la ha llevado a teñirse el cabello de rojo vivo y a segmentar su realidad de varias maneras, lo que ha causado, entre otras cosas, que su madre santa le haya sugerido que a la brevedad se envuelva, cual aguacate verde, en periódico para que por favor ya madure…” chubbyloveisnotacrime.blogspot.mx

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove