photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

El éxito de las bodas ahora está reglamentado

Iván García

Disfrutando el momento

Carro de novios

Callejón de Chiquitos

André López

Por Jesús Aguado

“Chocantes, aparatosas y sencillas” es como califican las bodas aquellos que están dentro de la industria; la gente que las vive, las respira, las sueña; y que de una u otra forma, se beneficia económicamente. Este año, serán celebradas cerca de 650 bodas en la ciudad, dejando una derrama de 3 mil 500 millones de pesos.

Ese éxito que San Miguel acumuló en 15 años como destino para casarse, ahora está regulado; medida que aceptan los Planeadores de Bodas y Eventos y que beneficiará a los sanmiguelenses que se quejan, sobre todo del ruido y el tránsito vehicular durante las callejoneadas.

El destino preferido

San Miguel es la ciudad del amor, es uno de los destinos favoritos para las uniones, así lo prueban incluso espacios electrónicos como: laplaner.mx que posiciona esta ciudad de ensueño en el tercer lugar en su top nueve de Lugares para celebrar tu boda en México. En el blog Méxicodestinos.com San Miguel está en la posición seis, después de los destinos de playa como: Cabo, Cancún y Puerto Vallarta. El sitio internacional Theknot.com cuenta con una lista de lugares para casarse en 50 países, en el caso de México, San Miguel de Allende, aparece como primera opción.

El sitio incluso recomienda celebrar la ceremonia durante la primavera, ya que las temperaturas “son moderadas” y abundan las azáleas y flores de jacaranda. Pero ¿por qué en San Miguel? La respuesta del sitio es que: tiene el encanto y romance del viejo mundo “piensa en calles estrechas y empedradas, muros de estuco ocre estilo español. Una ciudad rodeada de montañas iluminadas por el sol”. También se hace referencia a cómo lo colonial predomina sobre los grandes resorts. “Sus jardines, iglesias antiguas y hoteles boutique que definen y entienden la elegancia…”

¿Quién se casa en San Miguel?

Recientemente, Guadalupe Álvarez, tomó protesta como presidente de la Asociación de Bodas y Eventos de San Miguel de Allende, una organización relativamente “nueva”, se formó en 2010 con ocho socios y ahora agrupa a más de 30 miembros. Álvarez asegura que la industria comenzó a “despegar” hace quince años, aunque antes sólo se casaban extranjeros hasta que “los mexicanos descubrieron la ciudad”. La Asociación surgió porque los miembros querían ser más profesionales.

Guadalupe Álvarez, comenzó a trabajar organizando eventos para la empresa Lili Ledy—una fábrica de juguetes—luego llegó a San Miguel y comenzó a trabajar con Alma Caballero, formando Los Secretos—que desapareció en dos años—ahora ella dirige su propia empresa y además representa a la industria que dice, deja una derrama de 3 mil 500 millones de pesos anuales a los sanmiguelenses.

Álvarez dice que las bodas han cambiado mucho, pues anteriormente no se pedía la súper producción que ahora se requiere “al inicio eran sólo buenas fiestas, ahora son buenas fiestas con mucha decoración” y las novias más exigentes, las mexicanas “en la organización participa hasta el perico”—sonríe Álvarez. Preguntamos quiénes, desde su perspectiva son los menos demandantes y contestó “los estadounidenses; saben qué quieren, están dispuestos a pagarlo y la única involucrada es la novia”.

La presidente indicó que la asociación tiene sus propios records de nacionalidades de parejas que se casan en la ciudad, sin embargo desde Penzi asegura que han casado gente de 59 nacionalidades y las enumera: coreanos, chilenos, estadounidenses, canadienses, mexicanos, australianos, chinos, rusos… “se viene a casar mucha gente,” indicó.

Las quejas

Las quejas sobre las bodas han sido varias, y van desde el ruido que generan hasta el congestionamiento vehicular e incluso, el posible beneficio de la administración pública en el tema de peatonalización de las calles. Al respecto, Álvarez dejó en claro que en temas políticos, la Asociación no se involucra porque “nosotros somos expertos en bodas, no en vialidad ni en política ni nada que no tenga que ver con bodas”. Además indicó que la gente, ya conoce que el material de las calles en la ciudad hace complicado caminar y por eso, los que vienen a casarse y sus invitados, traen zapato cómodo, sobre todo para las callejoneadas.

Para las personas que se quejan de las callejoneadas y el congestionamiento vehicular que éstas puedan generar, Álvarez pide paciencia y aclaró “entiendo que todos nos quejamos, pero cuando podemos pagar las colegiaturas de nuestros hijos, entonces ya no decimos nada Pido paciencia, entendimiento. Prometo que la asociación trabajará para ser más profesional y que los miembros cumplirán el reglamento”. Y es que de acuerdo con la presidente, el dinero que se derrama en las bodas es impresionante y genera el empleo para: banqueteros, meseros, estilistas, taxistas, personal de mantenimiento, floristas, artesanos, en fin “para todos”.

El reglamento

Ricardo Villarreal, presidente de la ciudad, reconoció que las bodas son un éxito, y “el éxito debe regularse”, aseguró. Por eso, el ayuntamiento aprobó el acuerdo de Criterios para el Uso de Espacios Públicos del Municipio de San Miguel de Allende. Con ese documento, dijo, se pretende regular entre otras cosas, las callejoneadas, el ruido y los horarios “que generan problemas a los vecinos”.

Ese reglamento, que está publicado en la página electrónica de la administración, entró en vigor a el 1 de enero. Entre lo que regula está:

Espacios públicos (vía pública y plazas): para usarlos, se dará prioridad a eventos tradicionales (cívicos y religiosos); en segundo término a los eventos de la administración pública; cuarto, eventos culturales y en quinto lugar los eventos turísticos de reuniones y bodas.

Horarios para ruido: los eventos en espacios públicos estarán autorizados hasta las 23 horas del día del evento. En lugares privados (abiertos) hasta la 1am del día siguiente del “evento”. En lugares públicos o privados “abiertos” hasta las 3am del día siguiente del evento, siempre que el ruido se pueda contener y no se extienda a predios vecinos.

Toldos y Seguridad: Las lonas que se usen deben ser color sepia u ocres—sin publicidad “de preferencia”—que no impacte las visuales de sitios turísticos. Esas carpas no podrán anclarse o “amarrarse” del mobiliario urbano. Las estructuras no deben entorpecer el paso peatonal. Deberá haber en todo momento una persona que atienda “cualquier contingencia”.

Callejoneadas  y alcohol: Los permisos serán expedidos por tránsito; para éstos desfiles se deberá contar con personal—con uniformes autorizados—de seguridad privada. El consumo de bebidas no será mayor a 100 ml por persona ni con graduación mayor a 45 grados. Las bandas deben concluir la música al terminar la callejoneada—no pueden seguir tocando en la calle. La callejoneada debe terminar en un bar o casa privada.

Consumo local: El acuerdo pretende que el 75 por ciento de los servicios y servicios que se contraten para las bodas y eventos, sean de la ciudad.

Sanciones: Los organizadores de eventos, locales o foráneos, que no se ajusten al acuerdo, podrán ser sancionados con multas de 10 mil hasta 30 mil pesos—en la tercera violación, incluso se le negarían, permanentemente, más permisos.

Arreglando a las novias, atendiendo a políticos

André López es estilista profesional, tiene 25 años y hasta ahora, cuatro de ellos los ha pasado: peinando, maquillando, depilando, colocando uñas a novias e invitadas, así como haciendo manicuras y pedicuras.

Nunca pensó que viviría de esa carrera técnica en belleza; “la verdad es que lo tomé como un pasatiempo, porque mi mamá estudiaba en Celaya los sábados, yo la acompañaba pero decidí aprovechar mi tiempo y estudiar algo”. Trabajó en una estética, más tarde emprendió su propio negocio y ahora puede arreglar hasta 20 mujeres en un solo día.

López—quien recién concluyó su carrera en pedagogía—comentó que el trabajo no es de un solo día pues durante la semana, hay pruebas de maquillaje o peinado con las novias o amigas, manicura, pedicura o depilación. Además, en ocasiones la boda al civil es en viernes y la ceremonia religiosa es en sábado. La gente con quien ha trabajado viene de: Brasil, Estados Unidos, Rusia, Filipinas, Venezuela, Estados Unidos y México. Es un trabajo que disfruta porque además, en ocasiones aunque no hable el idioma, hay intérpretes y existe un intercambio cultural. Sobre el trabajo dice “no es complicado, porque muchas veces quieren que nos basemos en modelos que traen en su celular”. André indicó que una quincena puede ser hasta de siete mil pesos.

Iván García tiene 20 años, es parte del Staff de un hotel en la ciudad, es mesero. Ha estado en bodas hasta de 900 invitados, en bodas en las que se requieren desde 20 hasta 150 meseros. En ceremonias a las que asisten desde los políticos—federales—los actores y gente de “casi” todos los estratos y status sociales.

García ha trabajado hasta 36 horas continuas, sin embargo, eso es redituable cuando al final, su quincena—incluyendo propinas—puede rebasar los siete mil pesos. “En una ocasión, en una sola mesa me dieron dos mil pesos como propina, pero ello también depende del servicio que brindo”, dijo.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove