photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Lo ancestral es orgánico

Azucena Cabrera

Extracción de aguamiel

Rosana Álvarez

Por Jesús Aguado

“Es urgente retomar las tierras y volver a producir alimentos de forma ancestral y tradicional” dice Rossana Álvarez, durante una visita al rancho de Vía Orgánica—en las faldas del cerro Los Picachos.

En ese espacio se siembran: hortalizas, plantas aromáticas y se crían: conejos, cerdos y pollos que producen más de mil quinientos huevos orgánicos “cada día”. En ese espacio formativo de consciencias se produce y se educa sobre cómo cultivar sin químicos “que dañan al cuerpo y al medio ambiente”.

Vía Orgánica

Las lluvias de la época han enverdecido las montañas entre las que está enclavado el rancho. Allí rodeados de plantas aromáticas, cacaraqueo de aves de corral, olor a tierra mojada y aún rocío de la mañana; Rossana Álvarez concedió una plática muy orgánica para Atención.

Vía Orgánica Asociación Civil emergió en San Miguel de Allende (de la mano de Organic Consumers Association) durante la primera mitad de mayo, 2009. Surgió de un sueño que Álvarez y su esposo Roger Jones tenían; querían regresar a la agricultura tradicional, a cosechar productos que no tuvieran químicos que dañaran la salud humana o al ambiente. Querían también promover la economía local, a los pequeños productores orgánicos, para que mediante un pago justo por sus productos, pudieran tener una vida digna.

La organización comenzó porque, de acuerdo con Álvarez, en el campo los campesinos ya no estaban cultivando maíz, frijol, calabaza y otros productos de manera tradicional. Con Vía Orgánica se proyectaba rescatar forma ancestral de producir alimentos saludables, revivir lo clásico, concientizar a la gente sobre los cánceres que los productos genéticamente modificados están causando en México. “Si seguimos por ese camino vamos a terminar con el ser humano. Es urgente que retomemos las tierras, que produzcamos los alimentos de una manera ancestral, tradicional”; con ese sueño surgió Vía Orgánica. “Creo que nuestro trabajo ahora se nota más que cuando comenzamos; es un proyecto que al inicio no era bien visto por la gente. Creo que en México aún estamos haciendo bien las cosas, hay países en los que ya no se pueden rescatar las tradiciones de cultivo, aquí las rescatamos y respetamos al campesino” comentó Álvarez.

From farm to table

Es el término anglosajón para referirse a los productos orgánicos. Vía Orgánica comenzó con la tienda y café, ubicada en Margarito Ledesma 2 en colonia Guadalupe. La idea del lugar era conectar a los pequeños productores con los consumidores interesados en la comida local “sana, sabrosa y producida en esta ciudad”.

Allí, caminando por el rancho de la organización, Álvarez comentó que actualmente Vía Orgánica apoya a más de 100 familias de pequeños productores quienes “reciben un pago justo por sus productos. El slogan es: comercio justo a precio justo”. Además, en el café- restaurante los alimentos son frescos y libres de químicos.

El proyecto de Vía Orgánica es autosustentable, además los ingresos de la tienda y café son canalizados a proyectos de educación ambiental, alimentación saludable y futuro sustentable. Lo anterior “se logra mediante la promoción del conocimiento y práctica de la agricultura regenerativa orgánica, el comercio justo, la justicia social; la vida sostenible y la protección del planeta”.

Rancho

Los proyectos educativos son posibles también, gracias a la extensión de tierra con que cuenta Vía Orgánica sobre la carretera a Jalpa. En ese lugar, no únicamente hay espacios experimentales para maíz, verduras y hortalizas, también hay dos tipos de aves de corral (pollos y guajolotes). Allí se cultivan enormes calabazas para producir semillas; maíz, frijol, jitomate, cale, hierbas aromáticas y muchos otros alimentos.

Vía Orgánica ha trabajado y transformado ese espacio “desde la raíz” pues, en 2009 cuando comenzaron a operar, rentaron un espacio para experimentación y más tarde “afortunadamente, la administración pública” le abrió las puertas para trabajar en el Vivero Municipal en enero de 2010. Cuando pidieron que entregaran el lugar en 2012, entonces decidieron que era momento de emprender el vuelo y comenzar a trabajar en la carretera a Jalpa.

En ese espacio se construyeron cabañas autosustentables—son de adobe y como base tienen una cisterna que puede almacenar hasta 100 mil litros de agua. Los calentadores son solares y las estufas son ecológicas.

La agrónoma Azucena Cabrera Oviedo, indicó que el agua de las cisternas es cosechada durante la época de lluvia y actualmente la capacidad de almacenamiento es de 600 mil litros. Ese líquido, actualmente es suficiente para el servicio de las cabañas así como para la cosecha de los productos orgánicos del racho. Las construcciones, fueron diseñadas por Humberto Fossi, quien además remarcó que el adobe fue fabricado con material de la misma tierra del rancho.

En ese espacio, hay voluntarios—de varias universidades con carreras de agronomía—y son los encargados de preparar la composta, la tierra, la alimentación de los animales y el cuidado general de las plantas.

Mil quinientos huevos orgánicos

La organización también ofrece tours a caballo en los que se visitan las montañas del rancho, se conoce el proceso de elaboración del pulque y concluyen con una comida muy mexicana. En un recorrido, se puede ver todo tipo de flores silvestres, algunas de ellas medicinales como la Santa María—que sirve para dormir mejor y curar dolores de cabeza—según uno de los nativos que participó en este tour.

Dentro de la propiedad está una casa en la que habitan dos mil gallinas que ponen 1500 huevos diarios. Los huevos son recolectados tres veces al día, son seleccionados, lavados y distribuidos en algunas tiendas de conveniencia de la ciudad—la principal el café de Vía Orgánica.

El proyecto es manejado por Roberto Ajpop García. Él dijo que, estar a cargo de las gallinas es todo un reto de investigación pues no están guardadas en la casa todo el día, pueden libremente salir y comer las hierbas que crecen en espacios definidos, al mismo tiempo que fertilizan la tierra. Una vez que se terminan las plantas, la zona se cierra y ahora se pasean en otra que ha sido regenerada por el mismo fertilizante que las gallinas proveen.

Este modelo de Regeneration International, de la mano con Vía Orgánica, se pretende expandir en San Miguel.

Mercado Rural

Rossana Álvarez fue una de las precursoras del Tianguis Orgánico de San Miguel de Allende, sin embargo más tarde tomó la decisión de separarse. Hace unos meses, decidió emprender un proyecto—nuevamente—para apoyar la economía de los pequeños productores. En el Mercado Rural, que se realiza cada primer domingo del mes (esta ocasión el 2 de octubre, en la calle Margarito Ledesma de la colonia Guadalupe), los visitantes pueden encontrar desde: aguacates, granadas, tortillas, aguamiel, pulque, jitomates, queso y comida orgánica preparada que, pueden comprar directamente del productor. Lo productores que participan son de más de cuarenta comunidades de la ciudad, entre ellas: Corral de Piedras, San José de la Amistad, La Cieneguita, Montecillo, La huerta, Los Urbina.

Para conocer más sobre la organización vaya a www.viaorganica.org o visite el café-tienda en Margarito Ledesma, 2 colonia Guadalupe—abierto de lunes a domingo de 9am-10pm. Teléfono 121-0540

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove