photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Abundará la luz y el color en la Fiesta Grande

Estrellas

Estrellas de papel que representan a la Virgen de la Luz

Xúchiles

Estrellas

Danza de rayados

Por Jesús Aguado

Enormes y pesadas ofrendas—xúchiles—danzas prehispánicas y tradicionales de toda la república, música en vivo, mojigangas y pirotecnia enmarcarán la fiesta que todos los sanmiguelenses y residentes esperan.

Es la fiesta y adoración en honor al Santo Patrono, al San Miguel Arcángel que da nombre a esta ciudad. La celebración comenzará la noche del viernes 30 de septiembre y se extenderá hasta el domingo 9 de septiembre.

La Alborada

Es el evento que marca el inicio de la fiesta del santo patrono. Consiste en casi ocho horas de celebración, que comienza en los tres barrios más antiguos de San Miguel: el Valle del Maíz, La Aurora (donde se originó), y La Estación. Ésta comenzará desde el viernes 30 de septiembre para terminar alrededor de las 6am del sábado 1 de octubre.

Alrededor de las 10pm, la gente se une para disfrutar de música, antojitos mexicanos y otros eventos. Ya a las 3:30am aproximadamente, salen en procesión con destino al Jardín Principal. Los fieles y fiesteros caminan en compañía de la música en vivo, mojigangas y estrellas gigantes de madera, decoradas con papeles multicolores. Las tres procesiones se encuentran en la esquina de la calle Canal con Hidalgo, antes de llegar a la Parroquia de San Miguel Arcángel, cuando se comienza con la quema de fuegos pirotécnicos que dura aproximadamente dos horas.

De acuerdo con el libro Fiestas y Tradiciones de San Miguel de Allende, de don Félix Luna, La Alborada, es una tradición establecida por trabajadores de la Fábrica la Aurora, quienes fueron trasladados de Salvatierra a San Miguel, por el cierre de la Fábrica Reforma. En ese entonces se honraba a la Virgen de la Luz con una “alborada,” así que en San Miguel, sustituyeron a su Virgen por la Purísima Concepción.

El tradicionalista Emigdio Ledesma, quien trabajó en Fábrica la Aurora, comentó para Atención que la primera vez que se realizó el evento en San Miguel, el 8 de diciembre de 1924, en la iglesia de  la Purísima Concepción (Las Monjas), “la gente quedó asombrada por las estrellas gigantes (que representaban la luz, de la Virgen de Salvatierra) y el estrépito.” Por eso, el presidente municipal de la época y el padre Solís, quien se ocupaba entonces de la Parroquia, invitaron a los devotos a realizar el evento en honor a San Miguel Arcángel. En 1925, se realizó la segunda alborada, pero ahora, en honor al Arcángel San Miguel, y “lo curioso es que nunca regresaron a Las Monjas”, dijo don Emigdio.

Entrada de las ánimas, súchiles, danzas y mojigangas

Desde que la procesión comenzó a realizarse ha tenido varios cambios significativos. El historiador Alejandro Luna comentó que la “Entrada de los Xúchiles”, como es conocida, no es un desfile sensacionalista, sino “una procesión con un significado muy profundo para las comunidades indígenas del municipio”. Según él, esta procesión, es un recuerdo de los cuatro capitanes de conquista y todos aquellos que murieron en el proceso de evangelización en la entonces Villa de San Miguel el Grande. Esas víctimas, son representadas con las ánimas, o cruces que encabezan la procesión. Luna, comentó que la entrada de los xúchiles es también el recuerdo de una batalla sangrienta que se efectuó en el puente de Calderón, donde murieron muchos chichimecas, quienes colocaron sus muertos en camillas, decoradas, posiblemente con flores de la época, y que pueden ser el origen de las pesadas ofrendas.

Ésta procesión comenzará el sábado 1 de octubre a las 5pm en Calzada de la Estación recorriendo: calle Canal, Portal Allende, Correo, Núñez, San Francisco y Plaza Principal.

Los xúchiles

La etimología de la palabra viene del náhuatl xóchitl, que quiere decir flor. Los xúchiles, son ofrendas gigantes hechas con flor de cempaxúchitl y cucharilla (hojas de cactácea). El señor José Centeno (QEPD), del Valle del Maíz, quien se encargaba de hacer la ofrenda a Fray Juan de San Miguel y otra a San Miguel Arcángel, comentó previamente para este medio que sus ancestros conocían perfectamente el origen de las ofrendas. “Los xúchiles simbolizaban las cajas de muerto para los antiguos chichimecas. Debido a que su economía no les permitía tener un cajón, armaban estas estructuras, las decoraban con flores y sobre ellas, colocaban los cuerpos para llevarlos a sepultar.

“Una vez que el difunto era sepultado, el xúchil era colocado sobre la tumba como ofrenda”, dijo Centeno. Actualmente, estas ofrendas, son estructuras que constan de dos troncos paralelos con travesaños, sobre los que se teje la cucharilla y flor de cempaxúchitl; son cargadas por un aproximado de doce hombres, ya que pueden llegar a pesar hasta media tonelada. Una vez concluida la procesión, son colocados afuera de la Parroquia. Centeno comentó que para conservar la tradición, los niños menores de 12 años trabajan ya en la elaboración de estas peculiares ofrendas. El grupo se ha denominado “Xúchil de la Nueva Generación”.

En la procesión (Entrada de los Xúchiles) se cargan aproximadamente 12 de estas ofrendas, que son traídas por fieles de varias comunidades como Cruz del Palmar, San Miguel Viejo, La Cieneguita, Alonso Yáñez y el Valle, entre otros.

Danzas

En la Calzada de la Estación, se realiza el “Encuentro”, que es una tradición antigua, en donde llegan varios danzantes que representan a las tribus que habitaban la localidad previo a la conquista. En este ritual, las tribus se piden perdón por cualquier malentendido u ofensas que se hayan causado. A las 5pm salen en procesión rumbo a la Parroquia, detrás de las ánimas y xúchiles.

Este año,  se espera que participen alrededor de 43 danzas locales y 16 foráneas. Actualmente están confirmadas danzas de estados como: Jalisco, Estado de México, Tlaxcala, Nuevo León, Michoacán, Nayarit y Veracruz, entre otros

El semillero de danzas, es sin duda el Valle del Maíz. Ramiro Hernández, capitán de la Danza de Indios Chichimecas, dijo que la Danza del señor Macedonio Arzola debe ser la más antigua en la ciudad, con unos 90 años. Según Hernández, del Valle, han surgido la mayoría de las danzas locales existentes.

Mojigangas

El origen en México de los sonrientes y grotescos gigantes de cartón, según don Polo Estrada, se remonta a la conquista. “Las mojigangas fueron traídas para evangelizar. Las primeras figuras eran de los reyes o gobernantes en turno, igualmente de santos. Se usaban para llamar la atención poderosamente y exaltar al santo o al rey. Más tarde fueron empleadas para exagerar los defectos de los poderosos”, dijo Estrada. Don Polo, recuerda que él comenzó a participar en la procesión en 1979, debido a la muerte de don Lupe Rodríguez, quien las hacía para este evento.

En 2010, el gobierno municipal decidió que las mojigangas, que desde 1979 habían encabezado la procesión, irían al final del desfile. Este 2016, la “Entrada de los Xúchiles cerrará con un aproximado de 32 mojigangas, hechas por Hermes Arroyo y Polo Estrada.

El domingo 2 de octubre, una procesión más pequeña (sin ofrendas) sale de la calle Ancha de San Antonio y recorre las principales calles para llegar al Jardín Principal.

Paseo del Señor San Miguel

Alejandro Luna dijo “ha sido comprobado que ya desde el siglo XVIII, se realizaba este paseo, que después de unos 150 ó 200 años, fue rescatado por don Felix Luna y otros sanmiguelenses en 1985 aproximadamente”. El paseo consiste en sacar a San Miguel Arcángel de la Parroquia y llevarlo a visitar, en procesión, las principales iglesias de la ciudad. Con este paseo, que se realiza ocho días después de la fiesta, se anuncia el cierre de las celebraciones. Éste será el domingo 9 de septiembre.

Consulte el calendario completo de eventos en el suplemento Qué Pasa.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove