La quema de monos

El sábado 1 de octubre, después de un recorrido por varios mercados, se quemarán los monos.

La procesión con un San Miguel Arcángel, música en vivo, mojigangas y monos empalados—sobre los que se bailan—recorre la calle de Insurgentes y llega al Mercado Ignacio Ramírez. Allí se recogen más monos que entregan los comerciantes del mercado; éstos llevan fruta, verdura, ropa y otros productos que al explotar, grandes y pequeños pueden llevar a casa.

Los monos, que se queman por diversión, miden unos 80 centímetros y a diferencia de la quema de Judas, no representan la maldad sino sólo diversión. Éstos explotan en el Jardín Principal alrededor de las 2pm.

Desde hace más de cien años, la familia Espinosa se ha dedicado a hacer los “tradicionales monitos”. A decir de Belén Espinosa, tradicionalista y fabricante de los monitos, este año se quemarán cien y más que representar el mal—como los monos gigantes que se queman en Semana Santa—estos son más bien diversión y alegría para los ojos.

Los monitos: brujas, toreros, bailarinas, demonios, payasos y otros, están montados sobre una base redonda de carrizo que también contiene pólvora para quemarlos. Han trascendido la fiesta de San Miguel y también son requeridos para bodas, fiestas en otros barrios y todo tipo de celebraciones.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg  photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove