Refugio Pérez, Recepción Principal

Cuquis

Conoce a La Biblioteca

Por Jade Arroyo

Honrando a La Biblioteca, te presentamos los perfiles del equipo que integra esta institución, para que tengas un mayor sentido que quienes son –somos-, y quién hace qué.

Porque una institución está formada por las personas que la trabajan, te presentamos a los personajes que cada día hacen a La Biblioteca.

Todos la conocemos como ‘Cuquis’ (de cariño). Es la consentida de los usuarios de la Biblioteca por su cálido trato y sonrisa picara. Probablemente la primera persona con la que se interactúa cuando se visitan las instalaciones, ella es como el filtro por donde pasan todos quienes entrar preguntando por las clases, los libros, los horarios, el periódico y hasta preguntas de carácter turístico-social.

Supongo que soy parcial al hablar de Cuquis, siempre me ha parecido una persona tan remarcablemente amable, que derrite corazones de hielo (don escaso actualmente).

Cuquis está en la recepción principal, en la pequeña pecera con vista al patio. Entre sus funciones principales, está la atención al cliente (siendo la principal), préstamo y devolución de libros, trámite de membresías, resguardo de equipaje, objetos perdidos y está en cercano contacto con las áreas de biblioteca y la administración. En julio cumple su segundo año trabajando para la institución.

Ella estudió administración, pero dice que su verdadera vocación esta en el trato con la gente. “Qué horror estar encerrada en una oficina”, comenta, seguido de una risita que me recuerda a un puñado de cascabeles.

La señorita Refugio es soltera y muy sociable, le encanta compartir con sus amigos y familia y reír mucho, también es aficionada al básquetbol.

Nacida en la ciudad vecina de Dolores Hidalgo, se siente sanmiguelense desde que llegó aquí a los seis años. Dice que es amante de San Miguel, que no se cansa de disfrutar de su arquitectura y la belleza de su vida cotidiana.  Al frente del la recepción, se ejercitan la paciencia, la tolerancia y la empatía, como si fueran un músculo. En sus propias palabras, en estos dos años ella ha aprendido autocontrol y a ser más tolerante, sobretodo con la diversidad de edades y etnicidades de usuarios y clientes, para poder atender a todxs en la mejor manera. Sin embargo, Cuquis dice que la recepción también ha sido un escaparate donde ha conocido gente súper linda y que le contagia con optimismo y ternura.

“Me gusta hacer cosas por los demás; ayudar. Siento que estando aquí estoy poniendo mi granito de arena, siendo útil y contribuyendo a hacer un espacio mejor.”

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove