Capilla de Piedra: “culpa de todos”

Eduardo Arias

Fransico Vidargas

Luz María Núñez Flores

Mauricio Trejo

Ricardo Villarreal with the plan stamped by the INAH

Vista aérea de Capilla de Piedra

Por Jesús Aguado

La construcción vertical de Capilla de Piedra pudo haberse evitado, pero ahora sociedad y gobierno se culpan unos a otros. Únicamente 88 departamentos de los 336 aprobados podrían ser eliminados del mapa, mientras tanto el Instituto Nacional de Antropología e Historia dice que la construcción daña las visuales de la zona de monumentos y Patrimonio.

“Los edificios de Capilla rompen con la visión del San Miguel colonial y horizontal; con edificios que ni son coloniales, ni horizontales y hasta de seis pisos en algunos casos,” dijo el alcalde Ricardo Villarreal sobre el tema.

Pero “aún falta la construcción de las jardineras y eso mitigaría la forma en que se ven”, indicó Édgar Bautista, exdirector de Desarrollo Urbano, quien además en entrevista previa para Atención aseguró que la construcción no impacta y que no sobrepasa las alturas establecidas en el reglamento.

Por su parte la exalcaldesa Luz María Núñez Flores cargó la responsabilidad, que calificó de “mayúscula”, al ayuntamiento encabezado por Mauricio Trejo diciendo, para este medio, que: “los permisos de venta para Capilla de Piedra se debieron entregar hasta que ya se hubieran materializado los proyectos de construcción y urbanización”, a lo que el exalcalde Mauricio Trejo contestó: “No evado nada, en mi adminisatración hubo ratificación del uso de suelo y lo dio el ayuntamiento, pues éste ya venía aprobado”.

Núñez Flores indicó que durante la administración encabezada por ella, Eduardo Arias, entonces director de Desarrollo Urbano aprobó los cambios de traza para la forma de los edificios actuales y por eso “Eduardo Arias debe responder por la monstruosidad que se tiene actualmente”.

Todo comenzó cuando…

En 1995 se iniciaron los trámites para el cambio de uso de suelo de forestal a habitacional para Cañada de las Moras; fraccionamiento que más tarde cambió a Vista Montaña para finalmente quedar como Capilla de Piedra.

El alcalde Villarreal explicó en una rueda de prensa, la semana pasada, que el proyecto inicialmente era “horizontal” y fue autorizado el 12 de septiembre de 2006—el presidente interino era entonces Juan Antonio Jaramillo, quien cubría a Luis Alberto Villarreal quien se fue a hacer campaña para ser senador por Guanajuato (y ganó).

El 14 de mayo de 2009, indica un documento que llegó a Atención, se ratificó en sesión ordinaria, 68 y por 10 votos, el uso de suelo para Vista Montaña, en régimen de condominio. El alcalde Villarreal dijo que el 29 de mayo de 2009 (en el ayuntamiento dirigido por Jesús Correa) se aprobaron ocho manzanas y dos de esas serían plurifamiliares (dos edificios), pero durante la administración de Luz María Núñez, el 18 de junio de 2010, el plan anterior se modificó y entonces se autorizó la construcción de 38 viviendas y 28 módulos (edificios verticales) para un total de 220 casas.

En 2010, el INAH “autorizó un plano para construir 38 edificios (aquí están los edificios que vemos desde el centro)” indicó Villarreal y agregó mostrando un plano: “está el sello, y aquí está el documento del plano y dice—no se tiene inconveniente con el proceso de relotificación de 2010, querían con el documento que nos enviaron que aclaráramos, pero aquí está su firma”. En 2012 el sistema de agua potable dijo que los desarrolladores ya habían cumplido con la infraestructura y entregó las factibilidades necesarias. Finalmente el 9 de octubre la administración encabezada por Mauricio Trejo aprobó la construcción de 88 viviendas más, así el fraccionamiento quedó en 336 unidades.

Luz María Núñez se defendió

En 2012, durante la administración de Luz María Núñez Flores se autorizó un cambio de traza, así lo indicó Édgar Bautista, en el que dijo que las edificaciones se cambiaron de horizontales a verticales.

Para Atención, Núñez compartió que cuando ella fue presidente del 9 de octubre de 2009-9 de octubre de 2012, recibió una administración con 84 fraccionamientos en proceso. “Cuando vi la magnitud creamos la dirección de fraccionamientos para ver los status y la factibilidad. Capilla de Piedra se llamaba Vista Montaña y el cambio de uso de suelo de forestal a habitacional lo entregó Juan Antonio Jaramillo. Cuando el promotor del fraccionamiento (Iginio Maycotte) fue a decirme que quería desarrollar esa parte, le dije que él pretendía destruir la zona, eso era un vergel, una zona de preservación forestal. Le dije—mientras  yo sea presidente, de mí no vas a obtener nada, olvídalo porque es zona de preservación”.

Refiriendo una reunión que el alcalde Villarreal sostuvo con miembros de la sociedad civil, a la que ella atendió dijo “hoy el alcalde mencionó la fecha de junio de 2010, donde dice que en mi administración se dio un cambio de traza. El cambio lo autorizó el entonces director Eduardo Arias; Vista Montaña era horizontal, tipo Paraíso, era de baja densidad. La traza ya no era con casas dispersas sino condominios y eran 28 pero nunca nos enteramos”. ¿Es que el director de Desarrollo Urbano tiene tanto poder dentro de la administración? Cuestionó Atención a la expresidente y ésta contestó: “un director puede autorizar un cambio de traza y el ayuntamiento ni siquiera se entera. Me da coraje porque son decisiones que toman los funcionarios incapaces y destruyen San Miguel”.

Refiriéndose a la administración de Trejo indicó que en ese trienio los motivos fueron otros tipos de incentivos—no aclaró cuáles—porque aseguró que el permiso de venta lo autorizaron en ese trienio y eso “es lo último que se da”, hasta que la infraestructura y la construcción se ha concluido, “eso es una responsabilidad mayúscula de ese ayuntamiento”. Finalmente, Núñez propone que para estos errores que dañan a San Miguel para siempre, por funcionarios que “llegan, hacen sus fechorías y se van como sin nada” se haga una acusación legal. La expresidente también dijo que Eduardo Arias debía responder.

Finalmente indicó que los sanmiguelenses no hicieron nada para detener la obra porque “el pueblo estaba amenazado por un presidente—refiriéndose a Mauricio Trejo—si un ciudadano abría la boca le llegaban amenazas. La forma de presionar a la ciudad por el gobierno, era—te callas”.

Eduardo Arias “respondió”

El exdirector de Desarrollo Urbano Arias indicó para Atención que su paso por la administración de Núñez fue “muy cansado”. Anotó que ella abrió una oficina de fraccionamientos dirigida por el arquitecto Emilio Lara Ruiz y Patricio Rodríguez (QEPD) arquitecto urbanista y coordinador de fraccionamientos. “Además te informo que mi exsubdirector, Alejandro Guerra, desarrolló el manual de procedimientos internos en donde todos los documentos que firmaba tenían que ser rubricados por el coordinador y el subdirector”. Remarcó que él dependía de la estructura interna. Entregó el organigrama de esa administración en donde aseguró que Lara Ruiz y él estaban en el mismo nivel y dijo: “a quien deberías cuestionar es al arquitecto Emilio Lara Ruiz, quien revisaba todos los fraccionamientos y siempre informaba a la señora Lucy Núñez, y como ellos lo decían—ya viene planchado. Este departamento no tenía figura jurídica, entonces yo tenía que firmar lo que venía de ellos, confiando en que lo harían de forma correcta”, finalizó Arias.

Mauricio Trejo “ratificó”

El exalcalde Mauricio Trejo a quien la administración actual y Luz María Núñez cargan la responsabilidad respondió a las acusaciones. Primero indicó que él no se vio movido por otros incentivos “pues su economía es sólida”. Además aseguró que a él no se le ha olvidado que la administración de “la señora” (refiriéndose a Núñez) fue la peor de la historia, prueba de ello es que no se dio cuenta del cambio de traza que autorizó Eduardo Arias, además “la señora ignora que el proyecto viene desde 2006 y desde siempre ha cumplido con los requisitos”. Sobre el hecho que él hubiera amenazado a la gente, indicó que su administración fue la más abierta, incluso a los temas más polémicos “la ley mordaza, ella la aplica en su casa”, dijo.

Sobre la cancelación de los 88 departamentos, que promovería la administración de Villarreal indicó que el desarrollo fue autorizado desde 2006. Un fraccionamiento dijo “no lo autoriza un presidente, son procedimientos administrativos, no fue Luis Alberto Villarreal; Jaramillo; Correa o Luz María Núñez. Somos los responsables pero las aprobaciones son porque cumplen con requisitos administrativos”.

Recalcó, que la verticalidad se dio en la administración de Núñez, que su ayuntamiento recibió el proyecto y solo ratificó los usos de suelo porque el proyecto pasó por varias autoridades y todas entregaron los permisos. Sobre el hecho que menciona la exalcaldesa Núñez, de que paguen los responsables Trejo dijo que “no hay ilegalidades cometidas, ¿por qué ir contra ellos? son procedimientos que se han cumplido por 10 años. La ratificación que hizo el ayuntamiento o las autorizaciones que pudo haber hecho Édgar Bautista fueron consultadas con Nuria Sanz, la misma UNESCO indicó que no estaban en contra de la verticalidad que había modificado Eduardo Arias, se dijo en pláticas que UNESCO ofreció en San Miguel”.

“Me interesa el patrimonio, fui presidente de la Asociación Nacional de Ciudades Patrimonio dos veces y la UNESCO estuvo involucrada por primera vez, no fui presidente por casualidad. Todo se consultaba con UNESCO incluso la verticalidad aprobada de la que no hubo pronunciamiento en contra,” indicó Trejo.

El exalcalde finalizó diciendo que los exfuncionarios no deben rehuir de sus responsabilidades y que deben atender las cosas de origen. “Capilla de Piedra tiene origen en 2006 y allí debió haberse atacado el tema; que no autorizó ningún alcalde sino que fueron procedimientos administrativos que fueron cumpliendo los propietarios”.

El INAH no autorizó las construcciones

Sergio Tovar, delegado del INAH en Guanajuato desde agosto de 2013, en una entrevista indicó para Atención que desde 2014 y hasta la principios de 2015, esa dependencia se comenzó a dar cuenta de lo qué se planeaba realizar y por eso emitieron un oficio el 4 de febrero de 2015, para Édgar Bautista, dándole opiniones que la Junta de Monumentos del Centro INAH hizo para que la obra no afectara las visuales del Centro Histórico. Bautista respondió que tratarían de mitigar con plantación de árboles que cubrieran las fachadas “pero nada se ha puesto en marcha” indicó Tovar. Aunque el INAH no podía actuar por no tener competencia en el área pues está fuera de la zona denominada Monumentos así como fuera de la zona Patrimonio de la Humanidad, también se recomendó que no tuviera las alturas que ahora tiene (hasta de seis niveles). “La responsabilidad es del ayuntamiento. La anterior administración fue la responsable de autorizar los permisos a la constructora para el desarrollo de casas” indicó Tovar.

En diciembre de 2015 el INAH envió un documento a la administración local, alertándolos sobre la discordancia de los edificios y en enero de este año otra carta se envió para alertar sobre lo que se está construyendo “desconozco si ya dieron respuesta” dijo Tovar quien aclaró que no quería entrar en controversia con la administración de Villarreal, pero cuando el alcalde dijo que el INAH estuvo de acuerdo con la relotificación de Capilla de Piedra y mostró el plano con la firma de 2010, Tovar, mostrando el documento dijo que éste había sido firmado y sellado por Guillermina Gutiérrez, entonces delegada del INAH, pero aclaró que la firma era para que no se afectara la capilla virreinal que está dentro del fraccionamiento (mostró un oficio que así lo indicaba) pero reiteró que solo el área circundante de la capilla es de su competencia. “La capilla debe cuidarse, ellos presentaron el proyecto y por eso se expidió el oficio y se firmó el plano, pero no del conjunto habitacional”. Tovar agregó que el 11 de mayo de 2015 se expidió una autorización firmada por él para la restauración de la capilla. El delegado finalizó diciendo que esa dependencia pidió que se suspenda el crecimiento del fraccionamiento. “Sé que no es responsabilidad de esta administración pero tienen la ley de su lado ante las afectaciones que hay a la ciudad histórica.” finalizó.

Visita del Subdirector de Patrimonio

El 7 de abril de este año, Francisco Vidargas, subdirector de Patrimonio del INAH se reunió con el alcalde Villarreal y su gabinete para dar una plática sobre el cuidado de la ciudad patrimonio. En una reunión con la prensa indicó que ahora en San Miguel, porque hay voluntad de la administración, se trabajará en un plan de manejo para cuidar el patrimonio. Indicó que en el mundo hay 1,031 sitios Patrimonio de la Humanidad y que sólo a uno—Dresde—se le ha retirado la declaratoria y aseguró que el tema de retirar el nombramiento a San Miguel por la Comisión de Patrimonio de la UNESCO “no ha sido tratado,” ni siquiera de colocarlo en alguna lista de riesgo.

El cuidado del patrimonio, aseguró Vidargas “depende de coyunturas políticas” y por eso “se debe aprender de los errores de quienes no les interesa el patrimonio sino lucrar”. Finalmente, indicó que con la administración y la sociedad se realizarán foros de trabajo en donde vendrán expertos en patrimonio a tratar el tema. Finalizó diciendo que las construcciones, tema de este artículo son “culpa de todo mundo, el gobierno no es el único responsable” y acuñó “fallamos todos”.

Los acuerdos

El miércoles 6 de abril de este año, Ricardo Villarreal sostuvo una reunión con la sociedad civil en la que indicó, se llegó a varios acuerdos. Más tarde ofreció una rueda de prensa en la que indicó que Capilla de Piedra es un desarrollo que a todas luces va en contra de la visión de San Miguel, del paisaje, de la imagen urbana ya que la ciudad en los últimos cinco siglos ha crecido de forma horizontal con edificios máximo de tres niveles y sentenció “los edificios de Capilla rompen con la visión del San Miguel colonial y horizontal, con edificios que ni son coloniales, ni verticales y hasta seis pisos en algunos casos. Lo que se informó a los ciudadanos fue—con documentos—cómo nació y se autorizó el desarrollo”. Dijo que no se puede ocultar lo que sucedió pero buscarán soluciones.

Se realizarán mesas de trabajo en las que:

·Se modificarán los reglamentos para evitar que vuelva a pasar en el futuro. La laguna legal para que se no se aprovechen las pendientes para construir edificios de más de 8.5 metros a partir de la base de la calle.

·Se buscará la revocación del acuerdo de 9 de octubre de 2015 para 88 departamentos más y para ello se iniciará un juicio de lesividad.

·Se hará un análisis de los permisos.

·En las reuniones participarán arquitectos, urbanistas y paisajistas que ayuden a mitigar los daños causados a la visión de San Miguel de Allende para que se mejore la imagen urbana. Se incluirá a funcionarios de la Dirección General de Patrimonio de la Humanidad del INAH para que apoyen y derivado de ello no haya consecuencias y no se pierda el nombramiento como Ciudad Patrimonio por el daño que los edificios causan a la ciudad.

·Se revisará el impacto ambiental y vehicular.

Villarreal también dijo que se han reunido con los desarrolladores y ellos están en la mejor disposición de modificar las fachadas. Por ahora, esta administración tratará de arreglar lo que se hizo mal y no otorgar ningún permiso más a Capilla de Piedra. Aseguró que una demolición como lo dictaminó el INAH para Casa Colorada en Guanajuato, era imposible porque en Casa Colorada no había permisos y en Capilla de Piedra hay todas las autorizaciones. “Nadie revoca lo que autoriza. Los ciudadanos pudieron presentar un procedimiento con su interés legítimo y no lo hicieron. No tenemos la viabilidad jurídica para derruir,” finalizó el alcalde.

Los dueños no dan entrevistas

Atención solicitó a uno de los dueños una entrevista, sin embargo, éste dijo “agradezco su interés por platicar conmigo del tema, aunque honestamente no tengo nada que declarar sobre ello”.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove