Planes para Los Picachos

Cerro Picachos

David Guzmán

Lomas de San Miguel

Pescadores en la presa Allende

Venado cola blanca

Por Jesús Aguado

“¿Cuánto vale el cerrito? Organícense y hasta la presa les compro”, son palabras que han escuchado los ejidatarios de Don Diego; ejido que junto con Cabras comparten el cerro de Los Picachos en la parte más baja. En Cabras 200 hectáreas de tierra ahora están en pugna, pues mientras la mayoría quiere vender, la minoría dice que no. Por otro lado, en la parte alta de la ciudad, se proyecta Lomas de San Miguel, una ciudadela dentro de la gran ciudad.

Los proyectos para desarrollar el área de Los Picachos son varios, entre ellos también se incluye la construcción de una vía que conecte la carretera a Querétaro, con la carretera a Celaya. Por otro lado, algunos ambientalistas y activistas sociales han estado trabajando desde 1992 para que el área de Picachos se declare por el gobierno estatal como Área Natural Protegida. Éste último proyecto, que se encuentra dentenido, si bien no evitará la destrucción de la zona, sí regularía los desarrollos y usos de la tierra, y aunque desde agosto del año pasado se han enviado cartas al Instituto de Ecología del Estado por varias organizaciones y ciudadanos, así como al gobernador Miguel Márquez Márquez, no ha habido respuesta sobre un decreto que ahora corresponde al ejecutivo del estado emitir.

Lomas de San Miguel, la pequeña ciudad

Fueron varios los comentarios que se vertieron sobre la “destrucción de los picachos” que generaría este fraccionamiento en la parte alta de la ciudad, incluso se invitó a través de redes sociales para que la gente firmara documentos electrónicos para detener el proyecto. Las autoridades locales indicaron en varias ocasiones que en esa administración pública no existían permisos para tal desarrollo, que nadie se había acercado. “Si existen permisos, que los traigan, porque aquí no tenemos nada” indicó para este medio Abelardo Quero, director de Desarrollo Urbano.

Lo que sí es cierto, es que el plan para desarrollar el área existe. Atención contactó a la firma (A.flo Arquitectos) que según en redes sociales, se encontraba realizando los trámites para el desarrollo. Finalmente, después de varias llamadas y correos electrónicos, el arquitecto Andrés Flores, quien dijo enviaría un comunicado para este medio, solamente envió un documento: “nuestra forma de presentar el proyecto”.  Lomas de San Miguel “es el resultado del trabajo de diferentes expertos que proponen soluciones para el crecimiento urbano, ordenado y en equilibrio con la esencia de San Miguel de Allende”. El desarrollo sería un espacio “abierto para todos”.

“Nos imaginamos una pequeña ciudad que todos puedan disfrutar sin importar su situación económica, edad, religión o procedencia” indica el documento, y es que el proyecto Lomas de San Miguel se compone por: espacios naturales “un sistema de parques, corredores ecológicos y procesos de captación y tratamiento de aguas”. Espacios culturales y educativos para los que se pretende “atraer a diferentes instituciones educativas, de todos los niveles y de clase mundial, tanto públicas como privadas.” Incrementar la calidad y la oferta de los servicios de salud en la región, es uno de los pilares del proyecto” indican los documentos.

En materia de sustentabilidad, se plantea una amplia zona destinada a huertos urbanos para la producción alimentaria orgánica. En deporte se incluyen varios espacios deportivos abiertos a la ciudad. También se plantea un espacio para actividades relacionadas con la espiritualidad. En materia de infraestructura y movilidad; habrá amplias vialidades para vehículos y peatones. Además se incluye “una red de transporte público interno y autoadministrativo que complemente el existente en la ciudad”.

Áreas turísticas y comerciales incluyentes: este proyecto ofrece nuevos espacios ecológicos y de aventura “que atraen a turistas de todo tipo. Nuevas experiencias en espacios bien planeados”. Finalmente, el documento propone vivienda sustentable “viviendas que realmente se utilicen de manera continua y no solamente durante el fin de semana Viviendas que sean opción para que los habitantes de centros urbanos más grandes (ej. Querétaro, Celaya, Guanajuato) conviertan a San Miguel de Allende en su residencia permanente, en donde se desarrollen sus familias y ello detone un circulo virtuoso social”.

El documento finaliza “creemos que este proyecto puede ser una realidad para San Miguel de Allende si nuestro grupo de expertos logra coordinar esfuerzos tanto con las autoridades, los propietarios de la tierra y sobre todo con la comunidad de la ciudad”.

En correo electrónico, y a pregunta expresa de Atención, la firma explicó “nuestros expertos aún no han hecho ningún trámite, porque no han terminado de coordinarse con las personas correspondientes, ya sean autoridades, propietarios o la misma comunidad”.

Loma de Cabras

En el otro extremo de la ciudad, en Loma de Cabras—Juan Xidó, como también se conoce a la comunidad—los ejidatarios se encuentran resolviendo controversias, y es que esta es la segunda vez que la mayoría de los ejidatarios quiere vender el cerro (200 hectáreas, parte de los Picachos) espacio en el que hay pinturas rupestres, además de flora y fauna en peligro de extinción.

El ejido está compuesto por 32 ejidatarios y más de la mitad está a favor de que se venda la tierra (propiedad común). En ese espacio, de acuerdo con Adela Monzón, quien representa a su padre ejidatario, hay pinturas rupestres que han sido destruidas, además de fauna y flora que sería eliminada.

El jueves 17 de marzo, los ejidatarios tuvieron una reunión para definir o no la venta, sin embargo, basta con que uno esté en desacuerdo para que no se realice, y ese entre otros, es el padre de Monzón. La reunión se postergó hasta nuevo aviso.

“Aquí nacimos, aquí crecimos y ahora que está bonito, todos quieren vender. Es muy triste que quieran venir a destruir este entorno: tenemos microsistemas, no podemos jugar con eso. El agua se está agotando” indicó Monzón. Su padre, dijo para Atención que en la parte que se pretende vender hay más pinturas rupestres en piedras “una figura parece un mapa y las otras imágenes son animalitos” pero que solo sus hijos saben en dónde están.

Adela Monzón también comentó que hasta el momento desconoce quién quiere comprar la tierra o el precio que se ofrece por ella; sin embargo culpó a ejidatarios como Policarpo Cázares, Florencio Cázares y Alejandro Elías—quienes no han querido brindar entrevistas—de estar convenciendo a los propietarios comunes para que vendan.

No es un conflicto nuevo

El problema en la comunidad de Cabras ya tiene ocho años. En 2008 explotó el caso cuando la misma Adela Monzón denunció que los ejidatarios querían vender 1200 hectáreas sobre las que se construiría un hotel de cinco estrellas y un campo de golf por la empresa Cordell Funding Mexicana.

Por la época, incluso el propio alcalde visitó a los pobladores para presentarles una propuesta de vender sus terrenos por 20 pesos el metro cuadrado; el hecho nunca se concretó. Ahora el conflicto de la tierra está latente, aunque a decir de Monzón, ningún ciudadano puede hacer nada, más que los ejidatarios. Agregó que visitarán las instancias correspondientes y está segura que ganarán en los tribunales porque la ecología es primordial.

Pero así es como los grandes desarrolladores llegan a los ejidos, a querer comprar a precio “barato la tierra” así lo indicó Trinidad Zamora, ejidataria de Don Diego, un espacio en donde ha llegado gente a pedirles que se pongan de acuerdo para que vendan el cerro, en donde hasta la presa, les han querido comprar.

La carretera de Picachos

En abril de 2015, cuando Ricardo Villarreal era candidato a la presidencia municipal indicó que San Miguel de Allende necesitaba vialidades, y por eso, además de que ya existían proyectos ejecutivos validados, trabajaría para que se construyera un libramiento que conectara la Carretera Querétaro con la carretera a Celaya.

En entrevista, ya como alcalde electo, se le cuestionó si el nombramiento de Picachos como Área Natural Protegida cancelaría el proyecto, y éste contestó “no impacta porque dentro del decreto se establece la necesidad del libramiento y ya hay un trato propuesto”. Aunque no declaró una postura a favor o en contra entonces, sí indicó que “el decreto indica el manejo del área y las restricciones de cómo sí y cómo no se puede construir en esas cerca de 50 mil hectáreas. Lo que se decrete lo vamos a respetar porque tiene una importancia trascendental para las futuras generaciones de San Miguel, para bien o para mal”.

Ante un grupo de empresarios en San Miguel, en 2015, el Instituto de Ecología del Estado presentó los resultados del estudio que se realizó con el objetivo de nombrar esas zonas como Área Natural Protegida por el Estado. David Guzmán, representante del Instituto, informó que entre julio y agosto de ese año, el proyecto sería puesto a disposición del público en general “para consulta pública”; ello con el objetivo de que los ciudadanos pudieran dar sus puntos a favor o en contra, así como las propuestas para preservar el área. Después de la consulta pública, el Instituto de Ecología enviaría un documento al ejecutivo del estado (gobernador Miguel Márquez Márquez) para que emitiera un decreto para proteger el área. Durante la consulta pública, las opiniones a favor, fueron más que aquellas en contra.

Guzmán también informó que una vez que el área se declare protegida, en el espacio ya no podría haber ladrilleras como las que actualmente operan la zona. También informó que la declaratoria podría dañar el proyecto de carretera que se plantea para conectar la carretera a Querétaro con la carretera a Celaya, aunque aseguró que se privilegiaría el interés general. Además, inmediatamente después de que el área tenga la denominación, todos los reglamentos municipales que apliquen a la zona, quedarían sin valor y se respetaría sólo regulación estatal.

¿Qué hay en Los Picachos? El proceso y los hallazgos

Desde el 22 de mayo de 1990 existen registros de que Cante A.C envió documentos a diferentes instancias de gobierno para lograr la preservación de Picachos; sin embargo fue hace casi tres años cuando el entonces diputado del Partido Verde Ecologista Jorge Arenas, visitó la Presa Allende y propuso a empresarios de la ciudad rescatarla para formar un parque turístico. Ello, debido a que en León ya se había rescatado la presa del actual Parque Metropolitano (337 hectáreas, el 85 por ciento ocupado por la presa del Palote) en donde se realizan todo tipo de actividades turísticas; hay restaurantes, palapas, paseos en lancha, vista de aves y se realiza en esa Área Natural Protegida el Festival Internacional del Globo que actualmente derrama más de 500 millones de pesos. Ese tipo de desarrollo querían los empresarios para San Miguel de Allende, en el vaso de la presa.

Mario Hernández, quien ha estado involucrado para la declaración de Picachos, indicó que él y otros ambientalistas, ciudadanos y organizaciones habían promovido el nombramiento de Picachos y Támbula como ANP desde 1992, pero indicó que después de que se propuso realizar el estudio de la presa Allende para conocer la viabilidad, no contaba con los elementos necesarios para ser nombrada ANP y por eso se decidió incluirla con Támbula-Picachos para nombrar un corredor biológico. Las presentaciones de los resultados del estudio comenzaron desde abril de 2015.

En los estudios se encontraron 219 especies de flora divididas en cuatro vegetales: encino, matorrales, selva baja y pastizales. Respecto a la fauna se detectaron: anfibios, reptiles, aves y mamíferos entre ellos; puma, murciélago, venado cola blanca, zorra gris y gato montés. De ser declarada el área como ANP las especies estarían protegidas contra todo tipo de perturbación—en más de 50 mil hectáreas, que equivale a un tercio del territorio municipal.

Si el área consigue la denominación, inmediatamente quedarían prohibido: los cambios de uso sin autorización del gobierno estatal; el establecimiento de nuevos asentamientos humanos o centros de población. Salvo regulación o autorización del estado se podría instalar un parque para actividades industriales y quedaría prohibida la extracción de la vida silvestre así como de materiales pétreos sin autorización, además de la pesca con métodos no adecuados. En los estudios se ha encontrado que hay falta de regulación del suelo y los asentamientos humanos así como la falta de regulación en el sector turístico para la zona; “violación de la ley”, indica el documento. También se ha encontrado la extracción de materiales pétreos sin regulación alguna, la planeación urbana que no es efectiva así como la contaminación del agua y la tala clandestina de árboles. Además de que se realizan actividades turísticas sólo con beneficio para empresarios y la construcción de fraccionamientos sin beneficio para las comunidades cercanas; entre otras problemáticas.  Por otro lado estarían permitidas las actividades de investigación ambiental o turismo sustentable; actividades recreativas y turísticas normadas por el Instituto de Ecología; y el uso de las aguas conforme a lo establecido por la Comisión Nacional del Agua.

Venados cola blanca, mapaches, linces e incluso pumas podrían estar protegidos por el estado si se logra la declaratoria de los Picachos y la Presa Allende como Área Natural Protegida.

Mario Hernández, indicó que Instituto de Ecología del Estado, con la consulta ciudadana concluyó los trabajos para la zona, y que ahora corresponde al gobernador emitir el decreto para declarar la zona como Área Natural Protegida, pero hasta ahora, no ha habido respuesta.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove