¡Viva Cristo Rey! Domingo de Palmas

Por Jesús Aguado

Con júbilo, música y repicar de campanas, es recordada la entrada de Jesús el Nazareno a Jerusalén.

El Domingo de Ramos en San Miguel es revivido con dos procesiones, en ellas desde luego, la imagen principal es la del Mesías, del que ya se había anunciado la muerte—de hecho es por eso que el Viernes de Dolores, se colocan los altares a la Virgen Dolorosa.

Esta procesión no es tan antigua como se cree, pues este será el año 22 que se realiza. Desde las 9:30pm los participantes del evento viviente comienzan a reunirse en la parte alta de la calle de San Francisco. A las 9:45 aproximadamente, el contingente sale con destino a la iglesia de San Francisco.

La procesión es encabezada por tres acólitos que van aromatizando el viento y preparando el camino para el Cristo viviente—Carlos Ruiz—que monta, como sucedió en Jerusalén, un borriquillo blanco. El mesías es sucedido por 12 hombres que encarnan a los apóstoles. El contingente es seguido por el público general que alaba con palmas intrincadas al Cristo que pasa. La procesión llega a la iglesia de San Francisco, justo en la puerta Ruiz desciende del burrillo. Desde la puerta la escultura de un Jesucristo montando un burro entra en andas a la iglesia, lo posan en el centro y una misa es celebrada.

Mientras tanto, en el Parque Juárez, los grupos católicos de la Parroquia de San Miguel Arcángel ya están reunidos; de allí realizan una procesión que recorre la calle de Sollano hasta llegar a la parroquia. La imagen central es una escultura de Jesús Nazareno montado en un burro y adornado con unas palmas. La procesión lleva el siguiente orden: encabeza la cruz alta; continúa con el grupo de sacerdotes. Aparece una banda de guerra. Un primer grupo de asociaciones católicas con música, palmas y flores continúa la procesión y son seguidas por un grupo de religiosas que van delante del Señor del Triunfo. Continúan los apóstoles, y finaliza con otros grupos de personas.

La calle es adornada con palmas y flores coloridas de papel. En algunos espacios la manzanilla aromatiza las alas del viento. También, de algunas casas cuelgan pendones rojos y morados.

Al llegar el Señor del Triunfo a la parroquia, comienza a sonar la canción Que viva mi cristo. Parte de la letra indica “Que viva mi Cristo, que viva mi rey; que impere do quiera triunfante su ley. Viva Cristo Rey”. Cada que la letra dice Viva Cristo Rey, los asistentes—dentro de la iglesia—contestan con un Viva. El evento concluye con una misa.

Esta procesión de domingo, indicó Alicia Huerta, encargada de la organización, se realiza de esta manera desde 1996; previamente sólo daba la vuelta a la manzana.

En las calles, sobre todo fuera de las iglesias, algunos comerciantes ofrecen hojas de palmas con todo tipo de figuras.

Atención no es responsable por algún cambio en los horarios de las procesiones.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove