Amber, la alerta máxima

Por Jesús Aguado

“Si tuviéramos la certeza hacia dónde caminamos, de lo que nos rodea. Si supiéramos la importancia del tiempo y lo crucial que puede ser para algunos; tendríamos una actitud más positiva ante situaciones que demanden una extrema alerta”, indica un video de la Procuraduría de Justicia del Estado de Guanajuato, entidad que acorde al Foro de Desapariciones en México, ocupa el tercer lugar nacional en desapariciones de niños de 0-17 años; aun así la Procuraduría del Estado se negó a compartir información.

Foro Desapariciones en México

El 20 de enero de este año, se realizó el foro “Desapariciones en México, una mirada desde los derechos de los niños”. En ese evento—el video está completo en canaldelcongreso.gob.mx—Jesús Peña Palacios, representante adjunto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, indicó que de 2006 a 2014, según las bases de datos, en México había 23 mil desaparecidos y de esos, 6,725 eran niños y niñas de 0-17 años (30 por ciento del total). Y si no fuera suficiente, además de que la mitad son niñas y mujeres adolescentes; Guanajuato ocupa el tercer lugar en la lista.

El comisionado indicó que Tamaulipas ocupaba el primer lugar con 1,914 desapariciones (609 eran niñas y adolescentes); Estado de México 562 (396 niñas y adolescentes) y en la tercera posición de la escala, Guanajuato con 419 casos (263 niñas y adolescentes). Para Peña Palacios, “según los registros” indica, las autoridades policiales no hacen una búsqueda apropiada porque “consideran a los niños y niñas como responsabilidad de las familias. No se asume que es responsabilidad del estado, quien debe buscarlos”. Son las familias quienes en muchas de las ocasiones “mediante búsquedas” han encontrado a sus hijos.

Durante el foro, el alto comisionado también aseguró que existen registros sobre los prejuicios que las autoridades tienen para evitar la búsqueda de los menores; por ejemplo “si la adolescente tiene el cabello teñido la respuesta de las autoridades es—búsquela con el novio; búsquela en los hoteles cercanos a su casa.” También indicó que si algún miembro de la familia sustrajo al menor, las autoridades ya no investigan porque “es un pleito entre parejas. El problema es que consideran a los niños propiedad y por lo tanto, responsabilidad de la familia”.

Y es que “todos deberíamos sentirnos indignados” cuando alguien desaparece, se indicó en el foro, porque se trastoca la dignidad de las personas que son privadas de sus derechos y en ocasiones hasta de la vida. Para el alto comisionado, cuando se habla de desapariciones, se habla de una puerta que puede tener distintos caminos, y que no se abre hasta que se conoce qué sucedió. Indica que en el caso de desaparición de mujeres, adolescentes y niños “hay una relación directa con el crimen organizado; para ser usadas como esclavos sexuales. Otros menores son usados para el levantamiento de drogas” indicó Peña Palacios.

Los primeros momentos son cruciales

El comandante Raúl Mejía, de la Secretaría de Seguridad Pública en San Miguel, indicó que actualmente no existían en esa dependencia reportes de personas desaparecidas aunque de octubre a enero de este año tuvieron 13 reportes de menores que más tarde fueron localizados sin necesidad de activar una Alerta Amber (America’s Missing: Broadcast Emergency Response). El comandante indicó que en los casos anteriores, los menores “se fueron con el novio, amigos o simplemente se fueron de la casa”, pero que más tarde fueron contactados con los familiares.

Anteriormente, las autoridades debían esperar hasta 24 ó 72 horas para declarar a una persona como desaparecida; sin embargo, Mejía indicó que en San Miguel las autoridades están conscientes de que los primeros momentos son cruciales, sobre todo cuando se trata de menores, por eso no hay un término de 24 horas para comenzar con la búsqueda. Explicó que cuando se trata de un menor se hacen las recomendaciones a la familia para que visite los lugares que son visitados regularmente por los menores; que llamen a los familiares y siempre hay oficiales pendientes de la búsqueda del menor.

Para que la alerta máxima se active dijo, los familiares deben contar con toda la información que presuma que el menor fue robado o secuestrado”, si eso se prueba entonces se activa la Alerta Amber y toda la información sobre el menor se envía al C5 (Centro de coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo) de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública. Ello, para que a su vez la Secretaría pueda notificar a los medios de comunicación sobre la desaparición del menor y el público general para tener más ojos y oídos que aumenten la probabilidad de localizar al menor perdido.

La página de la Procuraduría General de Justicia de Guanajuato indica que “no todos los casos de desaparición de menores ameritan activar la alerta” pues la víctima debe ser menor a 18 años, además debe haber creencia razonable, real y objetivo de que el menor está en peligro de muerte “como en los casos de sustracción, secuestro, desaparición”. También debe existir información “suficiente sobre la niña, niño o adolescente, así como los datos de las circunstancias del hecho que puedan ayudar en la búsqueda”.

En la lista

La activación más reciente en San Miguel, fue registrada el 2 de febrero, por la desaparición de Luisa Fernanda Tovar Arana, una joven de 16 años. Se consideraba que la menor estaba en peligro inminente después de haber desaparecido sin dinero en efectivo ni documentos de identificación. La alerta estaba desactivada ya el 3 de febrero. La Procuraduría no informó cómo ni dónde apareció.

El 16 de agosto de 2015 la alerta fue activada para localizar a José Antonio Arias Gómez de 9 años. La información que brinda la ficha técnica ofrecida por las autoridades es que el menor “fue sustraído” por su madre, quien había perdido la custodia del niño “por maltrato físico y psicológico”. Continúa la ficha “derivado de lo anterior, el menor se encuentra en riesgo y se teme por su integridad física”. Este mes se desactivó la alerta.

En agosto de 2013 una adolescente de 14 años desapareció de la comunidad de los Ricos de Abajo. Aunque la alerta no se activó, cuando las autoridades locales recibieron la información, realizaron un operativo que llevó a encontrar a la menor en Celaya. Entonces la madre indicó que su hija había huido por culpa de los jóvenes de la comunidad que la discriminaban “por ser humilde”. La niña fue localizada días después en el municipio de Celaya “con una persona que le prometió trabajo como empleada doméstica”, sin embargo al conocer el operativo de búsqueda, la persona “la dejó regresar a casa”.

¿Qué es Amber?

Es un concepto de “alerta inmediata” que se realiza por medio de una red estatal y nacional que rápidamente enlaza a: autoridades, organizaciones de la sociedad civil, ciudadanos y medios de comunicación para la localización de menores desaparecidos.

La alerta fue creada en Texas en 1996 en memoria de Amber Hagerman—una niña de nueve años, robada mientras paseaba en bicicleta en Arlington, Texas. Su cuerpo fue encontrado cuatro días después.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove