La comunidad que tiene sed

Por Jesús Aguado

La falta de agua la comunidad de El Pedregudo es un problema serio, indicó la delegada Ángeles Pacheco. “Queremos que nos escuchen y que se les mueva la conciencia de que somos seres humanos y vivimos en un lugar donde—no hay nada. Que tengan consideración aunque sea por nuestros niños”.

En 2014, la administración local benefició a los habitantes de ésta y otras comunidades con celdas solares. Ya tenían electricidad. Aunque el agua seguía siendo un problema cuando Atención visitó la comunidad en enero de 2015. Priscila, una estudiante de 9 años, entonces, comentó a Atención que estaba muy feliz porque ya podía bailar, cantar y ver telenovelas. Más tarde, en la comunidad se colocó un tanque comunitario en el que la administración les proveía de agua potable para consumo. Sin embargo, las veces que se les ha llevado agua, no se entrega más que tres mil litros.

La delegada Ángeles Pacheco mostró cómo tienen que ir a acarrear agua hasta un estanque que está a unos 20 minutos de distancia de la comunidad—que se encuentra en la parte más alta de Jalpa, “en la frontera con Querétaro”. Aquí, indicó la delegada “el agua está verde, tiene gusanos, los animales de aquí toman y también nosotros y nuestros niños, porque no nos ha traído la suficiente esta administración.

Pacheco también indicó que varias veces ha ido a la presidencia municipal, a la Dirección de Servicios Públicos, para que se les apoye con el agua pero “la secretaria me dijo que el camino está muy feo, y que si la pipa se descompone–¿la va a pagar usted?—la verdad es que nosotros no podemos, somos pobres”. Dijo.

Cuando le pedí que describiera la comunidad, coincidió con lo que Atención vio en 2015 y en esta reciente visita de 2016. “Es una comunidad muy lejana de todas las cosas; de las tiendas, se llega a Jalpa y luego se va hacia la sierra pero no es fácil llegar en carro porque el camino tiene espacios que son complicados. Estamos en el cerro. La comunidad está compuesta por cinco familias (nueve niños). Tenemos escases de agua, y no tenemos ni tienda”. Los hombres de la comunidad no están con sus esposas, pues se van a trabajar a: México, Querétaro o Celaya y no regresan hasta cada tres semanas o en ocasiones hasta un mes “porque prefieren ahorrar dinero y traérnoslo, antes que gastarlo en pasajes” dijo Pacheco.

De acuerdo con la habitante de la comunidad, la falta de agua no es porque el camino esté en malas condiciones, sino por “falta de voluntad” ya que indicó, la presidencia municipal igual entrega agua en El Pinalillo, una comunidad “cercana” y de allí es más fácil llegar al Pedregudo. “Entrando por Jalpa probablemente no se puede pero sí de Pinalillo”. En la pequeña escuela, señaló otro tinaco que ha estado seco por meses.

Director se compromete

En una entrevista con el director de Servicios Públicos, Alfonso Sauto, indicó que actualmente se cuenta con 10 pipas que proveen de agua potable a 70 comunidades. Indicó que a esos vehículos se les han puesto llantas nuevas y que le pidió a los conductores que cuiden las unidades. El director reconoció que no conoce el camino (Atención constató que no es tan malo, pues en una Jeep Liberty pudo llegar) pero que los empleados le han dicho que está en malas condiciones. Aseguró que durante la semana, visitaría la comunidad “personalmente” junto con el director de Obras Públicas para ver de qué manera el camino podía mejorarse y además se comprometió a que el agua llegaría de una u otra manera. Además, se comprometió a entregar un reporte a Atención sobre la decisión final con respecto al camino y al agua.

La señora Pacheco y Gloria Moreno—otra habitante—indicaron que si se trata de arreglar el camino, solo necesitan la mano de obra, pues en la comunidad hay piedra e incluso tepetate para mejorar la carretera que lleva al lugar.

La olla de Pinalillo

La señora Gloria Moreno, indicó que actualmente está trabajando con otras mujeres de la comunidad, construyendo terrazas en el arroyo para evitar la erosión. Esa, indicó, fue una condición que el gobierno les puso para darles agua de una “olla de captación de agua de lluvia” que actualmente se construye en El Pinalillo; de hecho, se construyó en Pedregudo una cisterna a la que, por medio de tubería, llegará agua de la “olla” en construcción. “Es la condición que nos pusieron, estamos trabajando muy fuerte y esperemos que tengamos agua pronto pero seguramente será en un año, ¿y si no llueve?” se preguntó Moreno.

Osvaldo García, director de Desarrollo Social indicó para Atención que la obra es la está desarrollando la administración junto a la Comisión Nacional de Zonas Áridas. La inversión es de 4 millones 259 mil pesos y que estará lista a mediados de año.

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove