Ya llegó la navidad

Por Jesús Aguado

“Por tus detalles de alegría, y porque eres paz, queremos hoy llamarte así, siempre amiga navidad”, dice la letra de una canción: “porque al mirarte nos sonríen los ojos y la piel”, continúa. Y es que navidad es la época en la que se demuestra el amor, afecto, solidaridad y compasión; y con la vibración del nacimiento se intercambian regalos, abrazos, atole, tamales, ponche, aguinaldos y más porque es la época de celebración. Navidad es simplemente el “tiempo de amar” el nacimiento del Mesías es “el tiempo de ver que nuestro sol vino a dar calor a todo el mundo”.

En México hay más de 120 millones de personas, y de acuerdo con información del INEGI—Instituto Nacional de Geografía y Estadística—ocho de cada 10 son católicos. En Guanajuato, el 96 por ciento de la población es católica. Por eso no es extraño que el 12 de diciembre sea un día de asueto, que aunque no existe en decretos federales, al menos en todas las instituciones públicas y algunas privadas, ese día no se labora. Tampoco es extraño que en las escuelas públicas sean celebradas las posadas y que incluso se hagan misterios vivientes disfrazando a los alumnos de San José y María, haciendo alusión al peregrinar que los santos tuvieron que hacer en su camino a Belén cuando se ordenó el censo.

La celebración no es extraña para nadie, ni siquiera para las autoridades federales, estatales o locales que cuando toman protesta indican que respetarán la constitución política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ésta se desprendan. Y es que el artículo tercero de la constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos indica que  la educación en México debe ser “laica, gratuita y obligatoria”. Y es tan normal para la población que si se observa alrededor del jardín principal, hay un nacimiento en el kiosco, instalado por la tradicionalista Ángeles Almanza y su familia. En la terraza del Jardín, hay otro nacimiento (muy vistoso) colocado por la administración local, aunque el clero y el gobierno han estado “separados” desde 1857.

El primer nacimiento en México, y en San Miguel

La época decembrina en San Miguel está enmarcada por nacimientos, los más vistosos se encuentran en las iglesias. La fecha en que se colocó el primero es incierta, sin embargo se le atribuye a San Francisco de Asís y se cree que pudo ser hace más de 800 años. El fraile se encontraba en una misión cuando lo sorprendió la época de celebración del nacimiento en Greccio, una localidad Italiana en la provincia de Rieti. Alli, se ha dicho, el fraile invitó a los habitantes a que construyeran una pequeña casa de paja y un portal que dentro guardaba un pesebre; las personas muy felices también prestaron animales para que la revista fuera más realista. La primera representación fue viviente, más tarde comenzaron a elaborarse las figurillas que acompañarían al belén.

La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas dice que ya en el actual territorio mexicano, durante la época precolombina, del 9 al 26 de diciembre era celebrado el nacimiento de Huitzilopochtli (Dios del Sol). La CDI también indica que con la colonización evangelizadora, los franciscanos introdujeron la tradición de los nacimientos en la Nueva España en el siglo XVI. En el país, el primer nacimiento del que se tiene noticia fue instalado en el actual estado de México, en el templo de San Agustín de Acolman.

En el kiosco del Jardín Principal se comenzó a colocar un nacimiento desde 1939, una idea de Eulalio Nava. Ángeles Almanza, tradicionalista, indicó para Atención que Nava, fue alcalde de la ciudad ese año, y de hecho fue también él quien revivió la tradición de las posadas públicas. Almanza comentó que las primeras imágenes de madera de media talla fueron hechas por el santero José Rodríguez—discípulo de Donato Almanza, abuelo de Ángeles Almanza— quien posteriormente las entregó a la iglesia de Santa Ana a mediados de 1970. Sin embargo, para no terminar la tradición, Rodríguez pidió el apoyo de don Genaro para construir nuevas imágenes. En 1978, Rodríguez falleció, y pidió a don Genaro continuara con la colocación. En 1984, al proyecto se adhirió el profesor Rubén Villasana, quien propuso se agregaran animales vivos, mismos que hasta la fecha se han conservado. En 2009, Genaro Almanza falleció, y desde entonces, la tradición es conservada por su hija Ángeles.

Este año ese nacimiento comenzará a colocarse el 21 de diciembre y se retirará el 7 de enero. El nacimiento incluye animales vivos, los cuales Almanza recomienda “no alimentar, o robárselos, porque hace mucho tiempo se robaron un borrego”.

El castillo de Herodes

Nacimientos se pueden encontrar por estas fechas por toda la ciudad, además se pueden comprar completos—peregrinos, animales y adornos—en los mercados navideños que durante todo el mes de diciembre se instalan en la zona de tianguis del Mercado Ignacio Ramírez, Mercado de San Juan de Dios y Mercado de Guadalupe. Los precios por un nacimiento completo oscilan entre los mil y tres mil pesos, dependiendo del tamaño y material de las estatuillas.

Entre los nacimientos más notables que se instalan en la ciudad está el del señor Anselmo Martínez en calle Insurgentes 103. El señor Anselmo comenta que su familia siempre ha instalado el nacimiento, anteriormente lo hacía en la calle de Órganos, pero desde hace cuatro años lo coloca en su actual ubicación. El Belén de Martínez presenta varios pasajes de la vida de Jesús. A lo largo de 30 años ha venido coleccionando las estatuillas de los pasajes.

Martínez comenta que su familia tenía una farmacia, y él comenzó a hacer “casitas” con las cajas de unicel de las ampolletas. “Recuerdo que la primera vez hice una iglesia, y en esa ocasión la adornamos con chupones de biberón e incluso mi hija trajo sus bolitas para el cabello para decorar la estructura”. Con el paso del tiempo comenzó a construir más elementos arquitectónicos que lo han llevado no únicamente a construir una villa completa, sino a vender las creaciones. En la villa del señor Martínez, se puede observar por las pequeñas ventanas y ver personas—con vestimentas de la época—haciendo pan, arreglando zapatos, cocinando e incluso el taller de carpintería de San José, en el que éste trabaja ayudado por su hijo Jesús. La adición este año es “El castillo de Herodes” en el que se puede ver al rey a punto de asesinar a un niño. Este nacimiento está abierto al público y pude visitarse todos los días de la semana, hasta el 7 de enero

El nacimiento es festejado de forma distinta en cada familia; algunas prefieren sólo organizar una cena otras al final arrullan al niño Dios—si pusieron nacimiento. En comunidades como La Talega, que se caracteriza por tener una población migrante que cada año regresa a celebrar las fiestas de diciembre, se arrulla al niño en cada casa y en las principales hay música de mariachi y de otro tipo durante horas.

En otras como Cinco Señores, habitan unas quince familias. Alrededor de las 8pm del 24 de diciembre, se reúnen todos los habitantes en la capilla del lugar para rezar y al término se forman dos filas. La pareja frontal—al ritmo de “a la rorro niño”—comienza a arrullar al Niño Dios y después de unos segundos pasa a la siguiente pareja. Al terminar, el niño regresa a la pareja  principal. Posterior a esa ceremonia, el evento es replicado en la casa de cada una de las familias (y todas asisten) hasta el amanecer.

Significado de las figurillas del nacimiento

Si usted quiere colocar su nacimiento, debe contemplar los siguientes elementos.

Niño Dios: Es el amor que ha llegado al mundo para alojarse en el corazón de la humanidad.

José: Es la obediencia y fortaleza convertida en hombre.

María: Representa a la mujer comprensiva y bondadosa que es fiel y ama a Dios.

Ángel: Es la representación viva del amor, misericordia y bondad.

Portal: Humildad y sencillez.

Vaca: Es la encargada de mantener con su aliento cálido, la temperatura de la cuna del Niño Dios, y expone el ejemplo a la humanidad de tener en sus hogares un ambiente cálido y amoroso.

Burro: Fue el elegido para acompañar a José y María en su trayecto, por ser el animal más humilde de la creación.

Reyes Magos: Son los encargados de mostrar a Jesús, a través del oro, incienso y mirra, su naturaleza real y divina, así como su sufrimiento y muerte.

Pastores: Significan servicio, ayuda, alegría y amor de los humanos que cuidan su rebaño.

Ovejas: Representan la obediencia e inspiran confianza.

Estrella: Es la fuente inagotable y refrescante de luz, que da esperanza y despeja la oscuridad

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove