El caso Splash: aún confuso

Fernando García, director del SAPASMA

Por Jesús Aguado

El caso del balneario Splash y el fraccionamientoVeneros de San Miguel, es confuso. Por un lado; los desarrolladores de los proyectos pertenecientes a la Inmobiliaria RIACE Real Estate dicen que tienen todos los permisos para construir el parque acuático, y fraccionar Veneros. Por el otro, en la actual administración, el presidente municipal Ricardo Villarreal dijo en entrevista con los medios de comunicación, la semana pasada, que sí existen los permisos, pero que no están completos; además de que el secretario del Ayuntamiento Gonzalo González y el director de Desarrollo Urbano, Abelardo Quero concuerdan en que falta información para completar los expedientes.

Un festejo y posiciones en contra

El problema detonó cuando Splash Silao cumplió 20 años. Los propietarios celebraron con una rueda de prensa en la que anunciaron que en San Miguel, un nuevo Splash estaba en construcción. La Secretaría de Turismo estatal envió un comunicado de prensa en el que indicaba que sería el segundo espacio en el estado que “contará con un delfinario, un focario” además de espacios de última generación como: toboganes, piscinas, áreas infantiles; spa con siete espacios de temazcal, sauna, vapor, entre otros servicios. El comunicado explicaba que el lugar contaría con delfines “para interactuar con ellos, por diversión o para terapia”.

A partir de entonces, la nota se replicó y algunos activistas y ecologistas de San Miguel, firmando como Observatorio Ciudadano, publicaron una carta en change.org. La misiva digital estaba dirigida al ayuntamiento para que detuviera la apertura del parque, con o sin delfines. La carta nunca se entregó físicamente al ayuntamiento, indicó el secretario Gonzalo González.

Otros se preocuparon por la escasez de agua en la zona del parque y por el desperdicio que generaría el parque acuático.

Los dueños de Splash dicen: tenemos los permisos

Los permisos de traza y urbanización para Veneros de San Miguel, un fraccionamiento de interés social, que tendría hasta 1,200 lotes, en su primera fase, para albergar hasta 5.5 habitantes por lote fueron autorizados el 18 de febrero de 2015 (con ocho votos) durante la administración de Mauricio Trejo; que aprobó también el cambio de uso de suelo de FA—Fomento Agrícola—a H2 (Comercial, habitacional y equipamiento). Más tarde, el 21 de marzo se aprobó la construcción de Splash. Representantes de corporativo RIACE entregaron copias a Atención.

La administración actual dice: sí los hay, pero incompletos

Cuando Atención entrevistó al director de Desarrollo Urbano, Abelardo Quero, éste dijo que se había mandado llamar a los representantes de la empresa para revisar sus documentos, ya que la carpeta no estaba completa. La fecha límite para entregarlos era el jueves 19 de noviembre. El Secretario del Ayuntamiento Gonzalo González, indicó que esta administración no estaba en contra de la inversión, siempre y cuando fuera legal y es que reiteró lo que había dicho Quero, “el archivo estaba incompleto”, pero no precisó por qué.

Por otro lado el alcalde Ricardo Villarreal dijo en una entrevista: “sí hay permisos, algunas licencias de construcción, pero esta administración no ha otorgado ningún permiso. Se están analizando los expedientes”. Aseguró que los funcionarios de la administración 2009-2015 “se llevaron cajas completas de expedientes y eso complica el trabajo”.

Por su parte el director del SAPASMA, Fernando García dijo que la empresa no tiene factibilidad de agua y que entonces Splash no podría abrir. La factibilidad se le negó el 9 de octubre de este año.

Que siempre ya no habrá delfines

Carlos Koloffon de RIACE aseguró que nunca se pensó en tener delfines en San Miguel, porque el terreno es muy árido, lo que sí se pensó fue un acuario didáctico, que incluiría mantarrayas, tiburones y otras especies acuáticas en adición de las instalaciones.

Aseguró que el agua no está escasa en la zona y que no necesitan una factibilidad de agua pues, ellos tienen un pozo para auto abasto, autorizado por la CONAGUA.

Agregó que no habría contaminación pues no usan agentes químicos contaminantes y además el agua como está en movimiento se autopurifica; y cuando se cambie se enviará a plantas de tratamiento y más tarde a las áreas verdes.

El fraccionamiento Veneros tendría hasta 4100 lotes y podría albergar hasta 23 mil personas, pero aclaró que en su primera etapa sólo serán 1,100 lotes y según las condiciones se continuará o modificará el proyecto.

Los permisos con lo que contaba RIACE se entregaron a la administración el 18 de noviembre y está en espera de una respuesta por la administración.

De último momento

Finalmente, el 24 de noviembre, Abelardo Quero, Director de Desarrollo Urbano, dijo a Atención que han revisado que la documentación de Splash está completa. Quero aclaró que en el caso del fraccionamiento Cumbres de San Miguel, sólo cuentan con los permisos para la segunda fase de siete; este permiso fue otorgado por la administración pasada.

Por su parte, Gonzalo González, secretario del ayuntamiento, dijo que para el miércoles 25, el ya habrá hablado con Carlos Koloffon, representante de RIACE, quien nunca ha hablado con los miembros del ayuntamiento actual. Por otro lado, González aseguró que recibieron ya la carta de parte de Observatorio Ciudadano en contra del parque acuático.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove