Despertando del Sueño de la Muerte

Por Viridiana Gutiérrez

Como artista siempre me he sentido atraída a las cosas que otras personas miran de lejos, por supuesto me fasciné con las momias de Guanajuato cuando me mudé a México. Ellas parecían atrapadas entre la tierra y el cielo al que nunca se les permitió desintegrarse de nuevo en su composición esencial para poder unirse al orden natural de las cosas.

Art
Jod Lourie
“Despertando del Sueño de la Muerte”
Oct 29-Ene 31
Bellas Artes
Gratuita

Recientemente he estado leyendo que la investigación en astrobiología ha determinado que todos los elementos en la tierra, en nosotros mismos, en las plantas y en los océanos estaban formándose a través del tiempo por las reacciones nucleares dentro de las estrellas antes de los primeros instantes del Big Bang.

El hierro de nuestra sangre, el calcio de nuestros huesos y el oxígeno que respiramos son las cenizas de estrellas que vivieron y murieron hace mucho tiempo.

En este tiempo presente en la tierra, tendemos a pensar en el cosmos como algo muy lejano a nosotros y a nuestras vidas. Nos olvidamos de que sólo una fina capa de atmósfera es lo que nos separa del resto del universo. El hombre antiguo se sentía mucho más cercano al cosmos ya que su visión de la noche estaba libre de cualquier luz artificial, de la contaminación, etc.

 

Los astrobiólogos han detectado que el fósforo que es un componente esencial de nuestro ADN, presente en nuestros dientes y huesos, se crea en explosiones hipernovas que son aún más poderosas que las supernovas que marcan la muerte de estrellas masivas y crean los elementos de la vida.

En el espacio interestelar es también donde se unieron los átomos para crear moléculas necesarias para la vida. Hasta la mitad del agua en la tierra es más antigua que el propio sistema solar; antiguas moléculas de agua formadas por nubes de gas gigantes que crearon nuestro sol y los planetas terminaron en nuestros océanos y en nuestros cuerpos.

Usando la vasta red de antenas de radio en las altas mesetas de Chile, los astrobiólogos también han encontrado la presencia de estructuras de aminoácidos en las partes más lejanas de la galaxia que son la base de todas las proteínas.

Nuestra muerte es pues, una ruptura de nuestros elementos esenciales que regresan a la sopa del cosmos y que resucitarán a la nueva vida una y otra vez. Esto me recordó a las momias a las que se les ha negado este proceso y que a través de esta serie de impresiones en las que utilicé mis propias fotografías y las tomadas desde el telescopio Hubble y el telescopio Magellan en Chile, intento devolverlas de nuevo al espacio profundo que es su Madre.

La inmortalidad natural hace que la gente sea parte de un universo eterno y de los inevitables ciclos de la naturaleza. El Hinduismo tal vez se acerca más a lo que la investigación científica revela acerca de nuestros orígenes. En el Hinduismo la vida sólo puede ser creada para causar muerte, mientras que la muerte regenera la vida. Creen que existe un vínculo entre el cuerpo humano y el cosmos en el que ambos se componen de los mismos elementos esenciales y son gobernados por las mismas leyes.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove