Arte en azúcar

Por Karen Ocampo

Antes de la Conquista, en México no conocíamos el azúcar de caña. Sin embargo, cuando los españoles la importaron, estas tierras la apropiaron e hicieron de ella uno de los ingredientes básicos de muchos platillos. Para dar una idea del cariño con que se relaciona el azúcar en el país basta pensar en los románticos nombres de los dulces: suspiros, bocado real, regalo de ángeles, etc.

Y el azúcar del otro lado del charco llegó a México en varios formatos, uno de ellos es el alfeñique. Esta pieza hecha con base de azúcar, yema de huevo, grenetina y limón es una pieza que por sí sola representa el sincretismo de ambas culturas. Donde se funden costumbres y técnicas indígenas mesoamericanas con algunas españolas, que a su vez heredaron de las culturas árabes.

Es costumbre su consumo en la celebración del 2 de noviembre, no sólo con las ya tradicionales calaveritas de azúcar, si no con formas mucho más elaboradas como son pequeñas frutas, animales, cráneos decorados con el nombre de personas, entre otras cosas. En la Plaza de la Soledad, podrás disfrutar del mercado de alfeñiques para adornar con todo sus altares, o sólo para un dulce bocado.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove