Stirling Dickingson

Stirling Dickinson

Por Karen Ocampo

Muy probablemente San Miguel de Allende tuvo sus inicios como referente cultural gracias a Stirling Dickinson, un norteamericano que vivió la mayor parte de su vida en esta ciudad. En 1937 fue co-fundador de la Escuela Universitaria de Bellas Artes, que aunque ofrecía cursos a personas estadounidenses y mexicanas de privilegiada posición económica, también brindó talleres culturales, artísticos y artesanales de bajo costo para la población en general, orientados principalmente a preservar las tradiciones de la gente. Entre los maestros de esta institución académica se encontraba el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros.

Para honrar su vida nombraremos un poco sobre ella:

El abuelo de Dickinson nació en una granja de Nueva Inglaterra, se trasladó a Chicago, y se convirtió en un empresario millonario en los supermercados. Su padre era dueño de una agencia de publicidad. Ambos eran muy tímidos, un rasgo que heredó también Stirling. Stirling Dickinson nació en Chicago en 1909, y estudió en la Escuela de Berkshire y luego en la Universidad de Princeton donde se graduó en 1931. Estudió en el Instituto de Arte de Chicago para estudios de post-grado, y como estudiante de posgrado fue al Écoles d’Art Américaines en el Palacio de Fontainebleau en Francia.

En 1934, él y Heath Bowman, a quien había conocido en Princeton, realizaron una gira de seis meses de México en un flamante Ford Modelo 1929 convertible. Bowman describió sus experiencias en el libro Odisea Mexicana, que Dickinson ilustró. Ellos escribieron un segundo libro sobre América del Sur. Más tarde, los dos hombres decidieron escribir una novela basada en México, y vivieron en San Miguel, se mudaron a una casa que construyeron y la nombraron “Los Pocitos”. Después de que el libro fue publicado, Bowman se casó y se mudó, y Dickinson compró su parte de la casa. Allí permaneció, soltero, y  viviendo humildemente a pesar de haber heredado una riqueza considerable.

Dickinson fue uno de los principales motores en establecer a San Miguel a como es hoy en día. Revivió económicamente a la ciudad y la convirtió en un imán para los pintores y escultores, así como los jubilados de los Estados Unidos. Hay escuelas de San Miguel de Allende que llevan su nombre. Durante el período entre los años 1950 y 1970 el Instituto Allende atrajo a cientos de estudiantes de los Estados Unidos. Entre ellos como Jack Kerouac y Neal Cassady, artistas de la generación Beatnick.

Hay debates que discuten que el impacto de sus iniciativas no fue del todo positivo. Dickinson intentó que sus estudiantes tomaran conciencia de la vida y la cultura mexicana a través de excursiones con la gente en sus hogares y lugares de trabajo, pero tal vez no consiguió generar tanto interés como él esperaba. A pesar Dickinson vivió con sencillez y respeto hacia los mexicanos, algunos de los nuevos inmigrantes procedentes del norte no compartían sus pasos. Precios de la renta se han disparado y la comunidad extranjera se ha convertido cada vez más aislada de la comunidad local.

El ex alcalde de San Miguel de Allende, Luis Alberto Villarreal, comentó  a Smithsonian “Este mestizaje cultural, ha cambiado profundamente y beneficiado a la ciudad”, dice Luis Alberto Villarreal. “Le debemos un enorme agradecimiento a Stirling Dickinson por ayudar a posicionar aSan Miguel en el mundo.” En 2008, San Miguel fue designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en gran medida debido a su gran preservación de su ciudad colonial

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove