La vida en las montañas…de basura

Hombre encuentra PET

Perros del relleno

Hombre encuentra pantalones

Maquinaria inservible

Por Jesús Aguado

En el relleno sanitario la gente no solo se roba la basura, sino que ha muerto aplastada por las máquinas en el intento de conseguir una pieza que dentro de su pobreza, resulta valiosa. Las plagas de moscas y ratas; las jaurías de perros o los gases nauseabundos que desprenden los desechos son algunos de los problemas generados en el lugar donde lo que uno desecha como basura, para otros es dinero.

Debido a esta situación la administración local tiene que lidiar con las personas de las comunidades aledañas al tiradero y con empresas como FADIM (Fabricantes y Distribuidores de Materiales para la Construcción) que reclamaba derechos de uso de residuos sólidos y a la que tuvo que indemnizar con un monto aproximado de 5 millones de pesos (cantidad excesiva para el Órgano de Fiscalización Superior del Estado). Y si no fuera suficiente, el municipio además enfrenta actualmente una denuncia de la empresa Especialista de Reciclaje de México que reclama el aprovechamiento de los residuos sólidos—supuestamente desde 2008—y que el municipio no la ha dejado operar.

Por gusto o por necesidad

El relleno sanitario—que recibe cien toneladas diarias de basura—está ubicado en la carretera al municipio de Palo Colorado. El área está delimitada por lo que alguna vez fue una malla ciclónica. La montaña de “tepetate” que se ve desde la puerta de entrada es únicamente la fachada de lo que hay detrás. El visitante, sin suerte, es recibido por una pelea de perros que bravíos muestran sus colmillos. En la distancia se puede ver un montículo de llantas que de negro pasaron a gris pues las garzas, que también sobreviven del relleno, se posan y defecan sobre ellas.

A lo lejos, se ve como los carretones llegan y descargan los residuos y la gente se arremolina y comienza a escarbar con mangos de escoba. Un niño capta la atención, con la vista fija ve al visitante, al tiempo que detiene un costal en su mano derecha. El visitante no se dirige hacia él, sino a las pequeñas casas hechas de cartón y cobija que se ubican entre el espacio “público y el privado”, donde circulaba la malla ciclónica. Allí un grupo de hombres—de todas las edades, algunos en estado de ebriedad—con ropas sucias y rasgadas están sentados sobre botes, sofás viejos y otras cosas. “¡No queremos que nos grabe!” Exclama uno de los hombres. Después, ya “en confianza”, varios de ellos contestan a los cuestionamientos.

Algunos de los hombres, quienes como la mayoría, viven de la basura, llegan a “trabajar” a las 6am y se van “hasta que se hace noche”. Pero, ¿van al relleno por gusto o por necesidad? Al inicio fue por necesidad, cuentan, pero ahora es por las dos situaciones, pues si no hay trabajo, es fácil sobrevivir del relleno pues allí lo mismo encuentran zapatos, ropa, muebles o hasta comida.

Un grupo de jóvenes de entre 12 y 20 años jugaba fútbol a escasos metros del relleno. Uno de ellos contó que en ocasiones se quedan a dormir allí para estar temprano y poder recolectar más plástico, vidrio y cobre que después venden para obtener a cambio unos 100 pesos al día. Más lejos, entre la basura, estaba un hombre que parecía probarse un pantalón azul de mezclilla. Él hombre comentó que estuvo buscando empleo por mucho tiempo, pero no encontró nada y eso lo llevó a volverse recolector en el relleno, donde encuentra desperdicios para sus cerdos e incluso ha encontrado televisiones. Se quejó, porque dijo que los trabajadores de limpia del municipio separan ya desde antes de llegar al relleno, “no nos dejan ya nada, que nos dejen algo, ellos ya tienen su sueldo”.

Los recolectores desconocen que están robando. Una mujer de unos 25 años, acompañada por su hermana de unos quince años contó que diariamente hacen unos 60 pesos juntando basura de 11am-4pm. No tienen que ir a la zona urbana a vender el producto reciclado, pues un camión va diariamente a las 4pm para comprar lo que hayan encontrado. Así se repiten las historias de las aproximadamente 100 personas que diariamente visitan el relleno, sin la más mínima higiene, sin guantes, cubrebocas, zapatos especiales u otro equipo.

Muerte entre la basura

Los recolectores aseguraron que durante la administración 2009-2012, una mujer murió “aplastada” por una máquina y la administración local, entonces encabezada por Luz María Núñez Flores, pagó los gastos funerarios; esta información fue confirmada por Julián Villela, actual director de Servicios Públicos. Así, la versión oficial, dice que “al llegar los carretones descargan la basura y se van formando “montañas” que después son procesadas por una máquina que va diez metros hacia adelante y diez metros hacia atrás. La mujer al parecer encontró algo y al quererlo sacar de entre los residuos, no se dio cuenta que la máquina estaba en reversa y entonces murió”.

Julián Villela aseguró que en el relleno hay letreros de “prohibida la entrada” y remarcó que nadie ajeno debe entrar. “Es triste decirlo pero mucha gente vive de lo que allí recolecta. Mis superiores me dijeron—a ver Julián, hay gente que vive de lo que pepena? (¡sí señor!)—entonces déjalos”.

Villela agregó que sin embargo, cualquier persona que entra al relleno a recolectar “está robando”, porque el relleno es propiedad privada. A pesar de ello, los gobiernos, dijo, no han hecho nada porque “es una decisión muy complicada para un alcalde”. Reconoció que las señoras, que además van con sus hijos menores de edad, “no deben entrar, el relleno es insalubre. Y aunque se les dice, no hacen caso”.

A pesar de que lo que hacen los pepenadores se considera como un robo, Villela explicó que cuando la mujer murió, el municipio apoyó con los gastos funerarios por cuestión moral.

Otros intereses

El relleno sanitario comenzó a operar durante la administración de Luis Alberto Villarreal (2003-2006). Fue un proyecto que se puso en operación y al que más tarde se sumó FADIM. Esa compañía, prometió un relleno sanitario seco, que consistía en una separación eficiente de la basura para evitar la contaminación ambiental y comprimir los residuos que no se pudieran reutilizar. FADIM vendería los productos reciclados. Por ello, el municipio realizó una inversión millonaria en la compra de una máquina separadora (inservible actualmente).

De acuerdo con FADIM, ellos compraron la maquinaria y la dejaron operando: “Demandamos al municipio porque ellos prometieron que llegarían diariamente 100 toneladas de basura para procesar. Al final solo llegaban 70; eso no era rentable para la empresa, y demandamos para que nos pagaran la maquinaria que instalamos”.

Durante la administración encabezada por Jesús Correa (2006-2009) la compañía tuvo problemas con la administración que argumentaba el mal trabajo de la empresa.

Así, en la administración de Luz María Núñez (2009-2012) la empresa fue indemnizada por un monto aproximado de cinco millones de pesos.

El 18 de julio de 2013 el ayuntamiento recibió un comunicado del Órgano de Fiscalización Superior de Guanajuato, derivado de una auditoría a la cuenta pública en el periodo 2011. Ello para que iniciara los procedimientos administrativos por “el pago en exceso del convenio de terminación anticipada con FADIM”.

El regidor José Luis Zavala Rosiles indicó para este medio que en 2008, la administración suscribió un convenio con Especialista de Reciclaje de México SA de CV. La empresa procesaría y administraría los residuos sólidos por 15 años, sin embargo, por lo menos hasta ahora, no se le ha permitido operar. Rosiles afirmó que el convenio sigue vigente y por ello la empresa envió un documento al municipio para solicitarle información de “por qué no se le ha permitido operar” pero nunca hubo una respuesta. Actualmente, un tribunal federal amparó a esa empresa y el ayuntamiento ya aceptó el documento, aunque lo hizo casi dos meses después del plazo establecido y eso, no quiere decir que le permitirá operar, sino que seguramente habrá una denuncia que llevará tiempo en los tribunales y al final, el municipio tendrá que indemnizarla como lo hizo con FADIM.

Mientras tanto el municipio no ha logrado ponerse de acuerdo con las empresas procesadoras de residuos y hasta que eso no suceda, en Palo Colorado la gente no sólo seguirá robándose la basura sino que las plagas, malos olores y contaminación ambiental continuarán.

La exalcaldesa Luz María Núñez aclaró que el pago en exceso para FADIM fue por 180 mil pesos, debido a “un error técnico”. También dijo que ella nunca dio instrucciones a Julián Villela para que “no hiciera nada con los pepenadores del relleno” más bien “él sabe lo que pasa pero se hace de la vista gorda porque no quiere afrontar el problema” indicó. La exalcaldesa también reconoció haber cubierto los gastos funerarios de la mujer que falleció porque era un tema “de humanidad”. Más información en la siguiente edición.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove