El dólar, una relación entre el amor y odio

Por Karen Ocampo

En México existe una relación de amor-odio con el dólar estadounidense. Para quien vive en México este hecho puede ser descorazonador al momento de cambiar los ahorros a esta divisa extranjera. Por otro lado, si se reciben pagos o salarios en dólares el cambio puede ser muy provechoso.

Según Ricardo Garrido, actual Presidente del Consejo Coordinador Empresarial de San Miguel de Allende (CCESMA,) la predilección de comerciantes internacionales hacia el dólar estadounidense va más allá de las ganancias monetarias… “éste ofrece confianza. El dólar es la divisa líder en los negocios—cualidad que ninguna otra moneda podría brindar—hasta ahora”.

La pregunta está en el aire: ¿cómo serán las cosas de ahora en adelante con la gran y continua alza del dólar? De acuerdo al periódico El Economista el pasado 27 de agosto el dólar se vendió hasta en 17.41 pesos en bancos de la Ciudad de México, cuando al inicio del año estaba a 14.82 pesos (Banco de México, 2015). Con estos cambios en las monedas las consecuencias serán diferentes para cada persona, empresa o sector. Entonces ¿Quién odiará o amará más al nuevo dólar?

El por qué

Hay diversos debates en cuanto a las razones en el alza de la moneda estadounidense; por nombrar algunas encontramos que: hay fuentes que indican que China es el epicentro de un derrumbe global del mercado (Luke Kawa, 2015); Forbes México explica que se debe al impago de Grecia a sus acreedores combinado con la alza de tasa de la Reserva Federal (Fed). Hay quienes dicen que está relacionado al bajo precio del petróleo y a un crecimiento económico bajo en el país. En cambio, para Garrido la devaluación del peso mexicano frente al dólar estadounidense no está relacionado a una mala administración económica en México, sino a una situación de oferta y demanda: “En mi opinión…existe un nerviosismo, por lo que los inversionistas quienes tienen dinero líquido compran dólares para sentirse seguros. al haber un cambio en el mercado bursátil de las primeras reacciones es cobijarse en la moneda más fuerte, este caso el dólar estadounidense”.

¿Negocios internacionales lo aman?

Los primeros en amar esta alza son las industrias exportadoras. De acuerdo con estudios de la Organización Mundial del Comercio (OMC), esta coyuntura puede impulsar a México por el dinamismo y capacidad de producción que posee.

Pero como en toda relación dulce-amarga, hay un lado difícil: si quienes exportan ganan, quienes importan pierden. Y así los productos importados incrementarán sus precios. Como ejemplo, en Guanajuato el alza del dólar ya encareció algunas de las materias primas que importan los fabricantes nacionales de zapatos, por lo que industriales del sector prevén un incremento de hasta el 14 por ciento en el precio final al consumidor del calzado a partir de septiembre.

Una relación muy amorosa para el turismo

El Presidente Enrique Peña Nieto declaró que la devaluación del peso frente al dólar nos será beneficioso en el sector turístico. Y aunque este comentario conllevó reacciones poco favorables para el presidente de la república, de acuerdo a la Organización Mundial de Turismo se espera una entrada de dólares extras, ya que México cuenta con 29 millones de turistas al año, con base en el ranking de este año. Será interesante observar cuáles serán los resultados en San Miguel de Allende.

Para bienes raíces, es una relación complicada

De acuerdo con Gabriel Rubiera, vicepresidente de AMPI, Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliaria de San Miguel de Allende, el sector de bienes raíces debe marchar con precaución.

En la ciudad, al menos el 90 por ciento del mercado inmobiliario se oferta en dólares, aunque se recomiende lo contrario debido a que sería una oportunidad para invertir en una propiedad ahora (pagando en dólares), esperando que en unos meses disminuya el tipo de cambio y con ello poder venderla en pesos obteniendo una ganancia. Para Rubiera es difícil predecir la economía ya que en este momento es demasiado volátil y es probable que resulte contraproducente por una posible inflación o continua devaluación del peso.

Como recomendación al sector de bienes raíces es que ajusten los precios que se encuentran en dólares ya que el valor de la propiedad incrementó, pero no por una plusvalía sino sólo por el tipo de cambio, y esto limitará a sus clientes.

De acuerdo con Fernando Figueroa, contador público y financiero egresado del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM,) esta situación puede resultar provechosa para una persona que quiera comprar una propiedad sólo y si: la propiedad está valuada en pesos, cuenta con ahorros en dólares estadounidenses, puede pagarlo de contado y no tiene otras obligaciones financieras como deudas y créditos.

Rubiera, invita que todo prestador de servicio en el sector de inmobiliario se acerque a sus asesores o más instituciones u organizaciones que pueda ofrecer asesoramiento para poder proceder esta situación de la manera más apropiada.

¿En qué escenario odiarán este incremento?

Garrido comentó que si persiste este fortalecimiento del dólar, en México podrá haber efectos inflacionarios. En ese escenario, no serán provechosos los pesos extras que se ganen con las exportaciones o los pesos ahorrados al momento de comprar propiedades en dólares; en ese momento todo lo que se consuma incrementará y si el Banco Central Mexicano no hace pronósticos de las economías apropiados, ni toma medidas a tiempo habrá impacto en todos los sectores. Y en palabras Garrido: “la inflación es el peor impuesto que pueda existir”.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove