Cruz Roja: porque no sabes cuando la necesitarás

Por Jesús Aguado

Anualmente, la Cruz Roja de San Miguel acude a más de cuatro mil llamados de emergencia. Los sanmiguelenses reconocen la importancia de esta benemérita institución y por ello invirtieron para que en el 2015, la meta de su colecta anual fuera superada en un 50 por ciento.

“Los ciudadanos saben que en un determinado momento puede ocurrir un accidente,” explica Leticia Fernández, presidenta de la organización, “sí necesitamos de los servicios de los paramédicos y por eso la comunidad ha decidido abonar a su propia seguridad.” Todo el dinero de la colecta 2015 (420,927.86 pesos) ha ido directamente al área de socorros para el equipamiento de ambulancias y compra de material médico. Sin embargo, a pesar de que los servicios de auxilio que ofrece la institución son de “primera calidad” las instalaciones son muy austeras, incluyendo los dormitorios. A pesar de ello, la nueva administración de emergencia piensa en los ciudadanos y por ello ya prepara la construcción de instalaciones en la salida a Querétaro y para las cuales, necesitará más que nunca el apoyo de la ciudanía.

En un inicio, no había nada

En la década de 1970, había una gasolinera cerca del al Instituto Allende y allí un autobús de pasajeros se incendió, conto previamente para Atención el exconsejero Luis Manuel Arellano. En ese tiempo, en el municipio había solamente dos ambulancias para prestar servicios de emergencia (en el caso de que estuvieran disponibles), una era la del Seguro Social y la otra del Hospital General. Ninguna contaba con el personal capacitado para atender emergencias, sino únicamente con el conductor, un camillero y el asistente.  En esa gasolinera, durante el incendio del autobús, mucha gente murió calcinada y ello se debió a la falta no únicamente de un cuerpo de bomberos, sino de un número adecuado de ambulancias.

“Recuerdo que las dos ambulancias que había, pasaban llenas de personas heridas. Lo curioso es que la gente que trasladaban eran aquellas que podían caminar, las que no pudieron, se calcinaron en el accidente”.

Ésta pudo ser una de las razones por la que en 1980 un grupo de ciudadanos se reunió con el objetivo de tener una delegación de la Cruz Roja en el municipio y así prestar servicios de emergencia. Los primeros miembros fueron capacitados en Celaya y así es como el 5 de mayo de 1980 se fundó la institución, misma que fue equipada con una ambulancia donada por el Club Rotario. “El botiquín era una cajita de plástico con cinco gasas, una venda, mertiolathe (thiomersal), alcohol y cinta adhesiva; el soco-rrista traía una cuerda, tijeras y vendas triangulares de manta y se les capacitaba para el uso de su equipo (podían hacer mucho con poco). Actualmente ya se cuenta con equipos de oxigenoterapia, movilización, soluciones y el material necesario para mantener a una persona “con vida” si es necesario, hasta que sea entregada en alguna institución de salud.

Han existido otras instituciones de servicios de emergencia, como el Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM), sin embargo la única que ha seguido vigente y creciendo, es la Cruz Roja, catalogada por la misma Cruz Roja Nacional, como una de las mejores del país en cuanto a prestación de servicios. Desde su inicio y hasta ahora, la Cruz Roja ha atendido más de 80 mil llamadas de emergencia que han crecido de 200 el primer año hasta cuatro mil anuales.

Un día en la Cruz Roja

El martes 28 de julio en una visita a la Cruz Roja, pudimos constatar que los dormitorios de la institución necesitan colchones individuales (nuevos), aunque Fernández dice que los socorristas son felices al poder estar en servicio y así ayudar a la gente en situaciones de emergencia. Sonó el teléfono en el CECOM (Centro de Comunicación) reportando que una persona se había caído en el Parque Ignacio Allende en la colonia Olimpo y se desmayó. Me invitaron a subir a la unidad, encendieron las torretas y fuimos con destino a la colonia Olimpo. En la unidad estaban Alberto Carrera (operador), Roberto Sánchez (paramédico) y Silvia Rodríguez (auxiliar). Atendieron al paciente, quien se tropezó con una cadena y cayó sobre otra; un eslabón le causó una herida en la espinilla. El paramédico valoró que el paciente de 14 años requería traslado al Hospital General para recibir sutura.

En el trayecto le hicieron varias preguntas sobre sus signos y síntomas; alergias, medicaciones, la última ingesta de alimentos o líquidos así como de eventos previos al accidente. “Estoy nervioso, nunca había estado en una ambulancia, o en el hospital” comento el trasladado, quien era acompañado por su hermana. En el hospital fue entregado al área de curaciones. La Cruz Roja extendió un reporte general y dejó al joven a cargo del hospital.

Allí, uno de los pacientes—familiar de un socorrista de la Cruz Roja—que ya no mejoraría, decidió que quería pasar los últimos días en su casa y no en el hospital. La Cruz Roja, como servicio social y apoyo moral con su compañero, trasladó al familiar, siempre con un trato amable, atento y de calidad.

Si usted quiere pasar un día en la Cruz Roja, es bienvenido, póngase en contacto al teléfono 152-1616.

Si desea apoyar a la Cruz Roja llame al 152-4225 o envíe un correo electrónico a cruzroja.sma@hotmail.com

 

Leticia Fernández, presidenta de la Cruz Roja en San Miguel, comentó que la colecta de la Cruz Roja debía cerrar el 3 de mayo, sin embargo para concluir paralelo a la Cruz Roja nacional, ésta se extendió hasta el 30 de mayo. Gracias a lo anterior y a la donación de los sanmiguelenses la recaudación pasó de 320 mil a 420,927.86 pesos. Ese dinero, remarcó Fernández, irá directamente al área de socorro, que es en donde se requiere más apoyo, ya que cada servicio cuesta entre 1000 y 1200 pesos debido al uso de combustibles y material quirúrgico.

También se anunció que para dar un servicio más pronto a las emergencias en la parte alta de la ciudad, se construirá un nuevo módulo en la esquina de avenida las Américas y boulevard de la Conspiración. Esa nueva construcción contaría con una pequeña oficina, una cocineta y dormitorio para que haya siempre un operador y paramédico de guardia. Esa oficina nunca estaría desprotegida, dijo Fernández, ya que si la guardia saliera a alguna emergencia, inmediatamente personal de la Cruz Roja del libramiento Manuel.

Adopta un paramédico es un programa que consiste en que los ciudadanos pueden hacer una donación mensual que va desde 200 pesos con cargo a su tarjeta de crédito, con el objetivo de que siempre haya paramédicos de guardia en la institución.

Leticia Fernández también dijo que los colchones que hay en los dormitorios de Cruz Roja están en malas condiciones “sin embargo es tanta la pasión con la que trabajan los voluntarios, que no les importa descansar sobre ellos porque su altruismo es mayor” por ello, se está buscando la donación de 14 colchones individuales.


 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove