photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Denuncian excavaciones que ponen en peligro al río Laja

Por Jesús Aguado

Ante la falta de atención por parte de las autoridades federales y municipales en la extracción de materiales pétreos del río Laja, manifestantes se quejaron de la destrucción a la flora y fauna en el área.

Vecinos de la Cieneguita y Montecillo  de Nieto expresaron que la extracción de arena se ha venido dando desde enero de este año y que la empresa concesionaria lo está haciendo con maquinaria pesada, lo que lleva a que las raíces de los árboles queden expuestas y más tarde mueran; también se cortan los caminos entre las comunidades; y la fauna: tortugas, ranas y peces—de los que se alimentan los nativos del área—están desapareciendo. “Queremos que las organizaciones ecologistas se den cuenta de lo que está sucediendo aquí, y que lleven nuestra inconformidad a las autoridades competentes”, dijo la activista Hilaria Ramírez, habitante de una comunidad cercana, quien llegó con otras mujeres al lugar de extracción con una manta en la que se leía “no a la destrucción de nuestros ríos”.

 

El ecologista y activista Arturo Morales, dijo que los permisos otorgados por la Comisión Nacional del Agua para la extracción de arena y grava de este río se desconocen, sin embargo indicó que, seguramente se está abusando del permiso; pues lo más sensato es que la arena y grava se extraigan con palas para no excavar a más de un metro de profundidad. “Están abusando del permiso que tienen”, dijo, y comparó el hecho con tener un permiso para operar un vehículo standard en el centro de la ciudad y entonces conducir un tráiler, “qué tiene, al cabo te-nemos el permiso”, dijo.

Morales comentó que la extracción de arena en el río Laja es una muestra de la arbitrariedad que los concesionarios llevan a cabo a través de los permisos “para destruir ecosistemas frágiles”, además aseguró que cuentan con evidencia de que la maquinaria ha excavado hasta cuatro metros de profundidad cuando los permisos deberían ser sólo para excavar un metro. Lo que los concesionarios están haciendo, sentenció Morales, es un daño irreversible a la flora y fauna que tardará por lo menos diez años en reconstruirse. Dijo también que las islas que dejan en el centro del río dañan el cauce natural y hace que los ríos pierdan su serpenteo y se sequen cuando no hay lluvia. Aclaró que ya existen denuncias ante la PROFEPA y que continuarán trabajando para que se evite la destrucción de esta área natural.

Uno de los empleados de la concesionaria dijo que en la empresa trabajan tres personas en la extracción, de 7am-7pm y llenan unos 25 camiones, “no diariamente, sino cuando el clima lo permite”. Indicó que su salario es de 1,500 pesos semanales. También denunció que las personas en contra de la extracción les quemaron una máquina hace unos dos meses. La activista Ramírez, se deslindó del hecho y aclaró que son personas pacíficas y no les gusta la violencia.

El trabajador también dijo para Atención que el concesionario es José Luis Chávez, que es del estado de México y que no lo ha visto en dos meses ni tiene su número de teléfono. Concluyó diciendo que la arena la guardan en el camino a Guanajuato.

Durante la protesta, personal de CONAGUA llegó para realizar una inspección, pero aclaró que el asunto únicamente incumbía a los interesados—concesionario y CONAGUA—y que el martes habría, “tal vez”, información disponible en la oficina de Celaya. La administración local se limitó a dar declaraciones.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove