Ojo Zarco, un nuevo proyecto arqueológico para la región

Por Jesús Aguado

En la comunidad de Ojo Zarco, están los vestigios piramidales de una cultura extinta que se situó en la parte alta de la cuenca del río Laja.

El sitio consta de una estructura piramidal de 14 metros de altura y entre 20 y 40 metros de base en cada costado; dos patios hundidos y una plataforma lateral en la que—según la hipótesis—las personas se reunían ya fuera para convivir con gente de otros lugares, convivencia general o para intercambiar sus productos en los días de mercado.

Aunque el área es propiedad de particulares, la zona arqueológica pertenece a la nación; sin embargo, los propietarios son los más interesados en que el sitio se rescate, bajo la normatividad del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) para que se convierta en un detonador económico regional para las comunidades más vulnerables de Dolores Hidalgo; donde no hay servicios básicos y el índice de ocupación laboral es bajo; además de otras en San Miguel de Allende.

Ojo Zarco

Es una extensión de tierra, de 75 hectáreas, que se localiza en la zona limítrofe de San Miguel y Dolores Hidalgo. Es un espacio que hace unos cincuenta años estuvo poblado con robles y encinos, pero quedó devastada después del auge del carbón en la década de 1950. El propietario adquirió la tierra en 1998, fecha en la que el lugar estaba erosionado y había poca vegetación arbustiva que pudiera hacer crecer la flora nativa.

Por lo anterior, los dueños comenzaron a reforestar con especies arbustivas de la región y todo tipo de árboles y cactus. Actualmente, en el lugar hay lagos artificiales—algunos con agua transparente—que han sido sembrados con carpas y tilapia, y además ahora son hogar para patos canadienses, pelícanos, garzas y otras aves silvestres.

Pero lo más importante, es que en el espacio que ha sido regenerado desde entonces, se ubica un sitio arqueológico, que dice Don Claudio Mayer Guala, responsable del proyecto, fue de los más importantes de la región, sin embargo; eso necesita probarse científicamente y por ello en breve comenzará el proceso de valoración, que será costeado por el municipio de Dolores Hidalgo, y del que se espera, pueda haber apoyo posterior del municipio de San Miguel de Allende.

La cima de esta propiedad alcanza los 2,110 metros sobre el nivel del mar y desde allí, hay una vista de 360 grados hacia San Miguel de Allende y Dolores. En la cúspide hay no únicamente una Santa Cruz griega que data de 1891; que los nativos celebran cada tres de mayo, sino que está coronada por un fuerte de guerra—prehispánico—con cercas de piedra de unos 40 metros de largo y que van desde los tres hasta los cuatro metros de ancho. Ello, indica Mayer, se debe a que en el periodo en el que esta cultura se asentó, estaba caracterizada por las guerras.

Desde la cúspide se puede ver directamente el Cerro de Culiacán; lugar en el que también hay un sitio arqueológico, sitio de adoración para las culturas antiguas. Desde arriba se puede ver también el Pico del Águila, otra montaña sagrada para los Chichimecas y Otomíes. A 21 kilómetros en línea recta se puede observar Cañada de la Virgen; espacio con el que de acuerdo con Mayer, había comunicación de una u otra forma, según los sistemas de mensajería que hubieran existido en la época, ya que el sitio puede datar del siglo V al X D.C. y tiene una relación con la caída de Teotihuacán.

La zona de monumentos

Este era una sitio ceremonial habitacional,  ya existe información e interpretaciones sobre el sitio, en un documento elaborado por los arqueólogos Rossana Quiroz Ennis y Luis Felipe Nieto Gamiño. La zona arqueológica fue identificada y registrada en el INAH desde los 90, sin embargo nunca se trabajó en ella hasta que los propietarios adquirieron el espacio y se interesaron en la historia del sitio. Actualmente se conoce que la zona de monumentos está formada por una pirámide principal que está a una altura de 2,070 metros sobre el nivel del mar. Su base no es uniforme pues presenta en dos costados 25 metros y los otros dos laterales van de los 30 a 40 metros. Su altura es de 14 metros aproximadamente. Ese conjunto también cuenta con el patio hundido que tiene 20 metros de largo y 10 de ancho.

También hay un pasadizo en forma de “L” que lleva a un patio hundido. El andador se va haciendo estrecho y al final hay una hondonada circular que tiene dos metros de profundidad y 15 de diámetro. En la zona de monumentos hay más pasillos, cuartos rectangulares y circulares, plataformas, pequeños patios y montículos.

Llevará tiempo

El proyecto de valoración del sitio arqueológico Ojo Zarco, indicó Claudio Mayer, ya está aprobado por el INAH y consistirá en realizar más estudios a fondo para conocer cuál es la importancia del sitio “que la tiene, pero hay que probarla científicamente” dijo, y entonces se podrán conseguir los recursos para restaurarlo y abrirlo para que la gente conozca la historia de lo que fue el lugar y su gente. El costo del proyecto será de 1.3 millones de pesos que se estarán entregando en breve.

El proyecto de valoración consistirá en la eliminación de maleza de la zona para entonces poder recolectar todo tipo de materiales—cerámicos, líticos, instrumentos culturales—que lleven a poder conocer la realidad del pasado. Una vez que se hayan recolectado las muestras y se hayan investigado, entonces podrá definirse si el sitio pertenece a organismos culturales homogéneo a los sitios que se han localizado en los últimos 30 años en el norte del estado. Se podrá también precisar la cronología del lugar y su relación con las zonas colindantes.

La idea, un proyecto arqueo-ecológico

Don Claudio indicó que la idea que se tiene, y para lo que también se trabaja un proyecto adjunto, es poder abrir una zona arqueo-ecológica. “Por un lado queremos trabajar con el INAH la zona arqueológica y también queremos proteger la naturaleza. Queremos hacer un proyecto sustentable” comentó Mayer. También indicó que se requiere de mucho tiempo y recursos humanos y financieros; pero que en el mediano plazo traería un beneficio socioeconómico a la población de comunidades que están alrededor; comunidades que son las más deprimidas de Dolores: El Venado, Montañez, La Caja, Ojo Zarco, La Cieneguilla, que tienen un índice de pobreza alto, no hay servicios básicos y donde debido al abandono de sus administraciones, los índices de ocupación laboral son bajos.

Esta zona ya ha sido visitada por gente de las Américas e incluso de Europa; y la invi-tación está abierta para que cualquier persona que esté interesada en recorrer el lugar, conocer e informarse sobre lo que se está haciendo; vaya y conozcan. También puede ser un espacio experimental para la flora y para la mariposa monarca.  Para más información llame al 152 1724.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg  photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove