Los locos; entre música, dulces y sombrillas

Por Jesús Aguado

¿Quién está más loco, el que baila o el que observa?

Habría que preguntarle su opinión a cada bailarín o a cada observador; lo que sí es cierto es que a pesar del sol abrasador y las discusiones para conseguir los mejores lugares; el desfile anual de Los Locos, en honor a San Antonio de Pádua: fue diferente, fue imperdible, ¡fue grandioso.!

Más de mil seres de ensueño, hicieron su aparición por las principales calles de la ciudad para convertirlas en ríos de colores, olores—algunos buenos, otros no tanto—y de gente.

Desde las 10am los locos comenzaron a reunirse en la salida a Celaya para prepararse para el recorrido. En ese lugar surgieron las amistades menos comprensibles; la cerdita Pepa platicaba con el lobo de Caperucita; la bruja de Blanca Nieves bailaba con una momia e incluso, los políticos locales más populares—como aparecen a veces en las fotos oficiales—bailaban contentos y se abrazaban.

La Dirección de Protección Civil estima que alrededor de 40 mil personas asistieron al espectáculo que, mantenía las sobrillas “boca abajo” para conseguir la mayor cantidad de dulces.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg  photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove