Semana Santa, la tradición paso a paso

Por Jesús Aguado

Desde que era San Miguel el Grande, esta ciudad se ha caracterizado por su sentido religioso pues así lo demuestran las procesiones que por más de 300 años han tomado las calles de San Miguel de Allende.

Durante Semana Santa las calles se convierten en verdaderos ríos de mastranzo, manzanilla y flores que preparan el camino por el que Jesucristo pasará en su camino a la cruz y más tarde a su entierro.

Las procesiones religiosas se viven sin restricciones, y “no son un espectáculo” comentan tradicionalistas como Antonio Rayas, sino una forma de revivir la justicia, el amor, la honestidad y la santidad del Dios que entregó su vida para salvar al hombre. Las procesiones son en silencio, no son clasistas e incluso están abiertas para los visitantes.

En San Miguel, a través de los años, las procesiones han cambiado en su estructura, más no en su intención; que es revivir la pasión y muerte de Cristo. La historia cuenta que desde 1712 inició la procesión más antigua conocida como “El Santo Entierro”; en 1742 “La Procesión del Divino Maestro” o Santo Encuentro, como se conoce actualmente, y hace 22 años inició la representación del viacrucis en Atotonilco. Este año, además, se retoma otra de las tradiciones que estaba perdida, la procesión del pésame. Aquí se presenta la historia, el orden y el sentido de los principales eventos de Semana Santa.

Procesión del Divino Maestro

Se celebra el Viernes Santo, este año abril 3 a las 11:30am. Esta procesión, cuenta la historiadora Graciela Cruz, surgió en el año 1742 y fue iniciada por el padre Luis Felipe de Alfaro—responsable de la fundación de Atotonilco. Cruz dice que las procesiones eran una forma de evangelizar “lúdicamente” a los nativos. Este evento, fue iniciado por la Hermandad de la Santa Escuela de Cristo, después de que el padre Alfaro decidió solicitar a los encargados de la Parroquia de San Miguel Arcángel, que le permitieran restaurar el edificio de la Santa Escuela.

La historiadora cuenta que la procesión, desde su inicio ha tomado lugar en el primer cuadro de la ciudad—sale de la Parroquia de San Miguel Arcángel para recorrer: Correo, Corregidora, San Francisco, Plaza Principal, Portal Allende y concluye en la Parroquia. Cruz, quien regularmente tiene acceso a los archivos parroquiales, indica que la procesión iniciaba “desde la noche anterior”, cuando el padre Luis Felipe Neri de Alfaro salía de Atotonilco cargando una cruz de mezquite de 60 kilos, para recordar el viacrucis de Jesucristo y al llegar a la parroquia a la mañana siguiente comenzaba la revista de la pasión.

El tradicionalista Toño Rayas, presidente del patronato de la Parroquia de San Miguel de Allende, encargado de la procesión del Divino Maestro, dice que la historiadora Cruz le entregó un documento en el que se indica cómo era la

procesión desde 1829; y se incluían pasajes del viejo testamento y del nuevo. Por ello, este año se tratarán de recuperar algunos de ellos. El Señor de la Columna—la imagen milagrosa, esculpida en 1823—que anualmente se ha traído al templo de San Juan de Dios, también en el pasado subía a la procesión, sin embargo desde hace unos 10 años dejó de hacerse. Este año, no será la imagen original, pero el señor de la columna regresará a la procesión indicó Rayas. Agregó que se agregarán las insignias de la pasión y que si alguien quiere participar, cargando imágenes puede llegar ese día, temprano a la parroquia y vestir ropa negra.

Finalmente, la historiadora comentó que cuando esta procesión inició, los espectadores incluso, vestían luto riguroso, pero a inicios de 1960, la tradición del luto se perdió.

La procesión, pasaje por pasaje

El acto es realizado el Viernes Santo a las 11:30am, y comienza con la llegada de una peregrinación procedente del Santuario de Atotonilco, quienes traen la cruz que el Padre Alfaro cargaba (representando al Nazareno). En las escalinatas de la Santa Escuela (junto a la Parroquia) se realiza la estación del juicio de Cristo ante Poncio Pilatos (el gobernador romano entonces) quien encuentra a Jesús inocente, pero ante el reclamo de la gente, realiza el lavado de manos—signo de que se ha hecho justicia—y declara “soy inocente por la sangre derramada de un hombre justo”, la historia es narrada por un sacerdote y Jesús es representado por un Cristo exhausto llamado el Señor de Eccehomo.

Una vez que concluye el juicio, la procesión inicia con la salida de la Virgen de la Soledad, es la única imagen que sale y recorre el circuito—una calle delante de toda la procesión; hasta llegar al portal de Guadalupe, donde esperará la llegada de su hijo.

La procesión original se encuentra pintada en el Santuario de Atotonilco por Antonio Martínez de Poca Sangre. Actualmente ha sido modificada, sin embargo será encabezada por el escudo original de la Hermandad de la Santa Escuela de Cristo; que será seguido por la Santa Cruz, un cristo y los sagrados corazones de Jesús y María. Viene la imagen de San Roque, patrono de una hermandad que emergió posterior a la de Santa Escuela.

Niñas vestidas de blanco que representan ángeles arrojan flores al piso y serán seguidas por algunos pasajes del antiguo testamento. La procesión continúa con el señor Eccehomo seguido por las insignias de la pasión—cruz, escalera, corona de espinas, clavos, martillo—que serán pinturas cargadas por personas. Continúa la aparición del Señor de la Columna.

La procesión continúa con un cuerpo penitenciario; compuesto por hombres vestidos con ropajes de ixtle; son 24 personas, 12 cargan cráneos y 12 usan coronas de espinas en sus cabezas (lo que representa a la muerte como el principio del hombre, el paso a la vida eterna); en medio una fila de romanos los custodia. También, detrás aparecen los ladrones Dimas y Gestas, atados a un madero, quienes flanquean al párroco que carga una cruz (como lo hiciera Luis Felipe Neri de Alfaro).

En seguida aparecen 22 hombres, cargando una pesada imagen de Jesús Nazareno, que data del siglo XVIII, mandada a hacer por el padre Alfaro, y la cual cuenta con un mecanismo especial que lo hace levantar la cabeza. En la procesión participan también las imágenes de San Juan Apóstol, María Magdalena, María de Cleofás y Verónica que lleva el Santo Sudario.

El encuentro sucede al final de la procesión, frente a la Parroquia, el Jesús Nazareno se encuentra con la Virgen de la Soledad, y éste levanta su rostro en tres ocasiones, mientras el evento es narrado por el párroco.

 

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg  photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove