photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Don Pedro, sanmiguelense por convicción

Pedro Mayer

Por Sandra Ríos

Don Pedro es un personaje muy conocido en San Miguel por su ferretería, pero también es un gran padre de familia, y un ciudadano comprometido con la comunidad.

Sandra Ríos: ¿De dónde es usted y sus padres?

Don Pedro: Yo soy de Chilangotitlán (Ciudad de México), mi papá era alemán y mi mamá italiana.

SR: ¿Cómo fue que sus papás llegaron a la Ciudad de México?

DP: Mi papá estaba en contra del régimen de Hitler y estuvo preso, después huyó a Francia y conoció a mi mamá y se vinieron para acá. En Estados Unidos no les dieron visa y con Lázaro Cárdenas (presidente de México 1934- 40) que sí permitían la entrada de refugiados de guerra como judíos, alemanes, españoles, etcétera, fue que mis padres llegaron a Veracruz y después a la Ciudad de México. Mi padre se dedicaba a arreglar estufas, calentadores, todo lo que tenía que ver con gas y yo desde pequeño lo acompañaba y así aprendí el oficio. Tiempo después estudié en la Normal y posteriormente en el 1965 cursé estudios de arqueología, aunque no terminé. Luego se vino el 68, la efervescencia estudiantil y nosotros estábamos en Tlatelolco en el tercer balcón, noveno piso, del edificio Chihuahua, a mi hermano mayor lo arrestaron y lo llevaron a Santa Martha Acatitla (reclusorio) y a mi hermano menor y a mí nos llevaron al campo militar 1, ocho días después nos soltaron y fue cuando empecé a trabajar en el metro de México en el rescate arqueológico, después ayudé mucho a mi padre porque tuvo un accidente y posteriormente nos venimos para acá.

SR: ¿Cómo fue que llegó a vivir a San Miguel?

DP: Mi familia y yo vivíamos en la colonia Clavería en la Ciudad de México que estaba muy cerca de la Refinería, así que la contaminación era bastante fuerte y empezamos a buscar un lugar para vivir. Queríamos un pueblo típico, agradable y fuimos a Cuetzalan en la Sierra norte de Puebla, Pátzcuaro, Cuernavaca y nos decidimos por San Miguel.

SR: ¿Qué edad tenía usted cuando salió en busca de un lugar mejor?

DP: 35 años, estaba casado, tenía dos hijos y el tercero por llegar. Venimos a San Miguel en el 78 y se me ocurrió ir a la ferretería más grande de aquí a comprar una conexión de gas que en México me costaba 3.50 pesos y aquí la vendían en 12 pesos y me dije “aquí está la papa” (comida). Así que alquilamos un pequeño local en la calle Canal, empezamos el negocio y se fue como espuma. Cuando empezamos no teníamos mucho material y la estantería la llenábamos de cajas vacías para que se viera un poco más lleno y si la gente me pedía algún producto y no lo tenía, les decía que para mañana en la mañana lo tenían, y me iba a Celaya o a Querétaro a comprar todo lo que me habían pedido. Lógicamente con ese servicio nos empezó a ir muy bien. En realidad nunca he sentido crisis en este negocio, siempre hemos crecido y ahora que mis hijos mayores se hacen cargo de la ferretería le han dado un gran impulso, yo creo que ha crecido al triple en seis años. Mi hija estudió “Administradora de papás” (de empresas), mi otro hijo es ingeniero en electrónica y el otro es muy buen negociador y entre los tres hacen un equipo formidable.

SR: ¿Cuántos hijos tiene?

DP: De mi primer matrimonio tengo 3 hijos, que son los que están en la ferretería y de mi segunda esposa, tengo cuatro hijos más. En total tengo siete hijos.

SR: ¿Cómo ve a San Miguel desde el año en que usted llegó aquí en el 78 hasta nuestros días?

DP: La gente tiene un nivel cultural aceptable en la ciudad pero muy carente en las comunidades, todavía hay gente que no sabe leer o que cocina con leña, el progreso no ha sido parejo para todo el mundo. San Miguel, realmente es una isla en la República ya que mantiene ciertas tradiciones y un nivel de vida muy aceptable en la ciudad pero están dejándolo crecer demasiado con tantos fraccionamientos y se está convirtiendo en la “Cuernavaca del Bajío”

SR: ¿Qué planes tiene ahora?

DP: Compré un rancho en la comunidad de Ojo Zarco en el municipio de Dolores y estamos reforestando, ya sembramos 7,000 árboles ahí. Lo más importante es que también hay una zona arqueológica en el lugar que es más extensa que Cañada de la Virgen, ya hablamos con el presidente municipal, con el director del INHA estatal y yo creo que empiezan a evaluar el sitio este año, para ver si vale la pena hacer trabajos de restauración. Seria importante porque le daría trabajo a mucha gente de esa zona. Entonces a lo mejor donamos ese lugar para que se haga un desarrollo turístico ahí.

SR: Sé que van a abrir una nueva ferretería, ¿para cuándo es la apertura?

DP: Tenemos pensado inaugurar para el 15 de mayo, la tienda está ubicada en Salida a

Celaya, a dos kilómetros de la glorieta del Pípila. Tendremos venta de productos en la pagina web y entregas a domicilio exprés. Y el 16 de mayo como es el día del plomero, lo vamos a celebrar en Casa de Aves porque es el 35 Aniversario y será un gran evento.

SR: ¿Alguna otra cosa que quisiera agregar?

DP: Que estoy muy agradecido con toda la comunidad por el apoyo y la confianza que nos han brindado y nosotros en lo que podamos seguiremos ayudando un poquito a San Miguel. Ahora tenemos un proyecto de hacer estufas ecológicas, porque se sigue quemando mucha leña en todas las zonas cercanas y con éstas estufas se consumiría tres veces menos leña. Es un proyecto que creo que en éste año lo echamos a andar, para por lo menos hacer una cada quince días o cada mes. Me imagino que a lo mejor mucha gente estaría interesada en este proyecto para apoyarnos, ya que si no protegemos los poquitos árboles que quedan en diez años tendríamos tolvaneras tremendas ya con zonas muy deforestadas. Estas estufas van a ser gratis para las comunidades.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove