photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

El festival de los cascarones

Por Jesús Aguado

Personas bañadas en plata y oro musivo; aserrín, harina y hasta claras y yemas, pudieron verse en el jardín principal el fin de semana previo al miércoles de ceniza.

“Vamos a los cascaronazos” decía la gente ese fin de semana; sabían que al llegar al jardín encontrarían a conocidos y amigos que les quebrarían sobre la cabeza un cascarón pintado con anilina y cubierto con papel de china. Aunque el recibir un cascaronazo es una verdadera sorpresa pues nunca se sabe de qué es hasta que cae sobre la cabeza.

Los que recuerdan, como la maestra Gloria Navarrete—tradicionalista—comenta que en los años 70 los hombres y mujeres caminaban alrededor del jardín, en sentido contrario y si a los chicos les gustaba una mujer, le quebraban un cascarón; que a diferencia de ahora, eran de confeti e incluso algunos traían agua perfumada.

Actualmente, como decía, los cascarones son una verdadera sorpresa, y es que puede ser desde aserrín hasta un huevo de verdad.

Niños, jóvenes y adultos se divirtieron comprando cascarones coloridos, algunos adornados con enormes flores de papel y hasta con la forma de un payaso o mariposas. El carnaval, es celebrado el fin de semana previo al miércoles de ceniza.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove