photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Presenting Artistas en San Miguel and Other Stories

By Hannah Jarmain

José Noé Estrado Muñoz, Age 11, Quiero Volar, Morenos

Author Francisco Javier Morales was born in Mexico in 1955. His passion for writing results in several published books in which the author offers a great and rare commodity: Humor! Classic and honest humor about life and humility.

Book 1: Artistas en San Miguel and Other Stories is a delightful collection of short stories about San Miguel birds and other creatures that live, love, and create, like true artists.

Book 2: Logros Personales is a hilarious story of a career-oriented young man and how he coped with the challenges and sexual temptations in the modern day work place.

His book tour began January 24, 2015 at the Bellas Artes in San Miguel de Allende.

The books are published internationally by Palibrio in England; available on Amazon.com and at La Tienda, La Biblioteca and La Conexion. Please contact artedelosninos.org.

Erika

Para Ana Cristina

By Francisco Javier Morales

Kira

Para mi hermana Lucía y para mí fue una verdadera sorpresa llegar un día a la casa después de la escuela y encontrarnos con una bolita de piel atigrada acurrucada en un rincón de la cocina.

No la despierten, niños. Esa perrita es su sorpresa—nos dijo mamá. Lucía y yo no pudimos contener nuestra alegría: enfrente de nosotros estaba durmiendo nuestra primera mascota.

Se llama Kira y es una perrita bóxer—nos dijo mamá. Para sorpresa de mamá y papá, ese día nosotros no reñimos. Fue un día parecido a Navidad, pero sin cena ni juguetes. La verdad, en aquella época antes de que Kira llegara a la casa, era que Lucía y yo siempre nos andábamos peleando por cualquier cosa.

Nuestra alegría, desafortunadamente, no fue duradera. Un día Kira amaneció enferma del estómago. Sólo me sentía inquieto porque Kira estuviera enferma. Mamá y papá decidieron regresar a la perrita a la casa de la señora Carmela, quien fue la persona que nos la vendió.

La llegada de Erika

Unos días después de que Kira se había ido de la casa, mamá nos dijo poco antes de irnos a la escuela:

Niños, hoy les voy a tener una sorpresa para cuando regresen de la escuela.

Cuando llegamos a casa después de clases, mamá nos estaba esperando y nos dijo: “Cierren los ojos, niños.” Cuando mamá nos dijo que ya podíamos mirar nos dimos cuenta que ella tenía entre sus manos a una nueva perrita bóxer. “Se llama Erika y es hermanita de Kira”, nos dijo.

En el jardín

Erika se acostumbró muy rápido a nosotros, a Lucía y a mí. Desde los primeros días ella empezó a jugar conmigo. En una ocasión me desesperé de que ella no me obedeciera, y en un arrebato de enojo le dije que quedaba castigada con dos días sin jugar conmigo. Al rato decidí que por única ocasión le levantaría a Erika el castigo antes de tiempo y salí con ella a jugar a los exploradores en el jardín.

—Mamá, ¿ya te fijaste qué mal se portó esta perra que no obedece?

—Arturo, cada desperfecto que Erika haga cuando esté a tu cuidado te lo voy a reclamar directamente a ti con el cinturón de tu padre—me dijo ella en tono amenazante.

Yo me molesté. Decidí subirme corriendo a ver televisión otra vez. Atrás de mí venía subiendo Erika con dificultades y por primera vez las escaleras de la casa. Mamá y yo no pudimos contener la risa al ver cómo Erika se resbalaba en el piso de las escaleras.

En la casa de muñecas

Lucía a veces metía a Erika en la casita de madera que tenía. Como Erika iba de visita, Lucía arreglaba todas sus muñecas para que estuvieran presentables y supieran agradecer las cortesías que Erika les dispensaba con su presencia. Lucía, después de mucho revolver cajones, dijo que ya sabía qué prendas utilizar para vestir a Erika. A los diez minutos que mi hermana hizo este anuncio vimos que Erika estaba portando el mismo sombrero con moño que alguna vez había usado Kira. Con una cara triste Erika hizo su primera visita a la casa de muñecas de Lucía. Mi hermana, se encargó de hacer las presentaciones.

—Mira, ella es Lorena. Es una muñeca bien portada. Ah, pero ahí está Georgina. Esa sí que es una muñeca latosa. Esta otra es Aurora. Mira, Erika, te presento a Teresa. Ella es nuestra maestra de la escuela y le gustan los niños bien portados —le dijo mi hermana.

Erika se limitó a olfatear a sus nuevas amigas de plástico. Poco después, Lucía la puso en medio de Georgina y de Aurora. En un descuido de Lucía sucedió el pequeño desastre. Erika, de tanto oler a sus nuevas amistades y del gusto de haber sido presentada en sociedad, se orinó discretamente. Al principio los daños que causó fueron imperceptibles, pero su charquito se extendió, y a varias muñecas se les mojaron los vestidos y las piernas. Cuando Lucía se dio cuenta de este percance empezó a llorar y salió corriendo en busca de mamá. ¿Cómo era posible, se preguntó mi hermana, que Erika fuera tan grosera que no les hubiera pedido una disculpa a sus nuevas amigas por sus terribles ofensas?

La invitación

Querida y estimada Erika,

Arturo y yo te deseamos lo mejor en este día de tu cumpleaños. Mamá dice que hoy hace un año llegaste a la casa, por lo que hoy también es tu aniversario. Arturo y yo discutimos un rato sobre la mejor manera de festejarte este día. El muy tonto quería que te compráramos un pastel. No seas burro, le dije, a los perros les gustan los huesos. Arturo siguió portándose mal y estuvo muy necio, por lo que he decidido festejarte yo sola. Pensé que te gustaría pasar este día en la casita de madera. Georgina y Aurora ya me dijeron que te disculpan la travesura del otro día. Ya casi ni nos acordamos de esa vez en que Erika nos mojó los vestidos, me dijeron ellas dos. Ya le dije a mamá que de mi domingo te compre un kilo de huesos y que te los prepare como ella sabe que más te gustan. No faltes a la casita. Te esperamos a las cuatro y media (que es después de comer). Recibe un beso.

Atentamente,

Lucy

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove