photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

El tesoro bajo el templo de la Serpiente Emplumada

Por Jesús Aguado

Una abundante ofrenda con caracoles gigantes, estructuras antropomorfas de piedra verde y miles de collares compuestos por cuentas de diversos materiales, fue encontrada en Teotihuacán, justo bajo la base del templo de la Serpiente Emplumada—Quetzalcóatl.

Una mañana de octubre, hace 11 años, informó el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) que las lluvias dejaron abierta una oquedad de 83 centímetros frente a un edificio de la ciudadela; era un tiro de 15 metros de profundidad, que conducía a un túnel de aproximadamente 110 metros de longitud, hasta llegar a la base del templo de la Serpiente Emplumada. Los arqueólogos del INAH han excavado hasta el metro 103, en el que descubrieron una abundante ofrenda que abarca cuatro metros de ancho y ocho de largo.

La directora del INAH, Teresa Franco, se mostró optimista de que “algo muy importante está dispuesto en las siguientes tres cámaras de tres metros de ancho y cuatro de altura”; pues puede tratarse de los restos de personajes ligados a la estructura de poder de Teotihuacán.

Este túnel fue clausurado hace 1,800 años y posteriormente se construyeron 18 muros en diferentes tramos del pasaje. Las paredes son de tepetate, de tres metros de ancho, y fueron construidas de adentro hacia afuera, mezcladas con barro, en las que incluso las manos de los constructores quedaron grabadas.

En la ofrenda se encontraron cuatro esculturas antropomorfas de 65 centímetros  hechas  de piedra verde. También componían la ofrenda decenas de caracoles del Golfo de México de unos 55 centímetros de longitud. Había miles de cuentas de diversos materiales, jade importado de Guatemala, pelotas de hule, huesos y restos de pelo de grandes felinos, esqueletos de escarabajos, discos de pirita y una caja de madera que contenía decenas de conchas con algunos detalles de pintura o talladas.

Actualmente se han recuperado más de cuatro mil objetos de madera en buen estado y más de 15 mil semillas de diferentes plantas además de restos de piel, que se presume son humanas.

El INAH dijo para Atención que los objetos encontrados recibirán un tratamiento de conservación mientras son estudiados y en el futuro se decidirá su destino final, que puede ser la exhibición en el propio museo o la devolución al sitio en el que fueron encontrados.

Tlalocán—camino bajo la tierra—es el nombre del proyecto del Instituto Nacional de Antropología e Historia en el que de 2009 a la fecha se han invertido más de 14 millones de pesos. Para la investigación se han utilizado georradares, escáneres láser y robots construidos por egresados del Instituto Politécnico Nacional.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove