photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Autos de la UCD no dejan de ser ilegales

Por Antonio De Jesús Aguado

Un decreto presidencial establece que todos los vehículos que circulen por vías federales deben contar con un seguro que garantice el pago de daños a terceros. Por otro lado, la UCD, una organización que surgió con la intención de iniciar procesos de legalización de autos importados de Estados Unidos por campesinos mexicanos, actualmente no discrimina  a nadie y ha inscrito unos 300 vehículos de estadounidenses y canadienses; para estos vehículos se puede contratar un seguro de daños a terceros, sin embargo, el auto no deja de ser irregular y puede ser confiscado por las autoridades federales o estatales.

La Unión Campesina Democrática

La UCD—Unión Campesina Democrática—es una organización sin fines de lucro, que surgió en 1994 e incluso está reconocida por la Secretaría de Gobernación. De acuerdo con Francisco Andrés Muñoz Rodríguez, coordinador de ese organismo en San Miguel de Allende, la razón para que esta entidad surgiera fue debido a la gran cantidad de mexicanos que iban a trabajar como braceros a los Estados Unidos, y quienes al regresar importaban  (temporalmente) vehículos—sobre todo camionetas—que más tarde utilizaban para trabajar en el campo. Indica Muñoz que cuando los campesinos tenían que volver a los Estados Unidos, decidían dejar los vehículos a sus familias en México para que tuvieran algo en que moverse de las comunidades rurales a la ciudad o para trabajar en el campo.

A esos vehículos se les vencía el permiso de importación, y se volvían ilegales, asegura Muñoz, y los propietarios debían tener una certeza legal sobre esos bienes; por tal razón se unieron en toda la república y formaron esta asociación para “presionar a la federación” y que a través de decretos presidenciales se pudieran regularizar los vehículos. Actualmente, en la ciudad, la organización, ubicada en la calle de Canal 138, tiene un registro de unos 1600 vehículos en espera de regularización—sin tomar en cuenta los de la otra UCD, que se encuentra en Calzada de la Estación, y que Muñoz indica, es una organización ilegal—de los cuales 300 pertenecen a canadienses y estadounidenses.

El coordinador de esa sociedad en San Miguel dijo que la UCD es una organización que no discrimina “y realmente, cualquier persona puede inscribir su vehículo, sólo debe demostrar una estancia legal en el país”. Para registrar su vehículo en la organización y esperar una legalización, el costo es de 600 pesos de inscripción y una cuota de 25 pesos mensuales que se utilizan como gastos de representación. Las personas reciben una calcomanía que se adhiere al vehículo. Según Muñoz, el pertenecer a la UCD trae ciertos beneficios ya que en la carretera las autoridades federales o estatales “no los molestan mucho”.

A pesar de lo asegurado por Muñoz, la Dirección General de Tránsito del Estado, dijo para Atención que todo aquel vehículo que no cuente con placas en el estado, es considerado como ilegal y por esa razón, cualquier autoridad de tránsito puede retener el vehículo, independientemente de la nacionalidad de la persona o su estatus migratorio. La misma autoridad señaló que para conducir un vehículo en México, independientemente de las placas—ya sean extranjeras o mexicanas—la persona debe tener una licencia—ya sea mexicana o extranjera—para conducir.

Seguro obligatorio para circular por vías federales

En abril de 2013, se realizaron reformas a la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte, que entraría en vigor 180 días después a su publicación en el Diario Oficial de la Federación. Esas reformas, finalmente entraron en vigor el martes 23 de septiembre de este año y tienen como intención evitar gastos que implican daños a la economía de las personas y familias. Según la Comisión Federal de Transportes, en México 49 mil kilómetros son federales. Un artículo publicado por CNN indica que según cifras de la aseguradora Axa en México hay 35 millones de automóviles en circulación y únicamente el 28 por ciento cuenta con un seguro.

La reforma que aplica desde el 23 de septiembre, indica en su artículo 63Bis que todos los vehículos que transiten en vías federales deben contar con un seguro que garantice a terceros los daños que pudieran ocasionarse en sus bienes y personas por la conducción del vehículo y remarca “la contratación del seguro será responsabilidad del propietario del vehículo”. La ley es clara y asegura que por ningún motivo, la federación obligará a los usuarios a contratar el seguro con alguna compañía determinada.

La responsabilidad de verificar que los vehículos cuenten con ese tipo de seguro, según el documento federal, corresponde a la Secretaría de Gobernación, a través de la Policía Federal. Esa autoridad, de comprobar que un vehículo circula en vías federales sin un contrato con alguna aseguradora, podrá imponer una multa que va desde 20 hasta 40 salarios mínimos vigentes en el Distrito Federal. El salario mínimo para 2014 en el DF es de 67.29 pesos diarios; la multa por 20 días sería de mil 345 pesos y dos mil 641 pesos por 40 días.

En San Miguel de Allende, se consideran tramos federales: el libramiento José Manuel Zavala Zavala que inicia en el entronque a Dolores y termina en el boulevard de la Conspiración; carretera a Dolores y carretera a Querétaro. Aseguradora en San Miguel de Allende

La agente de seguros Alejandra García indica que varios extranjeros han acudido con calcomanías de la UCD para asegurar sus vehículos. Remarca que esos automóviles pueden tener un seguro, pero como “vehículos no legalizados” lo que significa que únicamente se proporciona la cobertura básica (responsabilidad civil) que cubre los daños causados a terceros en sus bienes o personas, no así a los tripulantes del vehículo que causa los daños, por lo que se recomienda la contratación de un seguro adicional.

García comenta que debido a que muchos de los extranjeros no leen detenidamente las cláusulas de su contrato, que en el caso de la compañía que ella representa, son proporcionadas también en inglés, cuando tienen algún accidente debido al nerviosismo de la situación y al desconocimiento del idioma, en ocasiones actúan de manera no adecuada—por ejemplo contratar servicios por su parte—según sus propias costumbres en Estados Unidos o Canadá, sin consultar a su agente o a la aseguradora; por lo anterior, recomienda que en caso de siniestro siempre llame a la oficina central de su compañía para que se le asesore sobre qué hacer. Muchas compañías prestan atención en inglés. También recomienda hablarle a su agente si no ha comprendido todo el proceso que deberá seguir en caso de accidente o robo.

García también señala que es importante que si adquieren un  vehículo mexicano usado, verifiquen que todos los impuestos estén pagados a la fecha de la compra, pues en caso de pérdida o robo total, se les requerirán los comprobantes de pago de los últimos cinco años.

Según García, para algunas aseguradoras, en el caso de los vehículos con importación temporal, los propietarios deben tener licencia de su lugar de origen, o solicitar un endoso donde se indique que cuentan con licencia mexicana. Es probable que su seguro no proceda si el extranjero, en el caso de un siniestro, no está como pasajero o conduciendo el vehículo. Es importante verificar toda la información con la compañía que los asegure.

Legalización de vehículos

El programa Paisano del Instituto Nacional de Migración, publica en su página electrónica 10 consejos importantes para ingresar un vehículo a México de forma segura. El documento indica que por ley, se deben contratar los servicios de un agente aduanal autorizado y se recomienda que sea en la frontera por donde se cruzará el vehículo. El agente debe pertenecer a la CLAA (Confederación Latinoamericana de Agentes Aduanales); y recomienda conocer personalmente al agente aduanal que debe tener una patente otorgada por la SCHP (Secretaría de Hacienda y Crédito Público). El agente cobrará honorarios que van desde 1,200 hasta 1,600 pesos.

Actualmente, se permite la importación definitiva de vehículos con 10 años o más de antigüedad al año en que se realice la importación. Debe verificarse que el vehículo haya sido fabricado o ensamblado en México, Estados Unidos o Canadá; que son los que se permite importar.

Usted tiene quince días para recibir sus placas una vez que legaliza su vehículo. Es ilegal que le otorguen placas en los Estados Unidos—podría tratarse de un fraude.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove