photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

En la Fiesta del Pueblo, San Miguel Arcángel es la Luminaria

Por Antonio De Jesús Aguado

Fiesta Danzas

Durante la fiesta en honor al Santo Patrono San Miguel Arcángel, los fuegos pirotécnicos iluminan el cielo mientras que las principales calles son ocupadas por los coloridos trajes de danzas locales y foráneas que a través de bailes, alabanzas y rituales se postran ante la imagen para rendirle culto.

Aunque el 29 de septiembre se celebra oficialmente el día del santo, la Alborada –la fiesta que reúne a todos los sanmiguelenses para vivir un ameno amanecer lleno de tradiciones – comienza en la madrugada del sábado inmediato – este año 4 de octubre – empezando  la procesión desde las 3am al inicio de la calle de San Francisco, para llegar al centro a las 4am y comenzar la celebración, en donde cientos de sanmiguelenses, tanto del área urbana como de las zonas rurales, se congregan para cantarle Las Mañanitas a su venerado santo patrono. Durante el fin de semana, la Parroquia, adornada con xúchiles, enormes ofrendas florales, es el escenario para los danzantes, vestidos a la usanza azteca, y para grupos de danzas tradicionales de todo el país, que vienen a bailar para San Miguel Arcángel.

Estrellas de la Alborada

Alborada viene de la palabra alba o amanecer. Es un espectáculo de luz y color, una manera también  de honrar al arcángel. Se ha dicho que la tradición fue traída de Salvatierra por  los trabajadores de la antigua fábrica la Aurora. Estos manufactureros honraban a la Virgen de la Luz con esa fiesta en su ciudad, y en San Miguel por primera vez lo hicieron el 8 de diciembre de 1924 en honor a la Purísima Concepción y el siguiente año ya fue en honor al Santo Patrono, dijo Emigdio Ledesma, ex trabajador de la Fábrica la Aurora.

Don Emigdio dice que el primero en organizar la alborada fue Camilo González.

La Alborada consiste en tres procesiones que salen a las 3am de la Estación, La Aurora y el Valle del Maíz, acompañadas de música en vivo, mojigangas y estrellas; las tres procesiones a las 3:45am se encuentran en la esquina de Hidalgo y Plaza Principal; ya reunidas, dan tres vueltas al Jardín para sucederse, a las 4am, por una hora de fuegos pirotécnicos que son lanzados de la Parroquia y el antiguo edificio de presidencia.

En la procesión, se incluyen grandes astros con estructuras de madera forradas con papeles multicolores; además llevan en medio una veladora. Las estrellas, como son llamadas, incluyen; soles, cometas, lunas, cruces—que encabezan—y otras estrellas gigantes llamadas “Las siete cabrillas”; estrellas de siete picos y una pequeña estrella en cada uno. Don Emigdio Ledezma, es el encargado de hacer las estrellas de la Aurora.

El Encuentro

Durante la fiesta de San Miguel Arcángel, hay un “Encuentro” o “Entrada de los Xúchiles” que consiste en una procesión formada por ánimas—cruces que representan almas de los capitanes de danza o conquista que ya han fallecido—así como xúchiles, danzantes y carros alegóricos. Alejandro Luna, tradicionalista, comentó que la  razón de este “ritual” es recordar a los cuatro capitanes de conquista—convertidos al catolicismo—que murieron durante el proceso de evangelización en el territorio.

Cada sábado de la fiesta en honor al Santo Patrón, se realiza este encuentro de danzas y xúchiles en la calzada de la Estación, se reúnen danzas que a través de rituales se perdonan mutuamente por cualquier ofensa que se hubieren causado y al terminar el rito, comienza la procesión que es encabezada por la Santa Cruz de Calderón—que se dice es la que se grabó en la roca durante la batalla de evangelización en el puente de Calderón—y es seguida por la danza de concheros de Mónico Ramírez—tradicionalista de las Cuevitas. Continúa el primer xúchil del ejido de Tirado así como una danza de rayados del mismo lugar. Continúan las ánimas—cruces—de la Cieneguita, xúchil y danza. Este año, la procesión está compuesta por 93 espacios que incluyen a los xúchiles, danzas, ánimas, carros alegóricos, zanqueros y mojigangas.

El encuentro se produce a las 5pm en calzada de la Estación y recorre las principales calles de la ciudad para concluir en la parroquia de San Miguel Arcángel. Consulte el recorrido y programa completo de eventos en Qué Pasa.

El origen de la Entrada de los Xúchiles

El origen de la entrada de los xúchiles—grandes ofrendas florales—o el encuentro de danzas en la Calzada de la Estación es incierto pues cada tradicionalista de la ciudad tiene su propia historia. Lo que sí es cierto, es que a medida que pasan los años la tradición se ha ido transformando, añadiendo no únicamente el apoyo del gobierno a una actividad que competía completamente a la Iglesia, sino elementos como las danzas foráneas, los voladores de Papantla, la pirotecnia y cantantes populares en la Feria del Pueblo.

José Enrique Morales (Chuchín) uno de los danzantes con ascendencia chichimeca, cuenta que su abuelo decía que el toro, que ya desde el pasado se incluía en la procesión—del tercer domingo de agosto—era comprado con anticipación y engordado con el objetivo de alimentar a los asistentes el día de la fiesta. “También se dice que los más adinerados del pueblo donaban el toro, pero eso no es verdad, si el pueblo era su esclavo, la lógica indica que no les daban nada” dice Morales.

Morales comenta que en 1528, trayendo consigo un pequeño Cristo de Conquista – que  él resguarda—llegaron al actual territorio sanmiguelense los frailes Pedro de Burgos y Francisco Doncel, quienes tenían la intención de catolizar a los chichimecas de la región. Los nativos eran salvajes y caníbales, por lo que se enfrentaron a los frailes y a quienes los acompañaban. Eleazar Romero, tradicionalista de San Miguel, comenta que esa batalla duró quince días con sus noches, hasta que una cruz apareció en el cielo y con un rayo, se grabó en una piedra y todos los participantes se arrodillaron y dijeron “él es Dios”.

Don José Centeno—que falleció el año pasado—era un tradicionalista del Valle del Maíz y encargado de armar el xúchil en honor a fray Juan de San Miguel y San Miguel Arcángel, para Atención previamente dijo que después de la batalla de los conquistadores contra los nativos y una vez que apareció la cruz, los chichimecas como no tenían la manera de hacer ataúdes o no los conocían, levantaron a sus muertos y los depositaron en camillas que consistían en dos troncos paralelos con palos atravesados y adornados con flores. “En esas camillas los levantaban y los llevaban a sepultar. Una vez que eran enterrados, la camilla era erigida en la tumba como una ofrenda” dijo.

Voladores de Papantla

La danza de los Voladores de Papantla, dice el señor Rogelio Bautista Jimenez, se formó hace más de 400 años. Cuando él llegó a San Miguel en 1983 le ofreció al alcalde en turno incluir ese tipo de espectáculo  en la fiesta y éste accedió; desde entonces han participado.

El ritual, dice Bautista, comienza el sábado a la 1pm, cuando van a la parroquia para encomendarse al santo, rezan y después de ello bailan tres sones en el atrio. Salen de la explanada y a la 1:30pm bendicen con aguardiente e invocando a los cuatro vientos, el poste del que se lanzarán. Cuatro voladores y un caporal suben el poste de 27 metros, el caporal se sienta sobre la parte final de la estructura, toca tres sones, entre ellos el del perdón y del vuelo, al terminar saluda a la audiencia y al concluir, los voladores se lanzan al vacío atados de la cintura; dan cincuenta y dos vueltas y llegan al suelo.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove