photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Las Artes como educación

Personaje del mes

Por Sandra Ríos

Rodolfo Fernández Martínez es el presidente y director general del Instituto Allende, una institución sanmiguelense de gran tradición histórica y cultural. El edificio que alberga al Instituto Allende fue la casa de la familia De la Canal, benefactora de San Miguel en el siglo XVIII, luego un obraje, y por último escuela de arte, el Intituto Allende, actualmente propiedad de la familia Fernández Martínez, ha promovido por mucho tiempo las artes y la cultura en San Miguel, y Rodolfo ha continuado con la tradición familiar. En entrevista con Atención, habló tanto de la historia como de los nuevos proyectos en curso del Instituto.

Sandra Ríos: ¿En dónde nació?

Rodolfo Fernández: Nací en San Miguel de Allende en 1952. Mi padre, Enrique Fernández Martínez era de San Felipe Torres Mochas y mi madre, Nell Harris, era originaria de Arkansas. Llegaron a vivir a San Miguel en 1949 con la idea de hacer un proyecto cultural-educativo. Se asociaron con Felipe Cossío del Pomar, artista y promotor del arte, originario de Perú, e iniciaron lo que es ahora el Instituto Allende. En 1950 lo incorporan a la Universidad de Guanajuato, para que los estudios tuviesen reconocimiento con validez oficial.

SR: ¿Cómo fue su niñez en San Miguel?

RF: No había muchos autos, se podía caminar por las calles y te encontrabas con gente conocida. El Instituto Allende era el límite de la ciudad hacia Celaya. En ese momento éramos 14,000 habitantes. La fecha que se saturaba de visitantes era en semana santa, estoy hablando de los años sesenta a los ochenta.

SR: ¿En dónde estudió usted?

RF: parte de la primaria la hice en San Miguel, después fui a la Ciudad de México y Querétaro. En Monterrey estuve en el Tecnológico de Monterrey y finalmente en Estados Unidos estudiando la licenciatura en administración de empresas. En 1975 regreso a San Miguel para radicar definitivamente aquí.

SR: ¿Usted formó su familia aquí en la ciudad?

RF: Si, mi primera esposa fue canadiense, vino a estudiar arte al Instituto Allende y así la conocí. Tuvimos dos hijas Sara y Eva. Posteriormente me divorcio y me caso con Margarita Rodríguez con la cual llevo 15 años de casado.

SR: ¿En qué momento se integra al Instituto Allende?

RF: En 1987 entro a formular esquemas financieros y administrativos. Genero un plan para medir el desarrollo y cumplimiento de metas. Ampliamos la oferta de nuestros servicios educativos. Retomamos la licenciatura en artes visuales y renovamos la maestría en Bellas Artes. Me integré en una mesa de consulta para analizar los proyectos educativos y adaptarlos al SXXI. Me tocó la reforma educativa de 1990 hasta el 2014.

SR: Hacia dónde va encaminado el Instituto Allende?

RF: Estamos proyectando en constituirnos como Centro Cultural Allende que tiene por un lado el Instituto Allende, escuela de arte y español y por otro lado un centro cultural donde se ofrecerán conferencias y experiencias positivas de transformación de vida.

Para las conferencias los expositores proponen un curso, se analiza y finalmente se acepta. Son cursos de ocho horas de duración que se realizan en dos semanas.

SR: Quién es el encargado de definir a los expositores?

RF: Tenemos a una directora encargada de este programa que se llama Jo Sanders,  especialista en planeación curricular. También tenemos un equipo que se encarga de la publicidad y administración de los cursos. Estamos buscando posicionarnos como el Centro Cultural del Centro Histórico de San Miguel de Allende. Por lo tanto estamos acondicionando y modernizando las instalaciones hasta donde se necesite. Se planea poner un café-restaurante en los jardines, queremos que en este centro cultural se desarrollen distintas experiencias como conciertos, teatro o conferencias.

SR: ¿Quién está a cargo de este Centro Cultural Allende?

RF: Eva Fernández, mi hija está a cargo del reacondicionamiento para este centro cultural. Este proyecto está protegido bajo la “Fundación de Arte Enrique Martínez AC” y tendrá áreas comerciales. Eva tiene una visión muy interesante. Ha venido trabajando desde hace seis meses en el inicio de este proyecto.

SR: Cuéntenos un poco de la labor social que ha hecho el Instituto Allende

RF: Hace 15 años iniciamos un proyecto llamado Estudiarte. Y en el 2005 el Hotel Rosewood se acercó a nosotros para hacer un proyecto referente a la educación, cultura y turismo cultural. Ellos financiaron la segunda fase de Estudiarte. Trabajamos cinco años en la comunidad Rancho Viejo, en una escuela primaria con aproximadamente 90 alumnos en dos turnos todos los sábados. Les impartíamos clases de pintura, dibujo y creación de su propio cuento para luego ilustrarlo. Nuestra propuesta es que los chicos de las comunidades se ocupen en algo productivo y detectar y apoyar el talento artístico, orientándolos sobre alguna formación que les sirva.

Actualmente tenemos un proyecto con la asociación civil Vía Orgánica. La meta es hacer huertas familiares, sin químicos. El programa lo vamos a iniciar el 20 de septiembre en la comunidad Fajardo de Bocas, que se encuentra debajo de las cordilleras de Los Picachos, en una escuela de 80 alumnos. Se integrará una actividad artística en conjunto con la creación de huertos urbanos.

SR: ¿Algo más que quisiera agregar?

RF: A mi edad  busco sobre todo calidad de vida, no sólo para mí, si no para mi familia y la comunidad que me rodea. La calidad de vida teniendo como base la educación. Para mí esta entrevista es un reconocimiento de lo que he hecho. Ahora me encuentro en un nuevo momento de transición, donde de alguna manera hay que pasar la estafeta, para que siga con una orientación y unos objetivos claros el Instituto.

 

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove