photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Viva México, Viva San Miguel la ciudad de la conspiración

Entrada de los Insurgentes Miguel Hidalgo, Ignacio Allende y Aldama

“Llego el momento de nuestra emancipación; ha sonado la hora de nuestra libertad; y si conocéis su gran valor me ayudareis a defenderla de la garra ambiciosa de los tiranos. Pocas horas faltan para que me veáis marchar a la cabeza de los hombres que se precian de ser libres. Os invito a cumplir con vuestro deber”. Según la historia, éste fue parte del discurso que dio Miguel Hidalgo al momento de la sublevación.

“¡Viva la religión! ¡Viva nuestra madre santísima de Guadalupe! ¡Viva Fernando VII y muera el mal gobierno! Otra de las frases que pudo haber expresado al momento de dar el grito de independencia.

 

Por Antonio De Jesús Aguado

El 15 de septiembre es la fiesta de México, es la fiesta de San Miguel de Allende—primera villa que se entregó al ejército insurgente “sin derramar una gota de sangre”—donde la independencia se rememora con carreras, desfiles, actos cívicos, obras de teatro, fuegos pirotécnicos, representaciones de eventos importantes de la época y el tradicional ¡Viva México! grito que vibra en el centro histórico y se combina con el sonido de campanas, música y algarabía de la audiencia.

Era un domingo 15 de septiembre de 1810 cuando la lucha de independencia comenzó físicamente, sin embargo las conspiraciones para liberar a la Nueva España, del  control Español, comenzaron años antes en ciudades como: Xalapa, Oaxaca, Ciudad de México, Valladolid—hoy Morelia—y la Villa de San Miguel el Grande, ciudad que aún guarda—intacta—una  de las casas destinadas para conspirar.

Después de la invasión napoleónica en España, y el encarcelamiento del rey Carlo IV y de su hijo Fernando VII (a quién había cedido el trono después de su abdiación), a manos de Napoleón Bonaparte, los criollos de la Nueva España (hijos de Españoles, pero nacidos en México) empezaron a organizar diversas conspiraciones con el fin de planear una insurrección que lograra la independencia de España. No querían estar bajo la dominación francesa y están cansados de que los españoles  tuvieran los mejores puestos en el gobierno, dejando siempre a los criollos en puestos inferiores. Muchas fueron descubiertas, y la que logró trascender fue la junta de San Miguel el Grande, en donde participaban sanmiguelenses ilustres como Ignacio Allende, general del ejército Dragones de la Reina, Francisco de Lanzagorta, Juan de Umarán, Juan e Ignacio Aldama y Luis Malo, entre otros. Esta junta se extendió hasta Querétaro, de donde participaban el corregidor Miguel Domínguez  y su esposa Josefa Ortiz. Estos personajes, con motivo de fiestas, se reunían en el entrepiso de la casa ubicada en Plaza Principal esquina Relox, en donde planeaban el levantamiento armado, programado para el 8 de diciembre en San Juan de los Lagos, lugar al que acudían miles de personas con motivo de la fiesta de nuestra señora de San Juan. Sin embargo, su conspiración fue descubierta y tuvieron que adelantar la insurrección al 15 de septiembre de ese año.

El inicio de la lucha y llegada a la Villa de San Miguel el Grande

Eleazar Romero, tradicionalista sanmiguelense indica que desde antes del 15 de septiembre el gobierno virreinal conocía la conspiración en la que estaba involucrado Allende, y que Narciso María Loreto de la Canal—jefe de los Dragones de la Reina—tenía indicaciones de arrestarlo, sin embargo por ser su amigo y además estar de acuerdo con la lucha independentista, éste no lo detuvo y por eso Allende todavía encabezó las festividades en honor de la Virgen de Loreto—el ocho de septiembre de 1810—Patrona Excelsa de la Villa, que en procesión se llevaba en andas por las principales calles de la Villa.

Sin embargo, cuando en Querétaro comenzaron a tomar prisioneros a los conspiradores, Josefa Ortiz envió un mensaje a Allende para informarle el hecho. El recado fue traído a la villa por Ignacio Pérez, quien cabalgó desde Querétaro en busca de Allende, sin embargo éste se encontraba en el rancho de Dolores, en donde se celebraba la festividad en honor a nuestra Señora de los Dolores. Pérez entregó el mensaje a Juan Aldama, quien lo llevó a Dolores y donde el cura Hidalgo dijo “…veo que estamos perdidos y no queda más recurso que ir a coger gachupines”, hizo sonar las campanas, se congregó la gente y armados con piedras, palos y cualquier instrumentos que pudiera servir como arma de guerra, el contingente emprendió el camino hacia la independencia.

La Virgen de Guadalupe, se dice, fue un emblema de la lucha, debido a que en el camino de Dolores a San Miguel, el ejército insurrecto pasó por Atotonilco y el capellán entregó un estandarte de la virgen al ejército. Siguieron su camino a San Miguel el Grande, en donde no se derramó sangre para entregar la ciudad al ejército.

Romero dice que Hidalgo, durante la lucha, permitía a los insurgentes robar todo lo que pudieran “pues nunca habían tenido acceso a lujos” pero Ignacio Allende era un personaje serio y respetado. Al llegar a San Miguel, de acuerdo con la historiadora Guadalupe Jiménez Codinach, cuando los insurgentes que seguían a Hidalgo llegaron a la Villa “la plebe se juntó y a fuerza de golpes abrió las puertas de la tienda de Francisco de Landeta—hoy La Coronela—y la saqueó, entre otras. Según la historiadora, Allende a fuerza de cintarazos puso orden. Después de las diez de la noche, la ciudad quedó tranquila.

Entrada de los Insurgentes

Desde 1982 se ha realizado una representación de la entrada de los insurgentes a San Miguel. Este año será el martes 16 de septiembre a las seis de la tarde, saliendo de Insurgentes, pasando por Hernández Macías, Canal, Plaza Principal, San Francisco, Corregidora, Explanada del Jardín y Portal Allende.

Esta iniciativa de Eleazar Romero, es una recreación de aquel 16 de septiembre cuando el ejército llegó a la villa. Hidalgo y el ejército se quedaron en la calle de Vulcano—hoy Insurgentes—mientras Allende entró junto a una comisión para pedir a José Loreto Narciso de la Canal que entregara la plaza. Lo buscó en su casa—en la calle de Canal hoy Fondo de Cultura BANAMEX—pero no lo encontró. Fue a la casa consistorial—hoy antigua presidencia municipal, donde le dijeron que sólo abrirían si venía acompañado de José Loreto Narciso de La Canal. Allende regresa a la casa de Narciso de la Canal y le promete que si entrega la plaza, se respetará a todos los españoles y no les harán daño, de la Canal acepta y lo lleva a la casa consistorial para oficialmente entregar la plaza y formar la primera junta independiente—no electa por españoles—de la Nueva España. Posterior a ello, el ejército entró a la ciudad.

Los insurgentes que representan aquel hecho histórico, son sanmiguelenses que se caracterizan de campesinos de la época, vestidos de manta, con caras sucias y zapatos viejos. Cargan armas hechas de palos, machetes viejos y antorchas encendidas.

Carrera de la conspiración

Es una carrera pedestre que se realiza el 13 de septiembre a las cinco de la tarde por las principales calles de la ciudad. Los ganadores tienen el honor, en representación de Ignacio Pérez, de salir de Querétaro el 15 de septiembre a las 3pm, trayendo a la ciudad una antorcha—fuego simbólico—entregada por el gobernador de Querétaro, rememorando el mensaje enviado por Josefa Ortiz a Allende en 1810.

El grito en San Miguel

El 15 de septiembre a las 10pm, un grupo de personas caracterizadas como insurgentes, se reúnen en calzada de la estación y hacen una entrada con antorchas al centro histórico. A las 10:45pm la bandera que será utilizada por el alcalde Mauricio Trejo para dar el grito, es trasladada del antiguo edificio de presidencia al museo Casa de Allende, el alcalde es flanqueado por miembros del ejército y autoridades locales. A las 10:55pm, el fuego simbólico—traído por el ganador de la carrera del 13 de septiembre—llega a la Casa de Allende y a las 11pm el alcalde aparece en el balcón derecho de la Casa de Allende para pronunciar el tradicional “¡Viva México! Y desde ese balcón, tira de una cuerda para hacer sonar una campana de la parroquia de San Miguel Arcángel.

La fiesta continúa con repique de campanas, fuegos pirotécnicos y música hasta las 3am.

Eleazar Romero, comenta que San Miguel el Grande era uno de los lugares más importantes de la Nueva España e incluso por éste cruzaba el Camino de la Plata, por el que transitaban carruajes con: comida, telas, metales preciosos y otros enseres. Debido a que aún había chichimecas, que atacaban a los transportistas para robar los productos y en ocasiones hasta asesinaban a comerciantes para comerlos y hacer uso de la piel humana “para trajes que he visto en colecciones particulares” dijo Romero. Por esa razón el Virreinato decidió crear el regimiento de Dragones de la Reina, comandados por Ignacio Allende.

Consulte el programa completo en Festivales y Eventos de Qué Pasa

Comments are closed

 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg
 photo RSMAtnWebAdRed13.jpg

Photo Gallery

Log in | Designed by Gabfire themes All original content on these pages is fingerprinted and certified by Digiprove